La huella hídrica, un camino por recorrer

La huella hídrica es un concepto novedoso, el cual se define como el volumen total de agua dulce que requiere un bien o servicio, producido por una empresa, o consumido por un individuo o comunidad.

la-huella-hídrica,-un-camino-por-recorrer

La cantidad de agua que consumimos, no tiene que ver únicamente con la ducha, el llenado de piscinas o el lavado de platos; hay un gasto hídrico de mucha más intensidad en la producción de alimentos o ropa.

Recientemente, se están llevando a cabo métodos para la cuantificación de esta agua, necesaria para la producción de distintos bienes o servicios, a través de diversos indicadores. Estos indicadores se hacen necesarios, debido a la escasez del agua, y a la importancia de una conveniente gestión del recurso hídrico.

La importancia de la planificación hídrica

En las políticas hidrológicas de algunos países, ya empieza a tenerse en cuenta, conceptos como este de la huella hídrica, mediante la redacción de los diferentes planes hidrológicos, de las diferentes cuencas, a partir de su cálculo. Este cálculo permite una optimización de las decisiones en materia de agua, favoreciendo una mayor eficiencia, y mejor distribución del recurso.

La dieta y el agua

En el caso de los alimentos, la huella hídrica se define como el agua empleada en la producción de los mismos. La huella hídrica no sólo depende de los productos producidos, también depende de donde se produzcan estos, del proceso empleado en su producción y del momento en que se producen. Así, por  ejemplo, un kg. de aceitunas en España, consumen 2.700 litros de agua, mientras que el agua empleado en elaborar ese kg .de aceitunas, es de 9.000 litros de Turquía. Esto nos puede dar idea de la enorme diferencia de huella hídrica, que puede haber entre los procesos de elaboración de diferentes países.

Por productos, tenemos que la carne en líneas generales, es el producto que mayor cantidad de agua requiere, pues en ella se cuantifica, no sólo la cantidad de agua consumida por el animal, sino también el agua empleada en los productos de los cuales se alimenta, y el agua que contamina el propio animal.

A parte de los productos cárnicos, los cereales también requieren una gran cantidad de agua, como es el caso de arroz, con un consumo de 2.600 litros/kg.

Emprender en huella hídrica

Aunque a nivel empresarial, conceptos como la huella de carbono tienen un mayor recorrido que la huella hídrica, progresivamente se está generando una conciencia empresarial relacionada con la determinación de la huella hídrica asociada a sus actividades

La cuantificación de la huella hídrica en la empresa, traslada a la sociedad un mensaje de compromiso con el medio ambiente, que genera beneficios a la imagen de la organización.

Sin embargo, no es suficiente con cuantificar una vez la huella hídrica de una determinada empresa, ya que se debe de tender a cuantificaciones periódicas que sean un reflejo de una progresiva reducción del consumo de agua en la actividad empresarial.

The post La huella hídrica, un camino por recorrer appeared first on Emprendiendo en Verde.

Entradas relacionadas