Salamanquesa rosada v.s Salamaquesa común

     Esta vez, no os voy a hablar de una ruta de senderismo, ni un pantano ni nada parecido. Tal y como prometimos hace tiempo, se abre el campo de visión del Blog y hablaremos también de especies animales y vegetales que podemos encontrarnos por el campo para conocerlas un poco mejor. 



     Empezamos con este pequeño reptil que muchos conoceréis ya que es más fácil verlo en zonas urbanas que en el campo. Se trata de la salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus), también llamada geco, dragonet (Valencia) o "pelás" en Murcia (porque dicen que si te caen en la cabeza te quedas calvo, todo mentira). 

Clase: Reptilia
Orden: Squamata 
Familia: Gekkonidae 
Género: Hemidactylus 
Especie: Hemidactylus turcicus (Linnaeus, 1758)



     Es un gecónido que puede alcanzar los 12 cm contando la cola (son muy pequeñitos). Como podéis observar en las imágenes, su nombre se debe a que su coloración es rosada con ligeros toques marrones y blancos. Es traslúcido, sobre todo por la parte del vientre, donde podemos ver los distintos órganos de su cuerpo. 

Detalle del cuerpo
     Son de hábitos crepusculares y nocturnos. Por el día es difícil que salgan de sus escondites, no les gusta la luz. Yo me las encuentro al levantar piedras, aunque rápidamente encuentran otra piedra donde esconderse. 

     Hay que tener cuidado si las queremos coger, ya que con facilidad suelen deshacerse de la cola, la cual no parará de moverse para distraer a sus presas y poder salir con vida. De manera que las dejamos indefensas hasta que vuelvan a regenerarla. 

La cola, a diferencia del resto del cuerpo, es rayada
     Son trepadores muy ágiles debido a su bajo peso y las "ventosas" con las que cuenta en sus manos y su vientre, que le permiten adherirse a paredes y techos de las casas.

     Su cabeza tiene forma romboidal, sus ojos están muy juntos y la pupila es vertical.

Detalle del ojo
     Se alimenta básicamente de arañas, hormigas o larvas de insectos que se encuentra próximas a su refugio, bajo las piedras. Es a su vez presa de diversos ofidios, rapaces nocturnas y pequeños mamíferos como ratones, musarañas o erizos.


     En la imagen anterior podemos observar un gesto muy típico de los reptiles. Lo hacen para termorregularse, es decir, cuando tienen mucho calor (a la pobre la tuve al sol, bajo 30ºC, durante varios minutos para hacerle las fotos) abren la boca para refrescarse. Como ya sabéis, los reptiles son animales de sangre "fría", es decir, su organismo no es capaz de autorregularse por sí mismo (no sudan, por ejemplo). Por eso los verás tomando el sol para ganar calor y refugiándose bajo piedras para perderlo.

     Respecto a la salamanquesa común (Tarentola mauritanica), es de tamaño más grande (el triple), y su aspecto físico es más robusto. Su cuerpo no es transparente, es mucho más oscuro y rugoso.

Clase: Reptilia
Orden: Squamata 
Familia: Gekkonidae 
Género: Tarentola 
Especie: Tarentola mauritanica (Linnaeus, 1758)

Salamanquesa común
     Tienen unos hábitos menos antropófilos y nocturnos que la rosada pero también es fácil verla de noche en paredes y techos de muchas casas intentando alimentarse de los insectos que van a la luz. 

     Ambas las encontraremos en toda la cuenca mediterránea, siempre cerca del mar.

    Por último decir, que todas las fotos se han realizado en Benidorm, muy cerca de los rascacielos que todos conocemos y en zonas que probablemente sean arrasadas por una excavadora en poco tiempo. 

Fran Mercader Román



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Más allá de la ciudad.