El día después del Día de la Tierra.

despues_dia_tierra

Ya está, ya pasó. Ayer fuel el Día Internacional de la Madre Tierra. Le dedicamos un rato a hacer el cuestionario de qué animal eres (con su pertinente consumo energético y emisiones gases de efecto invernadero), lo pasamos bien en las fiestas de las facultades de Ciencias Ambientales, hicimos algún sarao corporativo con árboles que se secarán en las próximas semanas y nos dejamos un pico en una bonita campaña de greenwashing. Y ahora ¿qué? ¿a cual es la próxima cita? habrá que pensar en el anuncio del año que viene, o algo…

Afortunadamente cada vez son más las empresas que se toman en serio su responsabilidad con el medio ambiente. En vez de regalarnos una chuchería con la que conseguir una complacencia fácil y una satisfacción rápida para nuestras inquietudes ambientales, se descuelgan con una memoria anual en respuesta a su compromiso con el Pacto Mundial u otras iniciativas de responsabilidad y sostenibilidad corporativa. Informes con indicadores y datos, más o menos creíbles, que ayudan a comprobar los resultados, más o menos modestos, de ese compromiso. Pero que muestran voluntad real de cambio.

La realidad es tozuda. La mayoría de los medios de comunicación se conformarán con artículo superficial sobre el cuestionario que puso en marcha el buscador de Internet por excelencia o reproducir la nota de prensa de algún patrocinador.  No recogerán nada que se salga mínimamente de la corrección política y no permitirán que sus periodistas hagan cuentas con los datos, no sea que no cuadren.

Eso sí, alrededor del Día de la Tierra (si incluimos Madre queda demasiado hippioso), el calendario se llena de oportunidades de realizar gestos buenistas rodeados de marcas que nos invitan a acercarnos a sus eventos con los que pretenden vendernos productos insostenibles. ¿Todo este despliegue de buenas intenciones sirve para algo o se trata sólo de entretenimiento?

Porque no tenemos más tiempo. Dice Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas, que ha llegado el momento de que todos y cada uno de nosotros asumamos el liderazgo en materia de desarrollo sostenible:

Las grandes decisiones que tenemos por delante no corresponden solo a los legisladores y los dirigentes mundiales. Hoy, en este Día de la Madre Tierra, hago un llamamiento para que todos nosotros seamos conscientes de las consecuencias que tienen nuestras decisiones sobre el planeta y lo que supondrán para las generaciones futuras.

¿Qué vas a hacer hoy?

¿Qué harás durante el resto de tus días para conseguir que tu forma de vida sea cada vez más sostenible?

Puedes leer y comentar el artículo completo en: productor de sostenibilidad