ALERTAS EN EUROPA. PATÓGENOS, MICOTOXINAS, PLAGUICIDAS Y METALES PESADOS….

Aquellos que frecuenten los blogs y artículos en los que sistemáticamente se evalúan las desventajas e inconvenientes de la agricultura ecológica, ya sabrán que se suele asociar E. Coli y agricultura ecológica, aunque la FAO se empeñe en lo contrario. Esta relación es especialmente grave desde la mal llamada crisis de los pepinos, cuyo origen más probable fueron las semillas germinadas egipcias de origen ecológico.

Hace unos días me dieron un “Zasca!” en un blog, por meterme donde no me llaman….y me invitaron a estudiar el caso de la E. Coli y de las micotoxinas en la agricultura ecológica. 
Después de haber escrito sobre el menor impacto ambiental (aquí y aquí) y menores niveles de pesticidas (aquí), ahora toca hablar de algunos de sus posibles inconvenientes. Hagamos penitencia tras la semana santa....
He de reconocer que me siento más cómodo hablando de toxicidad y de huella de carbono que de patógenos y “cepas”. Espero que el esfuerzo que me ha costado, haya merecido la pena.

Antes de nada, haré una breve introducción sobre el sistema de las alertas alimentarias en Europa.
Vamos a analizar los informes Rasff (rapid alert system in food and feed) de los últimos años.
Un primer vistazo al “timeline” nos da la idea de que la mal llamada “crisis de los pepinos” de 2011 fue la más grave de los últimos años. A este episodio le dedicaré una entrada monográfica. A los que peinamos canas, nos da también la idea de que en los años 80 aún no estábamos integrados en el sistema de alertas europeo, ya que no se menciona el gravísimo episodio del aceite de colza.


Histórico de las principales alertas alimentarias
Historial de las principales alertas alimentarias, Rasff Timeline



De acuerdo con el informe Rasff de 2015 se produjeron del orden de 3.000 notificaciones originales, de las cuales 775 se clasificaron como alerta. Cabe destacar que 1380 notificaciones fueron debidas a rechazos en frontera. Estas notificaciones “originales” dieron lugar a un total de 6.240 notificaciones. Las cifras parecen confusas si no se lee con detenimiento el informe, pero dan una idea de la magnitud del trabajo que realiza la UE para garantizar la seguridad alimentaria.

Por tipo de problemática, el mayor número de notificaciones fue debido a patógenos (637) seguido de las micotoxinas (476), en tercer lugar los plaguicidas (398), seguidos de metales pesados (208).



Principales patógenos, micotoxinas, plaguicidas y metales pesados

Notificaciones clasificadas por categoría RASFF 2015 

No es posible saber cuáles de estas notificaciones son debidas a la alimentación ecológica, ya que sólo se detallan los casos individuales cuando se producen intoxicaciones, o en casos muy peculiares.

Analizando el capítulo de intoxicaciones, observamos que en 2015 se produjeron 59
El siguiente gráfico muestra las intoxicaciones producidas en el año 2015.


Alérgenos, histamina, salmonela, norovirus
Número de intoxicaciones por agente 2015. Elaboración propia, informe Rasff

La mayor parte fueron debidas a que algún producto alimentario contenía alérgenos no indicados en la etiqueta, o por histaminas. En concreto, los episodios de histaminas se dieron principalmente en atún y bonito congelado, o descongelado. Es remarcable que muchas de las partidas que dieron problemas en 2015 procedían de España (aunque el pescado tuviera otros orígenes).
También hubo salmonela, especialmente en carne picada congelada (aunque también se dio en otros muchos productos muy variados).
Listeria, enterotoxina y E. coli en queso de leche cruda
Norovirus en frambuesas, ostras y otros. 
La toxina botulínica se dio en paté de garbanzo, salchichas y pasta con tomate, aunque supongo que en diferentes años se dará en distintos productos. No es objeto de esta entrada analizar históricamente estas relaciones.
Tratando de explicar qué son cada uno de estos patógenos, y siendo muy muy muy (remarco muy) simplista, en versión para “doomies” se resumiría así:
                Botulinum: Producida por una bacteria desarrollada en condiciones de poco oxígeno, generalemente en conservas mal esterilizadas o mal conservadas.
                Campilobacter: aves de corral mal cocinadas.
                E. Coli: Caca
                Enterotoxina estafilocócica: Contaminación de la bacteria (estafilococo) por contacto humano o animal con la comida preparada.
                Norovirus: Virus diarreico, por contacto de la persona infectada con la comida
                Salmonela: Caca
                Hepatitis: Contacto de la persona infectada

Para más información, aquí:


Aunque, tanto en E.Coli como en salmonela he dicho que su origen es “caca”, son distintos “animales” quienes generalmente propagan una y otra.
En próximas entradas revisaremos las intoxicaciones producidas en los últimos años, y hablaremos más de E. Coli.








Puedes leer y comentar el artículo completo en: Mhitos de la Agricultura Ecológica.

PICO PICAPINOS, MÁS Y MÁS AGUILUCHOS Y HEMBRAS DE TARABILLA, ÁNADE REAL, VERDERÓN Y JILGUERO

Como dije en la anterior entrada, el domingo pasado me di un paseíto de dos horas temprano por la mañana. Agradecí madrugar, porque al menos pude ponerme una manga larga. Me dieron un par de sustos, primero un corzo que me salió muy cerca pero desapareció en seguida y después un pico picapinos (Dendrocopos major) que casi me dio en la cara. El motivo es que pasé muy cerca de su nido y salió asustado. Me llamó la atención que el nido lo hiciese tan bajo, y sobre todo en uno de los árboles con la madera más dura...

Justo donde se abren las ramas se aprecia el agujero del nido,
y en el suelo, todo el serrín acumulado por la obra

La verdad es que luego vi picapinos más adelante, pero para relacionar el nido con su artista, pongo la foto del pájaro a continuación.

Pico picapinos macho, como demuestra su nuca roja

En esas ramas puntisecas de olmos y álamos, además de tamborilear los pájaros carpinteros, son muy usadas por otros pájaros para cantar o tomar el sol vigilando los alrededores.

Una abubilla (Upupa epops) y dos palomas torcaces (Columba palumbus) comparten posadero

Llevamos varios días disfrutando de los aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus) y ayer no faltaron a su cita. Llegué a ver dos machos y una hembra, uno de los machos estaba posado por el suelo, y no se si sería ese o el otro al que pude fotografiar en vuelo un buen rato después.

Aguilucho lagunero en un lindero con su cuerpo marrón típico
Cuando abre las alas, el aspecto es diferente
Tienen alas largas y estrechas, como la cola y un patrón de color muy definido


Como siempre, algún pajarillo más se puso a tiro de cámara.

Hembra de verderón (Chloris chloris), de colores más apagados que los machos
Y otra hembra, esta vez de tarabilla común (Saxicola torquata)

La nota triste me la dio esta hembra de ánade real (Anas platyrhynchos), atropellada y tirada en una cuneta. Entre la escasez de agua y estas cosas, no sé si podré ver algún patito este año.

Aquí se aprecia perfectamente los colores crípticos de las hembras
que han de ocultarse ellas y sus polluelos que no pueden volar de los depredadores

Y ya de vuelta a casa, siguiendo las idas y venidas de los jilgueros (Carduelis carduelis) descubrí que ya andan en sus nidos.

Cuando te ocultas en un buen nido, aunque seas hembra puedes tener colores llamativos



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras....

Ecodiseño para reducir la Huella de Carbono del ciclo de vida de los coches

¿Te habías planteado, en algún momento, dónde se produce la parte más importante de la Huella de Carbono de un coche, a lo largo de su ciclo de vida completo? Vamos a intentar aclararlo y para ello nos vamos a basar en un estudio realizado por la World Auto Steel, que nos lleva a otras conclusiones interesantes, para el ecodiseño de los coches.

La Huella de Carbono de un coche comienza con la extracción y procesado de las materias primas necesarias para fabricar el coche, y el propio proceso de fabricación. Sigue con la fase de uso, en la que se consume combustible, lo que obliga a considerar también la extracción y refino de éste. Y termina al final de la vida útil, con el reciclado de la mayor parte de materiales posibles y el depósito en vertedero del resto.

Ciclo de vida de un vehículo. Fuente: http://www.nextgreencar.com

Hay una demanda legislativa creciente de una mayor eficiencia en el consumo de combustible por los automóviles. Ello ha llevado, entre otras cosas, a buscar una reducción de su peso, para lo que se ha recurrido a considerar el uso de materiales alternativos en el diseño de varios componentes del coche, que históricamente se han producido utilizando acero.

Pero, esta sustitución de materiales, con la consiguiente reducción del peso del vehículo, ¿es siempre positiva? La forma de dar una respuesta fiable es estudiar los impactos ambientales del ciclo de vida completo del vehículo, cuyos resultados nos dan alguna sorpresa.

En el estudio encargado por la World Auto Steel se han comparado tres opciones de fabricación de vehículos: la fabricación tradicional con acero; la fabricación con aluminio; y la fabricación eficiente con acero, en la que se optimiza la cantidad y resistencia del acero.

Como indicador ambiental se ha empleado la Huella de Carbono del Ciclo de Vida (tal y como se ha descrito antes) de las tres alternativas de fabricación mencionadas. Los resultados obtenidos son los siguientes:

En la fase de extracción y procesado de las materias primas, junto con la fabricación del coche, las emisiones de Gases de Efecto Invernadero ocasionadas por las partes de aluminio aumentan mucho las emisiones de la fase de fabricación, debido a que la producción del aluminio es muy intensiva en consumo de energía. La producción primaria de acero produce de 7 a 20 veces menos emisiones que otros materiales alternativos.

Las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de la fase de uso son ocasionadas en: la extracción, refino y fabricación del combustible; y en el uso del combustible en el vehículo. En esta fase se produce la parte más importante de emisiones del ciclo de vida; y se nota el menor peso de los vehículos de acero y aluminio eficiente, con ventaja para este último.

En la fase de fin de vida útil, el reciclado de los materiales da lugar a emisiones de Gases de Efecto Invernadero evitadas, gracias a que ello evita el uso de materia prima. Como la producción del aluminio tiene mayores emisiones que la del acero, el reciclado del aluminio le da una mayor descarga ambiental.

El resultado para el ciclo de vida completo es que:

  • El coche de aluminio eficiente tiene unas emisiones de CO2e un 1% mayores que las de un coche de acero convencional. Además, su coste de fabricación es 3 veces mayor.
  • El coche de acero eficiente tiene unas emisiones de CO2e un 1% menores que las de un coche de acero convencional.

Los resultados del estudio muestran que:

  • Es importante tener en cuenta el ciclo de vida completo, para tener una visión correcta de los efectos ambientales de un producto. Mejoras parciales en una fase pueden conllevar a un empeoramiento global en el ciclo de vida completo, lo que sería perjudicial.
  • Los diseños actuales de coches con acero varían drásticamente en eficiencia.
  • La comparación de un diseño eficiente con acero, con un diseño eficiente en aluminio, reduce significativamente el ahorro en peso conseguido con la fabricación en aluminio.
  • En materia de ecodiseño, hay un importante potencial de ahorro en peso a mejorar, para la fabricación con acero.
  • Teniendo en cuenta que, en la fabricación con aluminio, el ahorro en peso del vehículo es de sólo un 2,8% frente a los diseños de acero eficientes, el incremento de coste que se produce con los materiales de aluminio no parece justificado.

También te puede interesar conocer la herramienta de apoyo al ecodiseño de vehículos, que World AutoSteel ha hecho pública recientemente. Se trata de la versión 5.0 del Modelo de Energía y Huella de Carbono de vehículos, desarrollado por la Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB). El modelo, gratuito, en formato Excel, ayuda al usuario a hacer el Análisis del Ciclo de Vida y analizar los impactos ambientales del diseño de un nuevo vehículo.

Para los usuarios que quieran ir más allá de conocer la Huella de Carbono, el modelo puede interactuar con autoLCA™, que permite la conexión con el software Gabi (de la empresa thinkstep), de Análisis se Ciclo de Vida y sus bases de datos (requiere el pago de la licencia).  De esta manera, se puede hacer una evaluación completa de los impactos ambientales del Ciclo de Vida completa con metodologías como ILCD/PEF, que es la recomendada por la Huella Ambiental de la Unión Europea.

Si todos estos temas te interesan y además quieres formarte en la materia, te invitamos a visitar la web del Instituto Superior del Medio Ambiente (ISM), en la que encontrarás una amplio abanico de cursos sobre Ecodiseño, Huella de Carbono, Huella de Agua, Huella Ambiental de la Unión Europea, Ecoetiquetado, Análisis de Ciclo de Vida (incluido softwares SimaPro y Gabi), Gestión Ambiental de Producto, etc.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Comunidad ISM » Blogs.

Sólo es sostenible si es para todas.

Pese a que pueda parecer muy complicado, definir si algo es sostenible o no es relativamente sencillo. Podemos tomar en consideración varias definiciones y una amplia complejidad de parámetros, pero para una primera aproximación basta con la definición de desarrollo sostenible de la Comisión de Bruntland:

“desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”

Ahora cambiemos desarrollo por otro sustantivo y apliquemos la definición. ¿Moda sostenible? ¿Teléfono móvil sostenible? ¿Gestión de residuos sostenible? Lo serán en la medida en que satisfagan las necesidades presentes sin impedir que se puedan seguir satisfaciendo esas necesidades en el futuro.

Lo complicado, quizá, sea definir cuáles son esas necesidades que hay que satisfacer. Para ello contamos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. No son muchas, pero son muy básicas y están sin resolver.

Por supuesto, la definición de desarrollo sostenible no se refiere a tus necesidades o mis necesidades concretas, se refiere a las necesidades de todas las personas presentes en nuestro planeta. Así pues, opciones de satisfacer necesidades que excluyen a otras personas no pueden ser sostenibles. No existe, por mucho que nos lo pinten bonito, el lujo sostenible.

La sostenibilidad tiene tres componentes: ambiental, económica y social. Podemos utilizar otras etiquetas para vender más a un público segmentado, pero si algo utiliza un abultado margen de beneficio para quedar fuera del alcance de la mayoría no puede ser, por definición, sostenible. Y, desde luego, algo que va dirigido al capricho de una minoría con altos ingresos es muy probable que consiga resolver los desafíos del desarrollo sostenible.

Ejemplos hay muchos. Uno muy claro y fácil de comprender son las chanclas de neumáticos reciclados. Si las vendo a 50 euros el par, como producto dirigido a una élite esnobista con cierta necesidad de presumir de su conciencia ambiental, seguramente consiga hacer un buen negocio. Pero la demanda de chanclas a 50 euros es más bien escasa. Especialmente si una gran cadena de distribución es capaz de poner en el mercado esas mismas chanclas, fabricadas con los mismos neumáticos reciclados a 2 euros el par.
¿Qué necesidades pretendemos atender con las chanclas de neumáticos reciclados? Por un lado la de calzado (cómodo y fresco para una determinadas circunstancias concretas de uso) y, por otro, dar salida a las grandes montañas de neumáticos fuera de uso que se han mostrado con un problema no tan lejano.

Todo eso sin entrar en que teniendo acceso al neumático la necesidad de calzado se resuelve sin necesidad de procesar los materiales del mismo por separado para generar una chancla de goma, con un menor coste energético, eso sí, de una manera un poco más rústica que las molonas chanclas. Yo también prefiero las chanclas a un recorte de neumático atado con una cuerda, pero ¿estábamos hablando de necesidades o de preferencias?

Así las cosas mientras unos hacían negocio y otros presumían con las chanclas de 50 euros los neumáticos se seguían acumulando en Seseña (y otros muchos puntos de la geografía nacional y otros muchos más en todo el planeta) y acabaron ardiendo. Tampoco las chanclas a 2 euros, puestas al lado de otras coloridas a 4 euros –parece que los pequeños lujos al alcance de todos nos despistan de la opción de salvar el planeta-, consiguieron resolver el problema.

Desde mi punto de vista es una cuestión de modelos de negocio ¿Te dedicas a vender productos caros o a equipar hogares sostenibles? ¿Aportas soluciones a largo plazo o vives a tope la nueva cultura del pelotazo rebautizada como emprendimiento startup? ¿Complaces a una élite que no mira sus gastos o buscas satisfacer necesidades cotidianas de la mayoría?

La solución no es fácil ni rápida. El modelo consumista se basa en la creación constante de nuevas necesidades que satisfacemos con productos diseñados bajo insostenibles parámetros de obsolescencia, creando problemas ambientales, sociales y económicos para la gran mayoría de los habitantes del planeta. ¿Sería sostenible comprar una nueva tablet ecológica cada 6 meses?

La producción de alimentos, bienes y servicios bajo parámetros respetuosos con el entorno sigue siendo escasa. Y a pesar de que puede llegar al mercado a precios asequibles, con relativa frecuencia incurre en cadenas de distribución insostenibles para llegar a mercados con más capacidad de compra, generando un estigma que favorece ataques gratuitos a una producción ecológica que sí podría ser parte de la solución a algunos de los principales retos de la sostenibilidad.

Todos tenemos parte de la solución en nuestra mano. Podemos elegir satisfacer nuestra necesidad de acceso a la información y las comunicaciones adquiriendo constantemente los últimos modelos de equipos informáticos y teléfonos móviles, o reservar parte de los recursos necesarios para fabricarlos de modo que puedan ser accesibles a todas las personas que tienen sin resolver esa necesidad en el presente y, seguramente, seguirán sin poder resolverla en el futuro.

Podemos caer en las trampas de la obsolescencia o alargar la vida útil de los bienes consumidos para reducir la generación de residuos y la necesidad de nuevas materias primas. Regalarnos experiencias que nos hagan más humanos o baratijas producidas sin respeto a los derechos humanos de quienes las fabrican.



Puedes leer y comentar el artículo completo en: productor de sostenibilidad.

Ecología y Ecologismo


En nuestra sociedad existen estos dos conceptos usados por multitud de personas y empresas. Son dos conceptos que la gente suele confundir y que están relacionados con la naturaleza y el medioambiente, pero que no son lo mismo.
Normalmente, por lo general, cuando alguien habla de medioambiente y su necesidad de preservarlo y cuidarlo, automáticamente se dice que esta persona es "ecologista". Pero sin embargo, la cosa no es tan fácil. Como sabemos, en esta vida, no todo es blanco ni negro.

Así, a grosso modo explicado, el ecologismo es un movimiento social impulsado por personas que consideran el medioambiente un pilar clave en nuestra sociedad, y que busca conseguir la implantación de un modelo donde las personas puedan vivir en completa armonía y comunicación con la naturaleza. Es decir, son personas que defienden el medioambiente ante la alteración y los impactos que provocan nuestras actividades y desarrollo económico para satisfacer nuestras necesidades. También incluyen las necesidades espirituales y sociales dentro esa "armonía" con la naturaleza.

Normalmente, los ecologistas hacen críticas sociales bastante implícitas y proponen cambios en la legislación para hacerla más verde. También llama la atención de los ciudadanos con mensajes alarmistas para aumentar la concienciación tanto de los gobiernos como del ciudadanos, las empresas y el resto de colectivos sociales.
Por otro lado, la ecología es una ciencia. Es la ciencia que se encarga del estudio de los seres vivos, su ambiente, la distribución de las especies y la abundancia en los ecosistemas. Es una ciencia bastante compleja, aunque su nombre denote temas más fáciles. La ecología es una rama de la biología que estudia las interacciones de todos los seres vivos (incluyendo al hombre) con su medio que le rodea.


Es decir, nos encontramos con dos ramas totalmente distintas. Un movimiento social frente a una ciencia. Un ecólogo no es (o no tiene por qué) ser un ecologista. La ecología, como he mencionado antes, es una ciencia muy compleja. Analiza y estudia en profundidad todas las variables que afectan a los sistemas tanto naturales como antropizados y modificados por el hombre. También estudia diversos modelos de crecimiento de poblaciones de organismos, su evolución y su comportamiento.

Gracias a la ecología se puede predecir si las actuaciones de los seres humanos son capaces de afectar tan negativamente a las especies que puedan llevarla a su extinción. En la ecología se incluyen tantos los factores abióticos, es decir, condiciones del medioambiente como el clima, el suelo, etc. Como factores bióticos que son las derivadas de las relaciones establecidas entre los seres vivos.




Es cierto que los ecologistas necesitan una base científica y de la rama de la ecología para poder realizar las críticas sociales con un fundamento teórico. Pero no se debe de confundir el activismo de organizaciones ecologista como Greenpeace, Amigos de la Tierra, WWF, etc. Con el estudio de la interacción de los seres vivos con su medio.

Los movimientos ecologistas radicales y extremos no están demasiado aceptados socialmente ya que se interponen en la construcción de infraestructuras que generan grandes beneficios económicos. Sin embargo, estas organizaciones ecologistas previamente nombradas defienden y protegen nuestro medioambiente, algo tan necesario, que sin él no podríamos vivir ni, por supuesto, mantener el ritmo y los niveles de vida que llevamos hoy día. Es cierto que a veces los mensajes alarmistas pueden llegar a confundir a las personas o crear el espejismo de que un problema ambiental es más grave de lo que es. Pero no es más que otro slogan ecológico para captar la atención del ciudadano y poder aumentar su consciencia ecológica. Sin embargo, hay que decir, que la importancia de los problemas ambientales que nombran las asociaciones ecologistas sí son reales y son inminentes. Por lo que se deben de tomar medidas y hacer un llamamiento a las personas, gobiernos y empresas para poder actuar.


Por último, tenemos que destacar, que ambos términos, tanto ecología como ecologismo, nos aportan muy buenas cosas en nuestra vida. Por un lado, gracias a la ecología podemos entender mejor nuestro planeta y saber cómo actuar ante él para poder seguir disfrutándolo como lo hacemos hoy día. Y por otro lado, los ecologistas y el ecologismo hacen que muchas actuaciones del ser humano, fruto de los beneficios económicos y que dañan tanto al medioambiente, no se lleven a cabo gracias a estos movimientos sociales. Porque en este mundo no sirve de nada tener dinero sino tenemos un planeta saludable y en el que podamos vivir bien.







Puedes leer y comentar el artículo completo en: Aspectos Del Medioambiente.

La influencia de las distintas tipologías de río en la catalogación de los resultados de los índices bióticos. El ejemplo del BMWP

Tradicionalmente, la calidad del agua se ha establecido mediante análisis fisicoquímicos, que son más precisos en valor absoluto, pero proporcionan información parcial y puntual, respecto a su localización y momento exacto de la toma. En comparación, la principal ventaja del control biológico es que proporciona una visión integrada y extendida en el tiempo sobre la calidad del agua, es decir, refleja las condiciones existentes tiempo atrás del muestreo. Por ello, lo más conveniente es combinar los análisis fisicoquímicos con la utilización de índices bióticos. De hecho, la Directiva Marco del Agua propone como medida de la calidad de los ecosistemas acuáticos establecer el estado ecológico del sistema estudiado mediante el empleo de indicadores biológicos, hidromorfológicos y fisicoquímicos.

Los invertebrados bentónicos (y especialmente los macroinvertebrados) son uno de los grupos biológicos más ampliamente usados como indicadores de calidad del agua. Esto se debe a que integran muchas de las cualidades que se esperan de un indicador: simple, medible, accesible, relevante y temprano.

Imagen: Estudios y Conservación

El índice BMWP (Hellawell, 1978; Armitage et al., 1983) es uno de los índices bióticos más conocidos y utilizados para los estudios de macroinvertebrados. Se basa en la asignación a las familias de macroinvertebrados acuáticos de valores de tolerancia a la contaminación comprendidos entre 1 (familias muy tolerantes) y 10 (familias intolerantes). La suma de los valores obtenidos para cada familia detectada en un punto de muestreo determinado, dará el grado de contaminación del punto estudiado. Valores más altos del índice indican, generalmente, calidades de aguas mejores.

Sin embargo, este índice fue propuesto para los ríos de Gran Bretaña, es decir, las puntuaciones y familias seleccionadas lo fueron en base a las características de sus ríos. Esto implica que utilizar este mismo índice para ríos con características diferentes, puede producir desviaciones de los resultados, derivadas de las diferentes condiciones existentes en los ríos en los que se aplique. Como consecuencia de esto, el BMWP se ha ido adaptando a diferentes latitudes del globo. Alba-Tercedor y Sánchez-Ortega (1988) crearon la adaptación para la Península Ibérica que se denota en la actualidad como IBMWP. Otros casos en diferentes países son los del BMWP-A, adaptación del BMWP para la región de Antioquia (Colombia) por Roldán (1999); el BMWP-CR, adaptación del BMWP para Costa Rica por el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (2005); o el ABI, adaptación del índice a la zona de los Andes (Ríos et al, 2009). Cada una de estas adaptaciones, modifica los valores asignados a las familias (su carácter indicador), así como las familias utilizadas en función de que sean características o típicas de dicho ámbito territorial (posibilidad de presencia).

A continuación, se recoge una tabla en la que se comparan las puntuaciones de estas adaptaciones mencionadas.

Formato: pdf - Tamaño: 66,15 kB

Por otro lado, según lo indicado por Hellawell (1978) y Armitage et al., (1983), tras la suma de los valores correspondientes a cada una de las familias presentes en la zona de estudio, se obtendría la calidad del agua, que se podría encuadrar en una de las 5 categorías siguientes:

Nivel de calidad

BMWP

Aguas de calidad excelente

>120

Aguas de calidad buena, no contaminadas o no alteradas de manera sensible

101 – 120

Aguas de calidad regular, eutrofia, contaminación Moderada

61 – 100

Aguas de calidad mala, contaminadas

36 – 60

Aguas de calidad mala, muy contaminadas

16 – 35

Aguas de calidad muy mala, extremadamente contaminadas

<15

Sin embargo, se ha demostrado que esto solamente se puede aplicar a ríos que presentan las mismas características o similares a los ríos de los autores, pues no todos los tipos de río pueden alcanzar los mismos valores potenciales máximos: por ejemplo, los ríos salinos por sus especiales condiciones presentan valores potenciales máximos más bajos y que se pueden corresponder con calidades que pueden catalogarse como excelentes para ellos. Como consecuencia de esta dicotomía, la Directiva Marco del Agua (DMA) introduce la idea de los ecotipos y las condiciones de referencia para cada uno de ellos:

“Anexo II.1.1.ii: Para cada categoría de agua superficial, las masas pertinentes de aguas superficiales de la demarcación hidrográfica se clasificarán por tipos. Estos tipos son los que se definen utilizando el sistema A o el sistema B descritos en la sección 1.2.

Anexo II.1.3.i. Para cada tipo de masa de agua superficial caracterizado […] se establecerán condiciones hidromorfológicas y fisicoquímicas específicas del tipo […] para ese tipo de masa de agua superficial en un muy buen estado ecológico […] Se establecerán condiciones biológicas de referencia específicas del tipo […]para ese tipo de masa de agua superficial en un muy buen estado.”

Esto se puede ver claramente en el RD 817/2015, de 11 de septiembre, por el que se establecen los criterios de seguimiento y evaluación del estado de las aguas superficiales y las normas de calidad ambiental, en el que se recogen los límites de las clases de calidad, es decir, muy bueno, bueno, moderado, deficiente y malo, para los diferentes ecotipos que se han identificado en España. Para cada uno de estos ecotipos, los valores de límite de clase para el índice IBMWP (y otros indicadores) son diferentes. Esto se puede ver en la siguiente tabla que presenta un ejemplo de valores de límite de clase para tres ecotipos diferentes de ríos en España, donde la condición de referencia del tipo 1 (Ríos de llanuras silíceas del Tajo y Guadiana) es de 124, del tipo 2 (Ríos de la depresión del Guadalquivir) es de 90, mientras que del tipo 21(Ríos cántabro-atlánticos silíceos) es de 234.

Ante estos potenciales valores del índice IBMWP, si se considerase sólo la tabulación del índice original, las aguas de los ríos de la tipología 2 que tuvieran un valor de 90 (valor de la condición de referencia) se entenderían como aguas de calidad “regular”, lo que sin duda sería un error.

Pedro Pablo Loné y Nuria Valdés colaboran con el ISM como docentes del curso Gestión y Monitorización de la Calidad de las Aguas donde se profundiza en el análisis de indicadores biológicos para la evaluación de la calidad de aguas.

Grupo

Valor IBMWP

Valor BMWPA

Valor BMWP-CR

Valor  ABI

Arácnidos

Acariformes

4

7

4

4

Blatodeos

Blaberidae

8

Coleópteros

Chrysomelidae

4

9

4

Curculionidae

5

4

4

Dryopidae

3

5

5

5

Dytiscidae

5

6

4

3

Elmidae

3

6

5

5

Gyrinidae

4

7

4

3

Haliplidae

5

4

Helodidae (Scirtidae)

3

5

Helophoridae

5

Hydraenidae

3

5

5

Hydrochidae

3

Hydrophilidae

3

3

3

3

Hygrobiidae

3

Lampyridae

4

5

Lutrochidae

6

7

Noteridae

3

4

Psephenidae

3

10

7

5

Ptilodactylidae

10

7

5

Scyrtidae

7

4

Staphylinidae

6

4

3

Limnichidae

5

Crustáceos

Amphipoda

6

8

7

6

Asellidae

3

3

Astacidae

8

Atyidae

6

Corophiidae

6

Ostracoda

3

3

Palaemonidae

6

Talitridae

7

Dípteros

Anthomyidae

4

Athericidae

10

10

10

Blephariceridae

10

10

10

10

Ceratopogonidae

4

4

4

4

Chironomidae

2

2

2

2

Culicidae

2

2

2

2

Dixidae

4

4

4

Dolichopodidae

4

4

4

Empididae

4

4

4

4

Ephydridae

2

2

2

Limoniidae

4

4

Muscidae

2

4

Psychodidae

4

4

3

3

Ptychopteridae

4

Rhagionidae

4

Scatophagidae

4

Sciomyzidae

4

4

Simuliidae

5

8

4

5

Stratiomyidae

4

4

4

4

Syrphidae

1

1

1

Tabanidae

4

4

4

4

Thaumaleidae

2

Tipulidae

5

4

4

5

Efemerópteros

Baetidae

4

8

5

4

Caenidae

4

7

4

Ephemerellidae

7

Ephemeridae

10

Euthypliciidae

6

Heptageniidae

10

10

Isonychidae

6

Leptohyphidae

7

5

7

Leptophebiidae

10

10

8

10

Oligoneuriidae

5

10

5

10

Polymitarcidae

5

5

Potamanthidae

10

Prosopistomatidae

7

Siphlonuridae

10

Heterópteros

Aphelocheiridae

10

Belostomatidae

4

4

Corixidae

3

7

4

5

Gelastocoridae

5

Gerridae

3

5

Hydrometridae

3

Mesoveliidae

3

Naucoridae

3

4

4

5

Nepidae

3

4

Notonectidae

3

7

4

5

Pleidae

3

8

4

Veliidae

3

4

5

Hidurineos

Erpobdeliidae

3

3

3

Glossiphoniidae

3

3

3

Hirudidae

3

3

3

Piscicolidae

4

3

Neurópteros

Corydalidae

8

6

Sialidae

4

Lepidópteros

Pyralidae

4

4

5

4

Moluscos

Ancylidae

6

6

Bithinelliade

3

Bithyniidae

3

3

Ferrissidae

6

Hydrobiidae

3

3

3

Lymnaeidae

3

3

3

3

Neritidae

6

Orden Veneroida

3

3

3

Pachychilidae

Physidae

3

3

3

Planorbidae

3

3

3

3

Thiaridae

6

Unionidae

6

Valvatidae

3

3

Viviparidae

6

Odonatos

Aeshnidae

8

8

6

Calopterygidae

8

4

8

Coenagrionidae

6

7

4

6

Cordulegasteridae

8

8

Corduliidae

8

8

Gomphidae

8

10

7

8

Lestidae

8

7

Libellulidae

8

6

6

6

Megapodagrionidae

7

Perilestidae

8

Platycnemididae

6

Platyscitidae

7

Polythoridae

10

10

Protoneuridae

7

Pseudostigmatidae

Subor. Anisoptera

Subord. Zygoptera

Oligoquetos

Oligoquetos

1

1

1

1

Plecópteros

Capniidae

10

Chloroperlidae

10

Gripopterygidae

10

Leuctridae

10

Nemouridae

7

Perlidae

10

10

10

10

Perlolidae

10

Taeniopterygidae

10

Tricópteros

Anomalopsychidae

10

10

Beraeidae

10

Brachycentridae

10

Calamoceratidae

10

8

10

Ecnomidae

7

10

Glossosomatidae

8

7

8

7

Goeridae

10

Helicopsychidae

10

10

5

10

Hydrobiosidae

8

10

8

Hydropsychidae

5

5

5

5

Hydroptilidae

6

8

6

6

Lepidostomatidae

10

10

Leptoceridae

10

8

8

8

Limnephilidae

7

8

7

Molannidae

10

Odontoceridae

10

10

10

Philopotamidae

8

7

8

Phryganeidae

10

Polycentropodidae

7

9

6

8

Psychomyiidae

8

Rhyacophilidae

7

Sericostomatidae

10

Uenoidae

10

Xiphocentronidae

8

6

8

Turbelarios

Dendrocoelidae

5

5

5

Dugesiidae

5

5

5

Planariidae

5

5

5

5



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Comunidad ISM » Blogs.

agregador de ambientólogos con blog

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies