Escasean, pero seguimos perdiendo metales

ateneo naider

Ante la escasez de determinados materiales como por ejemplo metales no férricos, la idea de impulsar la minería en vertederos se torna cada vez más viable. Muchos residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEEE) no son reciclados adecuadamente lo cual no sólo genera contaminación de suelos y aguas, sino que además supone un gran despilfarro de recursos naturales  con un notable valor de mercado.

La OCU ha seguido la pista mediante GPS a 15 aparatos eléctricos y electrónicos usados para averiguar dónde acaban yendo realmente. Un estudio que, aunque resulta algo pequeño en la muestra, es bien representativo de la ineficaz gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que se hace en España.

Según la investigación de la OCU (en su web se puede acceder a una síntesis del estudio, aunque la versión extendida hay que solicitarla directamente a la asociación o suscribirse a su publicación), menos de la mitad de los aparatos se gestionó adecuadamente: tan sólo 6 de los 15 aparatos llegó a una planta autorizada de reciclaje. El resto acabó en desguaces, chatarrerías, naves de almacenaje o descampados. Un caso curioso es el de un ordenador que tuvo que recorrer más de 1.200 kilómetros desde Cáceres hasta Erandio (Bizkaia) para llegar finalmente a una planta autorizada.

Es difícil encontrar datos exactos sobre el porcentaje de aparatos reciclados, pero si se puede comparar la cantidad de  aparatos que son puestos cada año en el mercado y los que oficialmente son gestionados, teniendo en cuenta que la tasa de reemplazo de los mismos no va a ser anual.

Según el Plan Nacional Integrado de Residuos 2008-2015, en 2007 se pusieron en el mercado 795.035 toneladas de aparatos eléctricos y electrónicos de uso doméstico, mientras que la cantidad gestionada por alguno de los SIG autorizados afue de 269.017 toneladas. ¿Todo ese desfase de toneladas sin gestionar son los aparatos que se van acumulando en los hogares? Probablemente una gran cantidad escapan al circuito oficial de gestión de residuos, perdiéndose por el camino metal, plástico, vidrio, etc. que perfectamente se podría volver a introducir en el sistema productivo.

Un ejemplo: en 2009 ECOTIC, uno de los SIG autorizados par los RAEE, gestionó más de 29.000 toneladas de televisores, monitores de ordenador y otros equipos informáticos, recuperando más de 3.4040 toneladas de materiales férricos (además de 4.600 de plástico o 14.000 de vidrio). La recuperación de materiales es posible y rentable para organizaciones como ECOTIC y otras empresas de gestión de RAEE, entonces, ¿cuáles son las barreras que impiden incrementar su reciclaje?

Esta claro que hay hueco para poner en marcha otras iniciativas ecoinnovadoras para aprovechar este flujo de materiales que, teniendo valor de mercado, acaban en vertederos. Recursos como los metales, cuya escasez se incrementa sin impedir que se sigan perdiendo. Mientras tanto, seguiremos esperando a proyectos como el de Advanced Plasma Power de minería en vertederos.

Artículos relacionados:

SIG versus SDDR, otro enfrentamiento ambiental

Ampliando el enfoque de la innovación

Sostenibilidad e innovación: seguimos dándole vueltas al concepto

Etiquetas: 
residuos
ecoinnovación
vertederos
RAEE

Blog: