7 pasos para reducir el uso de plástico

Como ya sabéis, y si no os lo digo yo, uno de mis objetivos para este año es reducir la cantidad de residuos que se genero. Si también es el tuyo te propongo 7 ideas  para reducir el consumo de plástico.


1. Utiliza jabón en pastilla en vez de gel y champú

Las pastillas de jabón no necesitan un envase plástico, normalmente y como mucho están envueltas en papel.



2. Usa las botellas de aluminio para beber fuera de casa y de cristal en casa

Cuando compras agua embotellada, la mayor parte del precio se debe al envase. Si además piensas en la cantidad de dinero y de plástico que vas a ahorrar no hay motivos a no beber el agua del grifo.

3. Utiliza el cepillo de dientes de bambú

Aunque creas que es un consumo de plástico muy pequeño piensa en la cantidad de cepillos de plástico que hay en el mundo. Los de bambú son biodegradables por lo que genera menos problemas.


4. Utiliza tarros de cristal en vez de tuppers de plástico para almacenar comida

Cada vez que compres un tarro de vidrio con mermelada, miel o de lo que sea, en vez de tirarlo (al contenedor verde) guárdalo porque puede ser muy útil. Así el día en el que te pases haciendo crema de verduras o que te sobre un poco de mahonesa ya tienes sitio para guardarlo.




5. Realiza tus propios yogures en vez de comprarlos

No es algo difícil, incluso puede hacerlo sin tener yogurtera y sin utilizar electricidad. Pero si crees que este método es complicado puedes recurrir a las yogurteras que hacen que sea un proceso muy sencillo.

6. Comprar a granel en vez de alimentos empaquetados

Cada vez que vayas a comprar, además de acordarte de llevar tus bolsas reutilzables, piensa en el  producto que te vas a llevar y si tiene una alternativa con menos envases. Es mejor esperar el turno en la carnicería que llevarse la típica bandeja de corcho de blanco con los filetes cortados.

7. Evita los alimentos precocinados o preparados

¿A vosotros también os ha pasado eso de estar en el súper y ver una ensalada ya hecha, cortadita y preparada para comer y que te entren ganar de cogerla y evitar hacer la cena? A mí sí, muchas veces, con ensaladas, pizzas, lasañas... la verdad es que parece difícil resistirse hasta que analizas lo que cuesta (en dinero) hacerlo en casa y lo que cuesta cada paquete de comida. Entonces te das cuenta de que pagas por el envase y que la comida que venden nunca tendrá tanto amor como la que preparas en casa.

¿Cuáles son tus cambios para reducir el consumo de plástico? Compártelos porque entre todos podemos hacer algo grande.

Si no quieres perderte nada puedes seguirme en Facebook, twitter o instagram


Puedes leer y comentar el artículo completo en: La hipótesis Gaia.