Capnodis tenebrionis

Publicado en: Andanzas de un Trotalomas por Trotalomas. Texto original

Ir por mi pueblo y cruzarse con mala gente es todo una misma cosa. Posiblemente quienes con un servidor se encuentran por la calle desarrollarán pensamientos similares, pero eso es ya otro cantar. No os asustéis, no hablo de personas, ni tan siquiera de los políticos que habría sido fácil calificar con aquel apelativo, sino de esa gente minúscula dotada de seis patas que tanto me chifla, por otro lado.

Hace unos días iba al encuentro de un amigo acompañado por mi pareja cuando esta, que me conoce como si me hubiese parido, lanzó una exclamación y señaló al suelo. Allí, panza arriba, un enlutado coleóptero permanecía quieto y con las patas pegadas al cuerpo. En un principio pensé que el escarabajo estaría muerto, pero no, no lo estaba. Algo atontado, desplegó una de sus extremidades al ser tocado, y mirando en derredor mía busqué algo que me sirviese para llevarlo conmigo; quería sacarle un par de fotos para el blog como “inicio de temporada” tras los exámenes de septiembre. Encontré cerca una bolsa pequeña, tirada en el suelo, y con ella y una segunda “R” preparé un recipiente para transportarlo. No sé si llegaré a aspirante de entomólogo, pero recursos no me faltan, je, je.

Supercoco te lo REcuerda: "¡Reduce, Reutiliza y Recicla!"

Supercoco te lo REcuerda: "¡Reduce, Reutiliza y Recicla!"

Y aquí lo tenéis. Un hermoso ejemplar de Capnodis tenebrionis, un bupréstido también conocido como gusano cabezudo por la curiosa forma que tiene su larva. Aunque no se trata de la cabeza en sí, lo cierto es que posee un protórax llamativo por su gran tamaño.

 Capnodis tenebrionis

Capnodis tenebrionis

El individuo en cuestión cuenta una buena ficha policial: plaga de las rosáceas, ataca fundamentalmente a frutales de hueso, como ciruelos, cerezos o melocotoneros, entre otros. Las larvas horadan galerías debajo de las cortezas de los árboles y en sus raíces, llegando a secarlos por completo en casos de invasión extrema. Los adultos se alimentan de las hojas, llegando a provocar la caída de gran numero de estas al cortarles el peciolo… una joya, vamos.

 Capnodis tenebrionis

Capnodis tenebrionis

Un delincuente juvenil en potencia. Su mirada se dirige al pecunio, como la vuestra: que a todos nos ha asomado una lagrimilla al ver la moneda de “20 duros”. ;)  Larva, cortesía de Pasarlascanutas.

Un delincuente juvenil en potencia. Su mirada se dirige al pecunio, como la vuestra: que a todos nos ha asomado una lagrimilla al ver la moneda de "20 duros". ;)

Un delincuente juvenil en potencia. Su mirada se dirige al pecunio, como la vuestra: que a todos nos ha asomado una lagrimilla al ver la moneda de "20 duros". ;)

Y poco más por hoy. Vuelta “al cole” y al blog. Un regreso que espero sea para quedarme y en plenitud. Nos seguimos leyendo y, por supuesto, aquí sigo aprendiendo de vuestros comentarios y artículos.


Puedes leer y comentar el artículo completo en Andanzas de un Trotalomas

Entradas relacionadas