Día: 21 de julio de 2014

tarabilla comun

BÚHO REAL, ÁGUILA CULEBRERA… Y FRESCO!

La primera ave que vi el sábado nada más levantarme, fue un águila culebrera (Circaetus gallicus) que se cernía a gran altura sobre el patio de casa. Como el cielo estaba cubierto de nubes, la foto no es muy buena, pero permite identificar su silueta y se aprecian las partes ventrales blancas. Debe haber culebras en los corrales y tejados de Santorcaz…


Águila culebrera con su frecuente capuchón oscuro
Parecía que el fin de semana empezaba bien, y por la tarde acompañados de unos amigos que tienen cariño por estas tierras, nos fuimos a dar un paseo. El pertinaz y frío viento hizo que casi lo único que disfrutásemos fuese de la compañía, porque la tarde naturalísticamente no dio para mucho, y acabamos pasmados de frío... un 19 de julio. En fin, cosas más raras nos quedarán por ver, pero ese día sólo grabé en la memoria de la cámara un atardecer en el que contrasta la sequedad del rastrojo y la humedad de las nubes que traía el viento.


Frío atardecer de julio sobre el rastrojo
A la mañana siguiente, intenté desquitarme, y para empezar me recibió un joven jilguero (Carduelis carduelis) que me observó desconfiado.


Jilguero joven, totalmente parduzco salvo las alas negras y amarillas
De nuevo imperó el silencio, hasta que un “monstruo” salió delante de mis narices y sólo tuve tiempo para encender, apuntar y disparar mi cámara en el justo momento en el que casi desapareció tras el horizonte. Hacía tiempo que no me topaba con un búho real (Bubo bubo) por Santorcaz, así que pensé que la mañana pintaba bien.


Búho real a la fuga

Pero de nuevo, parece que la bajada de las temperaturas y algunas rachas de viento no ayudaban, y tan sólo pude hacer algunas fotos a cierta distancia a algunos pajarillos.

Alcaudón común (Lanius senator) juvenil
Tarabilla común (Saxicola torquata) probablemente hembra,
 pues no tiene la cabeza negra
Oropéndola macho (Oriolus oriolus) graznando
Oropéndola hembra medio oculta

agua

¡Vámonos de excursión! ¡Al Río Chillar!


Muy buenas a todos, espero que estéis disfrutando de unas vacaciones en condiciones. La semana pasada os hablé de la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas, ya que fui de viaje con mis compañeros. Esta semana vengo a recomendaros otro lugar lleno de belleza, naturaleza, aire libre y actividades para hacer deporte y ganar en salud.
Ese lugar del que os hablo es el Río Chillar.



Cauce del río al principio del sendero
El Río Chillar pertenece al Parque Natural Sierra Tejeda, Almijara y Alhama. Se encuentra en la parte oriental de la provincia de Málaga entre los municipios de Competa y Nerja. El Río Chillar nace en la Sierra de Almijara. Este es un sendero en el que caminas sobre agua, por lo que conviene llevar calzado adecuado para caminar por agua. Es muy bueno para hacer ejercicio en familia que llena de vitalidad a los niños y a los mayores. Sólo tiene 8 kilómetros en total, pero al tener que ir andando por el cauce del río lo hace más difícil. Este año, el caudal del río está algo más bajo de lo normal debido a las pocas precipitaciones que se han dado últimamente, pero aún así, hay partes del río que tienen profundidad suficiente para poder darse un buen chapuzón. 
Fábrica de luz en el Río Chillar




Cuando se empieza el sendero el caudal es bajo, pero cuando se llega a una fábrica de luz, comienza el caudal a aumentar. No mucho más lejos está la primera poza en la que el agua te llega por la cintura y se puede bañar con más soltura. Más río arriba se pasa entre paredes de mármol a lo que se le llama Los Cahorros. En este tramo del río el agua lleva más potencia y circula más rápido por lo que si vais con niños pequeños hay que extremar algo más la precaución.
El final del río acaba con una poza con cascada llamada el Vado de los Patos. Ahí tanto niños como adultos disfrutarán de un baño agradable y divertido rodeado de naturaleza y agua limpia. El agua en todo el recorrido mantiene una temperatura muy agradable para el baño.

 
Los Cahorros

Pozas para poder bañarse

El Vado de los Patos













La flora natural del Río Chillar es propia de zonas de ribera con numerosos cañaverales, juncales y adelfas. También tiene especies vegetales típicas del bosque mediterráneo como el madroño, el romero, el enebro o el brezo. Los árboles, son los típicos de nuestros hábitats como el pino carrasco repoblado, el algarrobo y las higueras.

Libélulas
En cuanto a la fauna, no hay peces, como muchos creen encontrarse, ya que su nivel bajo de caudal y su rapidez no les permite vivir en esas condiciones ni ser aptos para la reproducción. En el río te puedes encontrar sapos, ranas, pequeñas tortugas de agua dulce, arácnidos e insectos como las libélulas. Para los aficionados a las aves, nos podemos encontrar el pinzón o el cernícalo, algunas rapaces como el gavilán o el halcón peregrino. También hay algunos mamíferos como el zorro, el jabalí y la ardilla. Por las tardes, mamíferos como la cabra hispánica suelen bajar a beber en las aguas del río.





 
Cernícalo común









Como veis, este es otro lugar magnífico para poder pasar un día en familia o con amigos. Podrás pasártelo bien a la vez que ganas en salud, haces deporte y tienes recuerdos que jamás se olvidarán. Por otro lado, ayuda a que tanto hijos como padres y madres valoren más la naturaleza y se enriquezcan de todas la ventajas que ofrecen los entornos naturales.



Twittear

medio ambiente

Un viaje hacia el activismo 2014-07-21 08:59:00

Sobrevolamos el Planeta Azúcar. Un periplo que nos llevará desde las plantaciones de Brasil y Bolivia al corazón de África; de la bolsa de Nueva York a los despachos de Bruselas… Una aventura en la que tu también eres protagonista. 

Un dulce negocio  
El consumo de azúcar se ha disparado. No es casual, detrás hay una estrategia bien calculada. Un puñado de empresas transnacionales controla un negocio multimillonario. Las españolas Azucarera Ebro y ACOR también están integradas en ese conglomerado empresarial.

La industria azucarera es poderosa e influyente. Se mueve a sus anchas en los despachos y en los pasillos del poder para evitar regulaciones y políticas públicas que puedan afectar a su negocio. La presión ejercida durante la negociación del Reglamento de la UE sobre el etiquetado de los alimentos es un ejemplo reciente. 

El azúcar también tiene protagonismo propio en las bolsas. Con ella se especula, al igual que con otros alimentos, en los mercados financieros. Forma parte de numerosos fondos de inversión. Se negocia con la salud, el daño ambiental y la explotación laboral.


Y una amarga realidad
Si nos trasladamos a las plantaciones de azúcar, la realidad es bien distinta. Los daños ambientales incluyen desaparición de ecosistemas, ríos contaminados, erosión de suelos fértiles, uso masivo de pesticidas y fertilizantes, contaminación del aire por la quema de la caña… 

En África, es una de las causas del creciente acaparamiento de tierras que está despojando a las familias campesinas. Mali, Etiopía, Mozambique o Sudán son algunos de los países en los que se han producido en los últimos años conflictos por la tierra y el agua debido a la expansión de la caña de azúcar.

El trabajo en las plantaciones es muy duro y la explotación laboral es habitual. Jornadas extenuantes para obtener salarios de miseria. En ocasiones ni eso, porque la esclavitud no es una historia del pasado. En Brasil, las plantaciones de azúcar emplean a buena parte de los 25.000 trabajadores que, según la Organización Internacional del Trabajo, viven en el país en condiciones que se asemejan a la esclavitud. En las plantaciones azucareras bolivianas miles de niños y niñas son explotados.
El azúcar invisible, el etiquetado incomprensible

El consumo de azúcar supera con creces las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se ha introducido en nuestra dieta sin que nos demos cuenta. La mayor parte del azúcar que ingerimos no se ve, es un ingrediente más en un sinfín de alimentos procesados. Leer la etiqueta de los alimentos no es de gran ayuda, son deliberadamente confusas, están ideadas para que no se entiendan. Imposible saber lo que comes.

No es de extrañar que el sobrepeso y la obesidad –y las enfermedades que los acompañan como diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares o algunos tipos de cáncer– estén en aumento. Son el quinto factor de riesgo de muerte en el mundo. Uno de los principales problemas de salud según la OMS. Además, el azúcar blanco es una sustancia procesada industrialmente y nada saludable. 



Está viendo su programa favorito…

También su dosis diaria de publicidad: anuncios de bollería industrial, refrescos, comida rápida y dulces de todo tipo. La televisión es el espacio publicitario más utilizado por las industrias de comida y bebida, con especial atención a las horas de programación infantil. Atractivos mensajes que marcarán sus preferencias alimentarias. Se cierra el círculo del negocio más dulce del mundo.



Una iniciativa de la organización VSF-Justicia Alimentaria Global, que se suma a las que ya existen en otros países. 
Pide, entre otras medidas:
- Que se regule la publicidad alimentaria, en especial la dirigida a los niños y niñas
- Un etiquetado nutricional claro en los alimentos
- Que se estudien posibles medidas fiscales para gravar los alimentos insanos