Día: 5 de septiembre de 2011

biologíaflora

Lirio marítimo

Desde finales de junio hasta llegar septiembre, cuando la visita a la playa parece de rigor, el lirio marítimo (Pancratium maritimum) se encuentra en plena floración, por lo que si elegimos bien el hábitat, no es extraño que nos topemos con las her...
agua

La Gestión del Agua en España


La gestión del agua en España ha generado múltiples situaciones controvertidas, polémicas e incluso multitudinarias manifestaciones.

El agua fue en el sigo XX el motor de desarrollo económico del país, de modo que se pasó de 60 a más de mil presas para el embalsamiento de agua. De este modo además se consiguió poner en marcha importantes programas de regadío como motor de desarrollo económico en el medio rural en la década de los 50. Un ejemplo de ello es el Plan Badajoz.


Entre las más conocidas controversias en materia de agua debe hablarse de la política del agua seguida con la administración central o estatal. Así, esta administración lleva años desarrollando políticas contradictorias, en función de qué partido político llega a la Moncloa.


El comienzo de esta situación debe remontarse a la legislatura 2000 – 2004, en la que el Partido Popular asumía el poder en nuestro país. Fue entonces cuando se aprobó el controvertido Plan Hidrológico General (PHG), cuyo objetivo principal era transferir el agua del Ebro a las zonas más secas del sureste peninsular, sobre todo a la Región de Murcia y a la Comunidad Valenciana. El proyecto recibió el apoyo de los agricultores de estas zonas, y algunos gobiernos autonómicos (incluidos tres socialistas). El polémico PHN generó multitudinarias manifestaciones en toda la geografía española con posturas muy enfrentadas.



Aunque el proyecto se aprobó como decreto ley bajo el gobierno de Aznar, fue cancelado una vez el PSOE llegó al gobierno, realizando el nuevo poder ejecutivo una reorientación de la política del agua en España, que se materializó a través del Programa A.G.U.A. (Actuaciones para la gestión y Utilización del Agua), presente tanto en el Plan Nacional de Regadíos (PNR) como en el Plan Hidrológico Nacional (PHN). De este modo, el PHN se modificó introduciendo un conjunto de actuaciones en las cuencas mediterráneas basadas en el ahorro, la depuración, la reutilización y la desalación.


En la actualidad existen en España organismos encargados de la correcta gestión y supervisión de las aguas: las Cuencas Hidrográficas, un modelo exitoso y copiado por los países europeos que permite una gestión más equitativa del recurso hídrico sin menoscabarlo aguas arriba en el curso de un río. Una cuenca hidrográfica suele cubrir territorio de varias comunidades autónomas, de modo que la gestión mediante planes de cuenca favorece que en un mismo río no se lleven a cabo diferentes políticas de agua en función de qué tramo del río se considere.