Día: 20 de julio de 2012

reciclajereciclar

Lo mejor del reciclaje casero


Por las redes sociales, en mercados, en tiendas electrónicas y en bazares vemos productos elaborados con técnicas de reciclaje casero y recibimos muchas ideas, fotos e instructivos para poner manos a la obra y convertir botellas, cajas y latas en sillas, joyas o floreros.

Sin embargo, no todas las recetas son buenas, algunas porque dan como producto final algo que probablemente usemos poco y que al final terminará en la basura transformado en un objeto de difícil reciclaje debido a su nueva forma y a la presencia de cinta adhesiva, pegamento, pintura y otros accesorios. Otras ideas nos obligan a andar buscando la basura necesaria porque su proceso de elaboración no está basado en el uso de materiales que desechamos con regularidad.

Así que, me he dado a la tarea de recopilar cinco ideas de reciclaje casero que me parecen buenas, prácticas, baratas y útiles. ¡Aquí vamos!


Foto: Becky Stern

Usar botellas de vino, whisky, cognac o cualquier otra bebida (espirituosa o no) que venga en botella de vidrio no retornable para hacer lámparas es una gran idea y más hoy en día que se han vuelto tan costosas. Esta fue la primera forma de reciclaje casero que conocí; en mi casa de niña había unas lindas lámparas fabricadas con botellas de cognac; eran bonitas, originales y duraron para siempre. Pueden hacerse de mesa, colgantes, tipo candelabro o bien podemos llenar la lámpara de series de luces como las que se usan en Navidad. 



Foto: Nathan Siemers
Hace unos años tuve la oportunidad de comprar una bolsa en la tienda de un reclusorio femenil; la mujer presa que la elaboró eligió como materia prima el papel metalizado que se usa como empaque de frituras, chicles, galletas y hasta cigarros. El resultado es un producto resistente, original y bonito. Aprender la técnica nos puede llevar a salvar del cubo de la basura muchos empaques y además ahorrarnos un dinerito al fabricar nuestras propias bolsas, carteras, monederos, neceseres. 



Hay envases que cuesta trabajo reciclar; tal vez no los descartamos con mucha frecuencia pero al menos un par de veces al año van a dar al cubo de la basura.  Tal es el caso de los desodorantes, tintas para calzado y similares. He encontrado en la red una propuesta para hacer juguetes con ellos que sin duda les encantarán a chicos y también a grandes. La imagen, dice más que mil palabras.
Fabricados por Drap-Art.
Foto: trendslab


Fabricación y Foto: Manos Latinas

Son populares, fáciles de hacer, útiles, resistentes y le quitan mucho peso a la basura: son las cestas fabricadas con periódico y revistas que ya leímos y leímos y ya no hay más que hacer. Se pueden además fabricar bolsas, revisteros, portabotellas (canastas vineras); se les puede dar color con una mezcla de pegamento líquido y café (o pozos de café usado); se pueden hacer diseños y tejidos novedosos. 


Foto: Tábata Kotowiski

Muchos de nosotros hemos guardado por años los discos de computadora (diskettes) conocidos como "floppy", es la hora de sacarlos y hacer con ellos infinidad de cosas: botes para lápices, bolsas, libretas, porta vasos, macetas... la red está llena de ingeniosas ideas para desempolvar esa caja de disquitos abandonada y convertir su contenido en artículos útiles.
  
En la red encontrarán cientos de instructivos para realizar paso a paso estos objetos; háganlo por conciencia ecológica, por diversión y hasta por convertirse en artesanos y tener una nueva fuente de ingresos.


reciclajereciclar

Lo mejor del reciclaje casero


Por las redes sociales, en mercados, en tiendas electrónicas y en bazares vemos productos elaborados con técnicas de reciclaje casero y recibimos muchas ideas, fotos e instructivos para poner manos a la obra y convertir botellas, cajas y latas en sillas, joyas o floreros.

Sin embargo, no todas las recetas son buenas, algunas porque dan como producto final algo que probablemente usemos poco y que al final terminará en la basura transformado en un objeto de difícil reciclaje debido a su nueva forma y a la presencia de cinta adhesiva, pegamento, pintura y otros accesorios. Otras ideas nos obligan a andar buscando la basura necesaria porque su proceso de elaboración no está basado en el uso de materiales que desechamos con regularidad.

Así que, me he dado a la tarea de recopilar cinco ideas de reciclaje casero que me parecen buenas, prácticas, baratas y útiles. ¡Aquí vamos!


Foto: Becky Stern

Usar botellas de vino, whisky, cognac o cualquier otra bebida (espirituosa o no) que venga en botella de vidrio no retornable para hacer lámparas es una gran idea y más hoy en día que se han vuelto tan costosas. Esta fue la primera forma de reciclaje casero que conocí; en mi casa de niña había unas lindas lámparas fabricadas con botellas de cognac; eran bonitas, originales y duraron para siempre. Pueden hacerse de mesa, colgantes, tipo candelabro o bien podemos llenar la lámpara de series de luces como las que se usan en Navidad. 



Foto: Nathan Siemers
Hace unos años tuve la oportunidad de comprar una bolsa en la tienda de un reclusorio femenil; la mujer presa que la elaboró eligió como materia prima el papel metalizado que se usa como empaque de frituras, chicles, galletas y hasta cigarros. El resultado es un producto resistente, original y bonito. Aprender la técnica nos puede llevar a salvar del cubo de la basura muchos empaques y además ahorrarnos un dinerito al fabricar nuestras propias bolsas, carteras, monederos, neceseres. 



Hay envases que cuesta trabajo reciclar; tal vez no los descartamos con mucha frecuencia pero al menos un par de veces al año van a dar al cubo de la basura.  Tal es el caso de los desodorantes, tintas para calzado y similares. He encontrado en la red una propuesta para hacer juguetes con ellos que sin duda les encantarán a chicos y también a grandes. La imagen, dice más que mil palabras.
Fabricados por Drap-Art.
Foto: trendslab


Fabricación y Foto: Manos Latinas

Son populares, fáciles de hacer, útiles, resistentes y le quitan mucho peso a la basura: son las cestas fabricadas con periódico y revistas que ya leímos y leímos y ya no hay más que hacer. Se pueden además fabricar bolsas, revisteros, portabotellas (canastas vineras); se les puede dar color con una mezcla de pegamento líquido y café (o pozos de café usado); se pueden hacer diseños y tejidos novedosos. 


Foto: Tábata Kotowiski

Muchos de nosotros hemos guardado por años los discos de computadora (diskettes) conocidos como "floppy", es la hora de sacarlos y hacer con ellos infinidad de cosas: botes para lápices, bolsas, libretas, porta vasos, macetas... la red está llena de ingeniosas ideas para desempolvar esa caja de disquitos abandonada y convertir su contenido en artículos útiles.
  
En la red encontrarán cientos de instructivos para realizar paso a paso estos objetos; háganlo por conciencia ecológica, por diversión y hasta por convertirse en artesanos y tener una nueva fuente de ingresos.