Perder el miedo

Muchos de nosotros nos hemos criado en ciudad, aislados de la naturaleza, lejos del campo al que solo vamos los fines de semana. Muchos de nosotros no hemos cultivado una lechuga en nuestra vida, no hemos ordeñado una vaca. Muchos de nosotros nos hemos alejado de la naturaleza.

Cuantos de nosotros beberíamos la leche que acabamos de ordeñar a una vaca, cuantos de nosotros piensa que antes esa leche debería pasar un control de calidad, menuda idiotez ¿no? ¿si acaba de salir de la vaca, que va a tener?. Vivimos en una sociedad demasiado protegida con controles de calidad por aquí y por allá que crean desconfianza  hacia un producto natural que llega a nuestra mano directamente desde el productor.

Cuantos de nosotros vemos una lombriz y no la cogemos por asco, o cuantos de nosotros no hemos cogido nunca un pepino de mar, a quien no le da asco hoy en día ir a una laguna que huele a huevos podridos y ponerse a mirar las algas que crecen allí.

Si son valientes, se darán cuenta que la naturaleza es nuestra madre, que en la naturaleza se esconde nuestro sustento, que es posible tocar la naturaleza sin un guante, que no nos moriremos por coger un animal o planta por asqueroso que parezca.

Eso si no se hagan los valientes y toquen/cojan algo sin saber si es peligroso y sobre todo intenten dejar todo como estaba y molestar lo menos posible.

pd: Gracias Noe

Entradas relacionadas