Cerrada del Utrero (Cazorla)

      Una de las rutas más cortas y sencillas pero bonitas del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas es la Cerrada del Utrero. Hablamos de un cañón que excava el río Guadalquivir a pocos metros de su nacimiento convirtiéndolo en un lugar único, espectacular y cobijo de muchas rapaces. 




Cómo llegar 

        Para llegar hasta el inicio de esta ruta, tenemos que avanzar por la carretera que une Cazorla y Arroyo Frío (A-319) pero en lugar de dirigirnos a Arroyo frío, continuaremos rectos en el cruce en dirección Vadillo Castril o Nacimiento del río Guadalquivir (JF-7091). La ruta comienza a pie de carretera, podremos dejar el coche cerca del Centro de Interpretación. Antes de cruzar el río Guadalquivir, a mano izquierda, sale una pequeña senda entre las rocas. Ese es el comienzo de la ruta.

Comienzo de la ruta
Ruta

         Se trata de una ruta cortita (1,7 kms) y que la podemos hacer en 45 min (esto siempre dependerá del tiempo que le dediques a disfrutar de ella y las paradas que hagas). 

         La ruta es sencilla, aunque al principio no lo parezca. Tendremos que ir ascendiendo un poquito por un sendero de roca muy resbaladiza. Recordad llevar calzado adecuado, que estoy harto de ver a gente en chanclas por estos lares. Poco después descenderemos hasta la pequeña presa construida en el sitio más estrecho del valle. 

Embalse del Utrero. Pequeña laguna que forma la presa.
Cascada de la antigua presa 

A partir de este punto, el valle se va abriendo dejando unas paredes verticales impresionantes, donde anidan varias rapaces, como no, la reina de todas, el buitre leonado


Buitre "aterrizando" 
Buitre leonado (Gyps fulvus)
       Seguimos un poco más adelante y nos llama la atención una cascada al otro lado del valle, se trata de la Cascada de Linarejos o Cola de Caballo debido a la formación de trevertinos que la hacen distinta. según la época en la que viajes te la encontrarás como en la imagen (Abril de 2011) o completamente seca como me la encontré hace unas semanas (Septiembre 2014). 

Cascada de Linarejos o Cola de Caballo 
      Mientras el río se va encajonando y bajando hacia el valle, nosotros ya encaramos el final de la ruta pegados a las paredes del margen izquierdo, bordeando el Peñón del Lanchón. Si nos fijamos bien podremos ver los pequeños vencejos apoyados en la roca y volando sobre nuestras cabezas. 

Pareja de avión roquero (Ptyonoprogne rupestris)
      Tras pasar el mirador donde tendremos unas vistas increíbles del valle del Guadalquivir, la senda se mete en el bosque de carrascas y pinos (alguno de ellos, centenarios) hasta llegar a la carretera donde dejamos el coche. 

Algunos pinos con formas singulares 
Flora y fauna 
      Respecto a la fauna que nos podemos encontrar en esta ruta, destacan los buitres y los vencejos que ya hemos visto y otro pajarillos típicos del bosque mediterráneo como el carbonero. También podremos ver numerosas lagartijas y lagarto ocelado. Y dependiendo de la época del año, veremos aletear a diferentes mariposas. 
Ccarbonero garrapinos (Periparus ater)
Trepador azul (Sitta europea)
Lagartija de Valverde (Algyroides marchi), pese a ser muy común en esta Sierra, está catalogada como Vulnerable
Nacarada (Agynnis paphia)
      Respecto a la flora, encontraremos pequeños reductos de carrascas, vegetación riparia pero sobre todo, el pino carrasco que inunda toda la sierra. Algunos ejemplares son impresionantes. 


Linaria verticillata subs. lilacina, endemismo del Sistema Bético

Fotodenuncia 

      En algunas ocasiones me gusta hacer crítica de los impactos ambientales que veo en algunas rutas. Yo creo que la siguiente imagen habla por sí sola. 


       Una de las cosas que llaman la atención es el bocado que le pegó el fuego a la sierra. Uno de los mayores (sino el mayor) incendios que ha afectado a la sierra. 

        La otra cosa que llama la atención es el enorme impacto visual que genera el hotel de 5 estrellas que hay en lo alto de la loma y que sin duda contrasta con el resto de alojamientos que hay en la sierra (que pasan desapercibidos). No entiendo que hayan cosas tan aberrantes como ésta en una zona que vive del turismo rural... es más propio de la costa alicantina que de la Sierra de Cazorla. 


Texto y fotografías: Fran Mercader Román



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Más allá de la ciudad.