La empresa nacional de residuos radiactivos no habla de Fukushima

Publicado en: La Gata en el Espacio por La gata en el espacio. Texto original

Enresa, la empresa nacional encargada de gestionar los residuos de las centrales nucleares en España no quiere hablar de una verdad incómoda: la reciente catástrofe de Fukushima. El devastador accidente nuclear de Japón que siguió al terremoto que arrasó el país el pasado 11 de marzo (nivel 9 en la escala Richter), dejando cientos de víctimas y miles de toneladas de agua radiactiva liberada en el mar no es un tema de actualidad para las publicaciones editadas por la empresa estatal. Tampoco es un asunto que resaltar en su seminario anual internacional de Periodismo y Medio ambiente. En ambos casos: silencio.

La revista Sierra Albarrana, medio ambiente y sociedad, una publicación bimensual editada por Enresa y centrada en la provincia de Córdoba, donde Enresa gestiona el almacén de residuos de El Cabril (en el municipio de Hornachuelos), no dedica ni un solo artículo a Fukushima.

Ni en su número de 131, de abril y mayo. Ni en el 132, correspondiente a los meses de junio y julio. Sí aparece, no obstante, en este último número una breve referencia a la central de Fukushima, en su página 11, en ocho líneas colocadas en un lugar no destacado, dentro de un artículo mayor dedicado a un congreso de radiactividad que tuvo lugar en Sevilla.

Para Gerardo Pedros, profesor de Física en la Universidad de Córdoba este silencio es llamativo. "La revista Sierra Albarrana siempre ha tratado temas de actualidad nuclear", explica. "Por ejemplo, cubrió la información sobre el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos; y han publicado reportajes sobre los ATC tan buenos como los que han salido publicados en otros sitios". No es el único caso. "En el número 110 de la publicación viene un reportaje de seis páginas sobre el almacen de residuos de Suecia".

Enresa se declara "no competente para hablar de Fukushima"

La empresa pública encargada de la gestión de los residuos radiactivos asegura no "tener ni idea de lo que haya podido pasado en Fukushima más allá de lo que haya podido escribir la prensa nacional o internacional" sobre el accidente. "Nosotros nos encargamos de retirar los residuos radiactivos de los hospitales y de las centrales nucleares españolas. Gestionamos los residuos radiactivos que las centrales nucleares generan para producir electricidad", explica Máximo Taranilla de Enresa.

"En ningún caso tenemos intereses eléctricos ni somos pronucleares. No conocemos la idiosincrasia de cómo se gestiona una central nuclear. Sí de cómo se gestionan los residuos que se generan en ellas. Ése es nuestro acometido", asegura. "¿Cómo vamos a hablar nosotros de Fukushima si no gestionamos centrales nucleares?", dice Taranilla.

Sí hace la revista de Enresa en estos meses posteriores a la catástrofe, sin embargo, una amplia cobertura a las cooperativas agrarias de la provincia, al campeón mundial de baloncesto Felipe Reyes, a unas jornadas que tuvieron lugar en El Cabril o los desajustes del sueño, como el insomnio o la apnea.

Actualidad sin accidente

Tampoco encuentra sitio destacado Fukushima en los seminarios que organiza Enresa estos meses: el programa del Seminario Internacional de Periodismo y Medio Ambiente que se celebra en septiembre no cita a la central nuclear que ha causado centenares de víctimas hace apenas tres meses. "El seminario de Periodismo ambiental siempre suele tratar temas de actualidad ambiental y es muy extraño que a la supernova ambiental de este año ni se la nombre", concluye Pedros.

La fotografía del incendio en la central de Fukushima en Japón es de Daveeza en Flickr

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Gata en el Espacio

Entradas relacionadas