Escapando de la luz

         Hola a todos los visitantes y lectores habituales, vamos a comenzar la semana con calor y una nueva entrada. Esta vez no hablaremos de una ruta en especial, pero si de algo tan especial como nuestra naturaleza sin luz.



     Amanece jueves, y no sabíamos a donde ir. Queríamos una zona lo más alejada de las poblaciones, de las autovías... en fin, como diría mi madre, donde Cristo perdió la chancla, y solo teníamos un mapa de contaminación lumínica (Ver mapa). Estos mapas miden la cantidad de estrellas que puedes ver, en la zona de Alicante, debido a la alta concentración de grandes poblaciones y urbanizaciones, más bien son pocas, pero para eso somos jóvenes y podemos aguantar viajes.

       La zona más cercana que nos indicaba el mapa era la frontera entre la Región de Murcia y Castilla la Mancha... pues nada, en una hora mochila preparada y el equipo fotográfico listo! En este viaje me acompañaron dos amigos, también ambientólogos y amantes de la fotografía, Pablo Arnaiz y Marian G., este último, recién llegado a la fotografía, así que aprovechamos las salidas para compartir conocimientos.

Probando
       Después de vagabundear por nacionales, llegamos a uno de los sitios que habíamos visto, pero nos pareció poco y decidimos seguir, (de las poblaciones más cercanas estaba Socovo). A los 20 min nos metimos por un camino pedregoso y nos encontramos con un precioso paisaje, el río Segura, arboles secos en sus aguas, nubes y luna al 89% y lo mejor, ¡NO HABÍAN LUCES PARÁSITAS!

A la luz de la Luna
  Decidimos montar las cámaras, cada uno por su lado, probando encuadres y tiempos de exposición, yo me centré en un árbol de pequeño tamaño, sabía que íbamos a ver estrellas, pero en la pantalla de la cámara fue algo tan bonito que solo puedo mostraros las fotos; reflejos de las lomas en el agua, la claridad de la luna, nubes difuminadas por el viento y las estrellas.

     

Bonito cielo nocturno ¿Verdad?


















Ya con sueño en los ojos, marchamos a dormir eran las 4 am y nuestro hostal (el coche de Pablo) no esperaba para descansar 2h, porque no lo puedo llamar dormir, imaginaros un coche familiar y dentro Pablo y yo que pasamos el 1,95, y Marian sobre el 1,75, vaya cuadro ¿No?

       








      A las 6 am marchamos camino a Río Mundo (decisión en el momento), pero hubo una parada obligada en un mirador, para ver el amanecer en un meandro del Segura. Café en Elche de la Sierra y camino. Llegamos al Nacimiento de Río Mundo, lugar conocido por muchos de nuestros visitantes. Llegamos los primeros, no había nadie, todo un placer, y aunque mis compañeros me quitaron parte de mi material, decidí contemplar ese agua correr en silencio. Nos jugamos un poco nuestra integridad física entre piedras y agua, pero salimos sanos y salvos, de camino al coche nos encontramos un parking lleno y cola en la carretera, menos mal que llegamos temprano.

Río Mundo
Un lugar mágico
Crítica ambiental

               Pablo tuvo una genial idea, Vamos a Cazorla... Y a Cazorla que fuimos y en que momento... que desilusión, que dolor como amante de la naturaleza salvaje. Nuestra sorpresa fue al llegar al Parque de Fauna Silvestre, situado en la zona del embalse del Tranco. Nos encontramos la entrada de siempre cerrada, todo vallado, no sabíamos que había pasado, y fuimos donde nos dijeron unos visitantes, y al preguntar en recepción con cafetería y souvenirs, nos dicen que tenemos que PAGAR 9 EUROS!! y encima para colmo MONTAR en UN TREN!!! Increíble, nos fuimos hundidos, la trabajadora nos dijo que lo han PRIVATIZADO.

              Me parece lamentable el tema de la privatización de nuestros lugares, pero más aun el hacer a la gente vaga y gandula, ya que la naturaleza es para moverse y disfrutarla en toda su esencia y no metidos en un tren y ver ciervos. La gente puede pensar que van niños pequeños y demás...me parece bien, pero prefiero que arreglen la senda y que el papa y la mama lleven al peque en carrito a hacer la ruta, una ruta adecuada. La idea del tren es ampliamente conocida en los parques naturales, todos quieren tener uno y me parece una idea absurda. 


        Lógicamente no íbamos a pagar para entrar con un tren y decidimos hacer nuestra ruta fotográfica por la zona del embalse del Tranco, por el camino nos encontramos a muchos visitantes disgustados con la privatización, y les indicamos que podían pasear por el embalse.

         En este paseo agradable nos cruzamos con un Gamo (Dama dama) que Marian congeló en una foto. Cansados ya del palizón del viaje, decidimos marchar a casa, no sin antes merendar migas con embutido.

          Con esta entrada quería deciros, que vivimos en un lugar donde el cielo no tiene importancia, no tenemos tiempo para parar unos segundos y ver un amanecer o atardecer, donde nuestras noches son cielos negros y cuando hay nubes son naranjas. Os invito a que os alejéis de vez en cuando y disfrutéis de un maravilloso cielo estrellado, y sobre todo disfrutar de la naturaleza. Libre, sin trenes, pero sí de Parques Naturales, Parajes o Rutas con gente preparada, con amantes de su trabajo y de su entorno. Nuestra naturaleza muere si no la cuidamos, y nuestros rincones mueren si con ellos especulamos.

Eutimio Martínez


Puedes leer y comentar el artículo completo en: Más allá de la ciudad.