Beneficios de la responsabilidad social para una organización

La RSE o Responsabilidad Social Empresarial es un término que estamos acostumbrados a escuchar, pero ¿sabemos qué significa? No existe una única definición pero sí un sentido único que lo une a unos valores de sostenibilidad y respeto social, dentro y fuera del marco de una empresa u organización, y que contribuyen a mejorar la sociedad.

 

© Fotolia.com

© Fotolia.com

 

De manera frecuente, la Responsabilidad Social Empresarial suele identificarse con la Responsabilidad Social Corporativa aunque la primera ha ido adoptando un nivel de mayor peso en el entorno empresarial y social con un cariz algo más global, de visión y misión de una organización.

La definición que el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, una organización sin ánimo de lucro, hace sobre la RSC y, en este punto, extrapolable a la Responsabilidad Social Empresarial, lo relaciona con la gestión de una empresa teniendo en cuenta “los impactos que todos los aspectos de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general”.

 

Estructura de la RSE

Cruz Roja, en su web, publica los 3 puntos básicos de la Responsabilidad Social Empresarial:

  1. Económico: Una empresa mantiene una buena RSE cuando logra, de manera equilibrada, la distribución de sus beneficios con su consecuente contrapartida para la sociedad.
  2. Medioambiental: Una empresa con una buena RSE hace un uso mínimo y sostenible de los recursos medioambientales provocando en el ecosistema un impacto, también mínimo, con sus actividades.
  3. Social: Una empresa con una buena RSE se preocupa por la desigualdad social e intenta reducirla estableciendo relaciones igualitarias con los actores sociales, escuchándolos.

 

Beneficios para las organizaciones empresariales una correcta RSE

El tener una política de Responsabilidad Social Económica y una transparencia en su difusión es una práctica exigible a las compañías y, sobre todo, a las grandes que la incluyen como marco sobre el que operar. Pueden venirnos a la mente las labores de Acción Social que entidades como bancos (Obra Social Caja Madrid o La Caixa) llevan a cabo pero, la RSE va muchos más allá, como apuntaba Ramón Jaúregui en el Foro de Diálogo sobre la Responsabilidad Social, organizado por Deusto Business School y la Fundación Elecnor.

©Fotolia.com

©Fotolia.com

La RSE Significa un compromiso que una organización desarrolla a través de acciones para hacer crecer una sociedad a través de distintos valores, en diferentes acciones y no únicamente una propia labor de ayuda social. El Consejero Delegado de AXA en España, Jean-Paul Rignault, apunta, como claves de la RSC y extrapolables a la RSE y extensibles a las de cualquier organización: la escucha de las necesidades de sus stakeholders (clientes, socios, proveedores, administraciones), entre los que constarían, también, sus propios trabajadores para la implantación de un ambiente basado en: la cooperación, la diversidad y la confianza. Hacer un sistema interno más sólido para extrapolarlo a la sociedad misma.

Estos valores contribuyen a que la sociedad vea en una empresa que tiene y cumple con su Responsabilidad Social Empresarial a una organización con credibilidad, lo que, a medio-largo plazo, le repercutirá en una mejora de su imagen y en mayor facilidad para que haga negocios, aumente ganancias y crezca.

Por tanto, los mayores beneficios que una empresa que tenga definida una sólida Responsabilidad Social Empresarial obtiene son:

  1. Mejora de la imagen ante todos los actores sociales nacionales e internacionales.
  2. Ventajas fiscales y laborales: subvenciones, bonificaciones para la contratación, beneficios o de desgravaciones fiscales.
  3. Un marcado compromiso social por parte de la empresa u organización puede significar la adjudicación de determinados servicios por parte de las Administraciones.

 

Políticas Legislativas entorno a la RSE

El marco normativo bajo el que actúan los países integrados en la Unión Europea respecto a la RSC o RSE nace en la Cumbre de Lisboa de 2011 para lograr un crecimiento económico sostenible y una mayor cohesión social a través del diálogo de todos los actores sociales. Tras el Libro Verde publicado, los talleres internos con los stakeholders y estudios diversos, la Comisión Europea planteó una renovación de la RSC y RSE en un marco común para acabar su implantación en este 2014.

En esta renovación, se incide en la importancia de evaluar e introducir en los planes de RSC y RSE el impacto ocasionado por las empresas, la protección de los derechos humanos y la búsqueda de un modelo mixto que contemple la implantación de la RSC/RSE no solamente de manera voluntaria por parte de las empresas sino también a través de un marco legislativo regulado de obligatorio cumplimiento.

Precisamente, respecto al punto de los derechos humanos, en 2013 diversas organizaciones de la sociedad civil española (Amnistía Internacional, Intermón o el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa) instaban al Presidente del Gobierno a agilizar los trámites para la aprobación de parado Plan Nacional de Empresa y Derechos Humanos para evitar impactos negativos de las empresas en ellos, entre otras medidas, en una iniciativa que entronca directamente con la RSC y la RSE.

La Ley de Economía Sostenible, aprobada en el gobierno anterior de Zapatero y que hacía alusión a términos de sostenibilidad de RSC RSE, o el Consejo Social de la Responsabilidad Social de las Empresas han sido otras medidas. La postura crítica la ejemplifica CCOO que, en su intervención en la presentación del Anuario de RSE de la Revista Corresponsables, hace unas semanas, mostraban su crítica hacia la RSE desarrollada en nuestro país que, según ellos, ha premiado la de empresas y cajas de ahorro fallidas que han repercutido en la economía nacional y en una merma de los derechos sociales. Contar con unos indicadores básicos y una postura firme del gobierno con políticas de “no molestar” a las empresas, en el ámbito de la RSE son más reivindicaciones.

 

Conclusiones

el concepto de Responsabilidad Social Empresarial es tomado cada vez más en serio por las diferentes organizaciones, empresariales o no. Esto es debido a que los consumidores y la sociedad en general lo exigen, porque cada vez hay una mayor concienciación en que las distintas organizaciones, deben de contribuir a hacer crecer la sociedad con su modo de actuación, basado en una filosofía de respeto y cooperación.

Las sociedades evolucionan, y el concepto de Responsabilidad Social lo hace con ellas, lo que debería de acabar suponiendo un cambio normativo que beneficie a aquellas organizaciones que tengan en cuenta el desarrollo sostenible y el respeto social a la hora de desarrollar su actividad.

 

Para ampliar información…

Si quieres obtener más información sobre la temática hay infinidad de libros sobre Responsabilidad Social Corporativa.

Por nuestra parte, te recomendamos el libro de Fernando Navarro: Responsabilidad Social Corporativa: Teoría y práctica.

Espero que os haya gustado este artículo ecoemprendedor@s. Hasta la próxima!!!

The post Beneficios de la responsabilidad social para una organización appeared first on Emprendiendo en Verde.

Entradas relacionadas