22 de marzo: Día Mundial del Agua


Día mundial del agua 2014

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, organizado por Naciones Unidas desde 1993. El lema de este año 2014 es “Agua y Energía”, con el objetivo de que prime la importancia del papel fundamental que juega el agua en la generación de energía. En nuestro sistema energético, casi todos los sistemas están enfocados a generación de calor, que se aplica sobre agua para que pase a estado gaseoso y mueva turbinas, que son las que luego darán lugar a la energía eléctrica que suple casi todos los sistemas tecnológicos actuales. Por tanto, el agua no es solo fundamental para la vida y el consumo directo, sino que sin ella, la electricidad no llegaría a nuestras casas. Es por ello que este año la ONU ha querido llamar la atención sobre este nexo “agua-energía”, para abordar la necesidad de la conservación racional del agua desde otro ángulo vital para la sociedad actual.

Las energías renovables, exceptuando la solar, son independientes de los enormes consumos de agua que sí requieren las energías hidroeléctricas, nucleares y térmicas. Es otra de las ventajas de estas opciones energéticas, además de la no emisión de contaminantes y su uso ilimitado al provenir de fuentes naturales renovables.

Por otro lado, y sin tener en cuenta el sector energético, el agua potable sigue sin ser accesible para 68 millones de personas en el mundo, y 2,5 millones de personas no tienen acceso a servicios de saneamiento, lo que supone una enorme fuente de enfermedades. Estas cifras se agravarán con el tiempo, según los pronósticos de aumento de la población. Se calcula que para 2030 precisaremos de un 30% más de agua y la demanda de energía aumentará un 40%.

En este vídeo se explica la interdependencia entre el agua, la energía y los alimentos en el mundo.

Evitar la contaminación de los recursos hídricos debería ser una de las prioridades en la gestión del agua, especialmente enfocada hacia la industria y los grandes consumidores, pero también en los hogares (recuerda que las depuradoras municipales tienen una capacidad máxima, y muchas veces no son capaces de limpiar aceites o detergentes en grandes cantidades, que acaban luego en los ríos y mares sin ningún tratamiento). Por otro lado, es crucial reducir nuestro consumo de agua, a todos los niveles. En nuestra sección de consejos no te pierdas nuestras recomendaciones para gastar menos en el baño o con electrodomésticos como el lavavajillas  o la lavadora ¡Darás un respiro a tu bolsillo y sobretodo al planeta!