Mes: enero 2014

medio ambiente

Eppur si muove (Vol. I)

“Si bien ‘la naturaleza está a nuestra disposición’, con frecuencia no la respetamos, no la consideramos un don gratuito que tenemos que cuidar y poner al servicio de los hermanos, también de las generaciones futuras”. El Papa Francisco dixit. RT @eco_sistemas: El Papa ha comenzado ...
athene noctuaMochuelo europeo

Mochuelo europeo, no olvidemos su declive


En mi último pajareo por la Janda pude observar a este mochuelo posado en una de las vallas que rodean las fincas privadas que conforman este lugar. No muy lejos de él se encontraba su pareja, con la cual se fue después de un rato. 


La Janda es un buen lugar para ver esta especie fácilmente a plena luz del día, ya que esta rapaz nocturna también tiene hábitos diurnos y crepusculares. Además, suelen ser sedentarios, ocupando normalmente un mismo territorio de cría y usando el mismo nido. Éste suele ser un hueco de un árbol (por ello les encantan los algarrobos y los olivos), una grieta de una pared, una casa abandonada, etc. 

En su alimentación, es una especie muy oportunista, adaptándose a los recursos abundantes según la época del año y si es de día o de noche. Así, en verano normalmente comen más insectos por el día, y micromamíferos por la noche o en inverno. Asimismo, se alimentan de lombrices, anfibios, pequeños reptiles y aves, etc. 

Sin embargo, a pesar del amplio espectro en sus presas, es un ave en declive, la cual fue considerada ave del año en el 2011 por SEO/BirdLife. 

“Aunque el mochuelo es una de las aves más comunes, su población ha registrado un declive del 40% en los últimos diez años”, ha asegurado Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife.

Y es que, actualmente existe una falta de huecos para anidar ya que no se respetan los árboles viejos, talándolos, o no dejamos que críen en los huecos de las casas, tapándolos. El abandono del campo y de un modelo agrario tradicional, además el uso de venenos que reducen su fuente de alimentación son otros problemas que les afecta. 

PN Bahía de Cádiz

Espátulas en Bahía de Cádiz


El PN Bahía de Cádiz es el lugar idóneo para observar a la espátula común (Platalea leucorodia). Esta especie se encuentra presente durante todo el año en el nombrado espacio natural. Existen tres colonias reproductoras en algunas de sus salinas. Además, podemos ver tanto ejemplares de paso como individuos quedándose a pasar el invierno. 




Mientras unas siguen su viaje hacia África, invernando principalmente en Mauritania y Senegal, otras se quedan en la Península Ibérica. No es raro encontrar ejemplares anillados, algunos con PVC con dígitos y otros con secuencia de colores, ya que es una especie muy estudiada en Europa. Por ahora he podido leer anillas de procedencia holandesa. 


Gracias a las lecturas de dichas anillas, se ha podido estimar que el 35% de las espátulas juveniles pasan su primer invierno en la Península Ibérica (mientras que un 55% lo hace en África y un 10% en Francia). La mayoría no vuelve a su zona de nacimiento para criar hasta los 3-4 años, cuando alcanzan su madurez sexual. 


Si no son molestadas, fácilmente podemos verlas descansando en los muretes de las salinas o alimentándose en grupo en aguas someras. Mientras mueven su cabeza de izquierda a derecha, manteniendo su pico ligeramente sumergido (dependiendo también de la profundidad) y abierto, van detectando las posibles presas, cerrando el pico para capturarlas y levantándolo para poder tragarlas después. Suele comer pequeños peces, crustáceos y moluscos. Uno de sus platos favoritos lo componen las quisquillas (camarones). 


Fuente de la información (porcentajes): http://www.ingurumena.ejgv.euskadi.net/contenidos/informe_estudio/espatula/es_13604/adjuntos/2012.pdf