Aprovechando el potencial de los SIG para los Estudios de Impacto Ambiental y de Paisaje

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Ruben Alvarez. Texto original

Hoy día, es innegable que cualquier especialista del sector ambiental que desarrolle su actividad profesional en el ámbito de la evaluación de impacto ambiental, deberá recopilar, analizar e interpretar una enorme cantidad de información (relacionada con la fauna, vegetación, agua, suelo, zonas habitadas e infraestructuras, atmósfera, etc).

En efecto, en la actualidad, las fuentes oficiales de información proporcionan, de manera gratuita, una ingente cantidad de datos que, nosotros como profesionales del medio ambiente, deberemos saber seleccionar, focalizar y sintetizar para analizar los efectos que una determinada actuación tendrá sobre un ámbito concreto y, de esta forma, poder proponer y adoptar las medidas oportunas para proteger el medio ambiente y disminuir los impactos sobre el mismo.

No nos engañemos, tenemos la suerte de vivir en la era de la información pero, en ocasiones, es más difícil extraer lo verdaderamente importante y útil dentro de una gran maraña de datos, que interpretar estos datos de una manera adecuada una vez depurados.

Pues bien, y aunque si estás leyendo este post seguramente conozcas la respuesta, una de las formas de focalizar e interpretar toda esta información (es decir, lo que comúnmente se conoce como “separar el grano de la paja”) es mediante el uso de los Sistemas de Información Geográfica (GIS).

Pixabay

Los GIS son capaces de simular, analizar, y sobretodo integrar, datos asociados a elementos territoriales como los ríos, intervalos de temperatura, vegetación, fauna, infraestructuras, distribución de espacios naturales, ciudades, etc. Es precisamente esa integración de factores, uno de los aspectos clave de estos sistemas, muy empleados, por ejemplo, en los estudios multicriterio de alternativas en los que, mediante el análisis conjunto de varios factores (tanto ambientales como técnicos) se puede extraer la alternativa óptima de un determinado proyecto.

Tal es la relevancia actual de estos sistemas, que  no solo permiten el tratamiento y procesado de los datos espaciales que entran en juego en algunas de las fases de una EIA, sino que pueden incluso concebirse como la metodología de trabajo de referencia.

Los GIS cobran aún más relevancia, si cabe, en los estudios de paisaje. El paisaje es una componente del medio con un carácter muy subjetivo, por lo que el uso de herramientas que permiten examinar, de una manera objetiva aspectos subjetivos, resulta de capital importancia.

De esta manera, los Sistemas de Información Geográfica orientados al paisaje permiten analizar y valorar aspectos como la calidad y fragilidad paisajística, la capacidad de acogida del territorio frente a una actuación, la visibilidad de un proyecto, etc; pudiendo caracterizar un determinado territorio, determinar su vulnerabilidad frente a una determinada actuación y proponer las medidas oportunas para disminuir su impacto paisajístico.

Por todo ello, en colaboración con el ISM, hemos desarrollado el curso online “Aplicación práctica de los SIG a la Evaluación de Impacto Ambiental y Estudios de Paisaje” del que soy tutor; y donde tratamos de explicar, de una manera dinámica y práctica, el uso de los GIS asociadas a la Evaluación de Impacto Ambiental y Estudios de Paisaje, así como los análisis multicriterio más comúnmente empleados.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

La hora de las energías renovables

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por Roberto_R_R. Texto original

Fotovoltaica y eólica

Las energías renovables están al alza en España. Foto: Pixabay

En los últimos años las energías renovables han crecido mucho en todo el mundo, bajando además periódicamente los precios de instalación de las mismas. Esto va en la línea de lo firmado en el Acuerdo de París, aunque es necesario aumentar más la velocidad del cambio de modelo energético.

En España, sin embargo, la regulación existente ha obstaculizado en los últimos años su implantación y especialmente el desarrollo de las instalaciones de autoconsumo. Esta situación ha provocado que a día de hoy la potencia fotovoltaica instalada en España sea, por ejemplo, ocho veces inferior a la existente en Alemania.

Afortunadamente, este contexto ha cambiado sustancialmente en el último año y toca recuperar el tiempo perdido.

En octubre de 2018 el Pleno del Congreso de los Diputados convalidó un decreto ley que incluía entre otras medidas urgentes la derogación del denominado impuesto al sol, y la reciente aprobación del Real Decreto 244/2019, posibilita el desarrollo de instalaciones de autoconsumo.

Esta nueva normativa ha pasado de poner trabas a los nuevos proyectos de autoconsumo, a facilitar y fomentar su instalación.

Autoconsumo fotovoltaico en google

Búsquedas en Google en España de "Autoconsumo fotovoltaico". Fuente: Google Trends

En la figura se puede observar el incremento de búsquedas en Google que se ha producido en España en los últimos meses. El pico de octubre de 2015 fue tras la aprobación definitiva del “impuesto al Sol”.

Por otra parte, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima de España, impulsado por Teresa Ribera, es el mejor diseñado por los 28 países miembros de la UE, y el único que aprueba, según el informe de la organización European Climate Foundation.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) contempla una serie de medidas que prevé alcanzar los siguientes resultados en 2030:

  • 21% de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990. (Algo más del 37% respecto a las de hoy en día)
  • 42% de renovables sobre el uso final de la energía. (10 puntos por encima del objetivo comunitario)
  • 39,6% de mejora de la eficiencia energética.
  • 74% de energía renovable en la generación eléctrica. (En 2018 fue del 40,1%)

En este sentido, la próxima década se espera lograr un gran avance en la presencia de energías renovables sobre el uso final de energía debido a la gran inversión prevista en renovables, y a la notable reducción en el consumo final de energía como resultado de los programas y medidas de ahorro y eficiencia en todos los sectores de la economía.

Todas estas medidas de impulso al despliegue de las energías renovables, la generación distribuida y la eficiencia energética generarán importantes oportunidades de inversión y empleo para las regiones y comarcas de nuestro país que presentan en la actualidad mayores índices de desempleo y menores niveles de desarrollo económico.

De hecho, cada semana se pueden leer noticias en este sentido, como por ejemplo el anuncio de la semana pasada de Iberdrola, que pretende construir en Cáceres la mayor planta fotovoltaica de Europa, invirtiendo 300 millones de € en una planta de 590 megavatios de potencia.

Red Eléctrica de España (REE) es el operador del sistema encargado de gestionar y conceder las autorizaciones de permisos para instalaciones de energías renovables (solar y eólica). Con datos de febrero, la empresa había concedido permiso de acceso para 44.700 MW (27.400 MW de solar fotovoltaica) y tenía 62.600 MW (53.600 MW de fotovoltaica) en tramitación. A esa misma fecha ya había instalados 28.200 MW (4.700 de fotovoltaica). Las cifras son espectaculares, pues duplican el objetivo planteado para 2030.

A todo esto se une las recientes declaraciones de Pedro Sánchez, señalando la transición ecológica como el primero de los ejes de su próximo gobierno, e incluso rumores de la creación de una vicepresidencia de sostenibilidad que reforzara más todavía al Ministerio para la Transición Ecológica. En definitiva, muchas noticias que apuntan en la misma dirección.

En este contexto favorable a las renovables desde el Instituto Superior del Medio Ambiente y la Universidad Antonio de Nebrija, organizadores del Máster en Gestión Ambiental en la Empresa, programa líder en formación ambiental en España, ponemos en marcha el Máster presencial en Energías Renovables y Eficiencia Energética.

Es un programa formativo en el que llevamos trabajando muchos años, pero que no contaba con el contexto laboral idóneo en España para lanzarlo, con muchos años de recesión en el sector renovable. Sin embargo, en las próximas décadas la eficiencia energética y las energías renovables van a ser, por fin, las protagonistas. Nos jugamos el futuro del planeta en ello.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

¿Cómo liberamos al contenedor amarillo de su secuestro?

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

¿Cómo liberamos al contenedor amarillo de su secuestro?

En su libro Stop Basura Alex Pascual desarrolla una idea que me llamó mucho la atención. Pone nombre a un sentir común en muchas personas que trabajan en el ámbito de la gestión de residuos: El secuestro del contenedor amarillo.

Esta metáfora sirve para ilustrar el sistema de caja negra en que el sistema integrado de gestión de residuos de envases ligeros ha convertido el contenedor amarillo. Ni siquiera podemos tener datos de reciclaje fiables.

El sistema de recogida selectiva basado en contenedores de colores responde a los intereses de Ecoembalajes España, S.A., el sistema integrado de gestión de residuos de envases ligeros. Su objetivo no es tanto “el reciclaje”, como dar cumplimiento a la responsabilidad ampliada del productor, una obligación de quienes ponen en el mercado productos que con su uso se convierten en residuos. Cosa que ocurre con los envases de usar y tirar que depositamos en los contenedores de colores. Pero también con otros muchos materiales.

¿Cómo liberamos el contenedor amarillo? ¿Qué podemos hacer para ponerlo al servicio del interés general? ¿Cómo mejoramos su funcionamiento para conseguir más y mejores materias primas a partir de nuestros residuos? Mirando qué es lo que hay dentro con una perspectiva de análisis de ciclo de vida: economía circular de principio a fin, no sólo como solución de final de tubería.

En el sistema integrado de gestión de residuos de envases participan todos los agentes necesarios para mejorar el sistema. Pero la perspectiva actual es una solución de final de tubería: dar salida a los residuos de envases. La información disponible es, precisamente, un conjunto de números gordos sobre reciclaje, pero no tenemos datos sobre toda la cadena de valor de los diferentes materiales que se gestionan y procesan en estos contendores verde, amarillo y azul.

El problema es que esos datos son cautivos del sistema integrado de gestión, no hay forma de contrastarlos o auditarlos de manera independiente o con un criterio distinto de los propios intereses de Ecoembes. Lo paradójico es que son muchos los agentes que participan en ese sistema de gestión y se encuentran atrapados tanto en la opacidad como en la estrategia de gestión de Ecoembalajes España, S.A.

Así, por ejemplo, los fabricantes de latas de bebidas intentan trasladar a la sociedad el mantra de que 9 de cada 10 latas se reciclan, pero el sistema de recogida en el contenedor amarillo no permite certificar ese dato, ya que pierde la trazabilidad sobre el origen de los materiales recuperados en las instalaciones de clasificación de envases. No hay información suficiente como para asegurar que de cada 10 latas puestas en el mercado nacional 9 han sido efectivamente convertidas en materia prima.

Algo similar, pero mucho más dramático, le ocurre al sector del plástico. Sí, es un material maravilloso, pero ante los evidentes impactos en la salud de las personas y los ecosistemas de todo el planeta, se cierra en banda a una estrategia de comunicación heredada del sistema integrado de gestión de residuos de envases. El resultado es que ante los complacientes datos de Ecoembes tenemos informes en los que se evidencia que estamos reciclando poco más del 25% de los envases de plástico y que una parte indeterminada de los mismos acaba en Malasia.

La solución pasa, como casi siempre en cuestiones ambientales, en dar cumplimiento a los compromisos adquiridos con la Unión Europea y superar la recogida selectiva que hipoteca el modelo de gestión de residuos en España.

El primer paso para liberar el contenedor amarillo es sencillo, no requiere de modificaciones legales ni de grandes cambios en la infraestructura de recogida y tratamiento. Consiste en pasar de un modelo centrado en los envases de usar y tirar a, aplicando la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, sobre los residuos, considerar las cadenas de valor de los distintos residuos por tipos de materiales.

Con este enfoque podrían establecerse sistemas integrados de gestión para los diferentes materiales. Ya existe uno, el del vidrio, que funciona significativamente mejor y tiene capacidad de ofrecer información más valiosa sobre sus procesos que el encargado de un concepto tan etéreo como los “envases ligeros”.

La primera ventaja de contar con sistemas integrados de gestión por tipos de materiales sería que contaríamos con distintos agentes independientes entre sí mirando en el contenedor amarillo. Algo que, sin lugar a dudas, arrojaría luz sobre la caja negra en la que hemos convertido actualmente el sistema de recogida de envases.

De esta forma todos los agentes de la cadena de valor de un material, desde la extracción hasta su reciclado en nuevas materias primas, controlarían el proceso de entrega, clasificación y tratamiento de los residuos que generan sus productos. Y podrían trabajar por optimizar los procesos que permitiesen una verdadera economía circular para su material.

En segundo lugar tenemos el problema de la trazabilidad. En los datos centrados en envases hacemos muchas estimaciones, caracterizaciones y aproximaciones que no nos dejan ver el bosque. Si bien es cierto que envasadores y distribuidores de productos envasados tienen obligaciones que implican cifras estadísticas, lo verdaderamente importante es contabilizar cuantas toneladas de material están en los flujos de la economía circular: qué cantidad de materias primas extraemos, en qué productos de consumo se convierten, cuanto tiempo tardan en convertirse en residuos, cuantos se recuperan, cómo llegan a los procesos de tratamiento, qué cantidad consigue reciclarse en nuevas materias primas, a qué productos se destinan esas materias… Toda esta información desaparece en un contenedor amarillo que recibe envases y nos devuelve materiales mezclados.

En tercer lugar estaríamos favoreciendo una recogida de residuos más acorde con la realidad de los ciclos de reciclaje y la percepción que los consumidores tienen de su basura. El contenedor amarillo se podría dedicar a “materiales”, no a “envases ligeros”. Es decir, dejaríamos a la gente hacer lo que le sale de manera natural: tirar al amarillo los plásticos y los metales. Al fin y al cabo los procesos industriales que separan lo que se deposita en este contenedor se centran en las características de los materiales. Y los recicladores necesitan materiales de calidad para convertirlos en materias primas, vengan de envases bien gestionados o de otros productos que se convirtieron en residuos.

Otro beneficio destacable a medio y largo plazo es que evitaríamos, como ocurre en el contenedor amarillo, que los envases más difíciles de recuperar y reciclar parasitasen el sistema. Actualmente tenemos que separar del contenedor amarillo todos los materiales que se recogen mezclados en él. Algunos, como las latas de bebidas, cuentan con procesos relativamente sencillos, tales como imanes. Pero la eficacia de esos procesos se ve condicionada por la presencia en el contenedor amarillo de envases adheridos a Ecoembes que ni pueden ser recuperados ni van a ser reciclados.

envases de plástico recuperados mediante sddr y listos para el reciclaje

Si cada flujo de materiales contase con estadísticas propias podría evaluarse cómo afecta la mezcla en el contenedor amarillo. No sólo eso, se generarían incentivos para presionar realmente a los distintos sectores a un diseño de producto orientado a una recogida, una clasificación y un tratamiento más ecológicos: ecodiseño con enfoque ecológico y no meramente económico.

Porque el objetivo de la responsabilidad ampliada del productor es, precisamente, reducir los impactos ambientales, económicos y sociales, en este caso, de los envases. Con el modelo de caja negra del contenedor amarillo muchos agentes no tienen incentivos para reducir la huella ambiental y social, pero sí estrategias para reducir el coste en su modelo de negocio a base de utilizar envases de usar y tirar que no siempre son reciclables.

Como ejemplo tenemos el caso del “agua en caja”, donde se opta por un envase que genera menos costes en el transporte a pesar de que es difícil de recuperar y que en España no se puede reciclar al 100%.

Utilizar estrategias de publicidad engañosa para tratar de vender las bondades del brik es algo que sólo cabe en un esquema de contenedor amarillo secuestrado, en el que las estadísticas de números gordos permiten colar este envase complejo por delante de envases monomateriales más fáciles de recuperar y con mejores posibilidades de reciclaje.

Entiendo que son muchos los interesados en liberar el contenedor amarillo de su secuestro:

  • En el grupo de materias primas necesitan poner en valor sus materiales y garantizar que, efectivamente, se avanza a una economía circular que aproveche los residuos en vez de crear largas cadenas de exportación en las que se pierde la trazabilidad y el control sobre las condiciones, tanto de extracción de materias primas como de recuperación de materiales.
  • Para los recicladores es clave que los residuos lleguen en condiciones adecuadas para convertirse en materia prima, no sólo como resultado de un tratamiento para cumplir estadísticamente con la obligación de procesar toda la basura antes de eliminarla en vertedero.
  • Envasadores, comercio y distribución están viendo que su imagen queda por los suelos en cada campaña de sensibilización sobre la basuraleza. El esfuerzo de las marcas tirado por tierra con cada residuo que se fotografía y recoge abandonado en la naturaleza.
lata de Coca Cola abandonada

En vez de hacer la guerra por su cuenta, confiando en que el contenedor amarillo arregle el desastre, los sistemas integrados basados en tipos de materiales podrían aportar un enfoque integrado de la cuna a la cuna, diseñando productos que no sólo optimicen los costes de distribución o que sean atractivos al consumidor, también que puedan ser recuperados en los sistemas de recogida en condiciones interesantes para su reciclaje.

Siguiendo con el ejemplo del agua en caja, tenemos un envase complejo, formado por capas de plásticos, aluminio y cartón que quiere competir contra envases de vidrio y envases de plástico. En un enfoque de distribución la estrategia es muy buena, pero de cara a la recuperación de materiales es pésima: el coste de recuperar el plástico de los bricks favorece la pérdida de este material cuando se utiliza en este tipo de envase. Por otro lado, la demanda y las opciones de recuperación del plástico de las botellas hacen que el PET sea uno de los polímeros más recuperados de nuestra basura.

La estrategia óptima desde el punto del residuo sería emplear vidrio reutilizable, pero no parece ser la más conveniente para las grandes corporaciones de la distribución. El brick puede comerle terreno a las botellas de plástico, entre otros motivos, porque acaban en el mismo sistema integrado de gestión, que camufla los impactos ambientales, económicos y sociales de las distintas opciones disponibles. Pero el vidrio, con su línea independiente de gestión, sigue siendo una alternativa tanto al plástico como al brick.

Quizá con una estrategia de sistemas integrados de gestión diferenciados por materiales podríamos ver algo de competencia, centrada en la capacidad de cerrar ciclos en la economía circular, que permitiese tomar decisiones óptimas en todo el ciclo de vida de los diferentes productos de consumo. Y colaboración cuando un envase complejo fuese la mejor alternativa para el conjunto de los materiales y agentes implicados en esta elección.

Por ir cerrando esta entrada quiero dejar constancia que la propuesta no va de cambiar los contenedores por maquinitas, ni de liquidar Ecoembalajes España, S.A. Va de llamar la atención a los agentes para que abran a la sociedad el contenedor amarillo: que nos permitan mirar dentro y lo pongan al servicio del interés general.

Pero para ello tienen que ser un poco egoístas y organizarse de manera coherente con esa responsabilidad corporativa, esa economía circular y esos objetivos de desarrollo sostenible que tanto les gusta abanderar. La sostenibilidad de cada uno no se puede dejar en manos de terceros.

Se trata de crear estrategias que favorezcan el conocimiento de los flujos de materiales, con independencia de si son envases o no, para mejorar su gestión cuando se convierten en residuos y establecer, a lo largo de todo su ciclo de vida, los procesos adecuados para que puedan ser recuperados y reintegrados en forma de materias primas.

Es, en definitiva, un llamamiento a contribuir a solucionar los problemas que afrontamos como especie en vez de seguir ocultándolos debajo de una alfombra que ya no disimula lo que llevamos metiendo debajo durante décadas.

Igual es tan sencillo como invertir en más contenedores y menos propaganda. Pero sin datos adecuados no podemos diseñar soluciones ajustadas.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

FOTOTRAMPEO: UNA FAMILIA DE ZORROS

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel Moratilla. Texto original

Hace un par de semanas nos fuimos todos de excursión a recoger la cámara de fototrampeo que llevaba puesta desde marzo. Como ya ha demostrado anteriormente, ha debido estar muy cerca del hogar de una familia de zorros (Vulpes vulpes) porque ha sacado decenas de fotos de su trasiego. Han sido detectados varios individuos distintos, algunos juveniles, adultos transportando presas en la boca, etc. Ahí va una selección de algunas fotos:

Incluso a la hora de comer humana, los zorros están activos
También cuando empieza la noche están activos, y siempre detectan las cámaras
A lo lejos del paso, asoma un joven individuo
Aquí un adulto hace sus necesidades sin avergonzarse de salir en la foto
Éste adulto lleva algo de alimento en sus fauces
Aquí quiso hacerse una foto de perfil
Aquí llevan una buena cena, parece un conejo adulto
Éste individuo tiene un pincel blanco en la cola
Éste una broca blanca
Y éste no tiene nada de blanco en la cola
Aquí otro cachorrito sale de paseo
Otra buena cena a domicilio
Otra cola sin blanco, pero más fina que la anterior
Hoy de cena: ave

Además del vaivén de zorros, como siempre ha habido otros protagonistas que también utilizan la zona, tanto para alimentarse como de paso.



Hasta bien entrado marzo e incluso primeros de abril los zorzales comunes (Turdus philomelos)
son las aves más comunes del matorral
El animalillo de abajo a la derecha no me queda claro cuál es pero podría 
ser una rata que ha perdido la cola. Tal vez algún zorro tenga algo que ver
En el centro a la izquierda, un carbonero común (Parus major)
Por delante de la cámara, un conejo (Oryctolagus cunniculus) con sus orejas infestadas de garrapatas. Si se debilita, pronto los zorros evitarán que propague enfermedades
Con tanto zorro, sólo una gineta (Genetta genetta) se atrevió por la zona, 
pero pasó tan cerca de la cámara que no enseñó casi nada de su cuerpo
Un bonito herrerillo (Cyanistes cyanus) busca insectos entre las ramas
Los mirlos (Turdus merula) buscan lombrices por el suelo, y éste lleva el pico cargado
Aquí un volantón de mirlo, bien vigilado por su padre desde el fondo
Una perdiz (Alectoris rufa) se aventura por el paso de los zorros
Los petirrojos (Erithacus rubecula) son también muy abundantes en los zarzales
Más que los zorros las ratas (Rattus sp.) eran las más abundantes
Igual que las ratas, los ratones (Apodemus sylvaticus) son abundantes también
Un tejón (Meles meles) también se dejó ver fugazmente por el feudo de los zorros

Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...

AVANZANDO A TODA MECHA… PERO NO EN CUESTIONES AMBIENTALES (DMMA 2019)

Publicado en: Trabajar en Gestión Ambiental por Verónica García Correa. Texto original

A puntito estamos, una vez más de celebrar, el día de TODOS y de TODO. Porque ese es sin duda el Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de Junio. Una festividad que engloba a todos los seres humanos, a todas las especies animales y vegetales, a ríos, lagos, mares y océanos, a montañas, valles, […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en Trabajar en Gestión Ambiental

Boicot al plástico

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

Seguro que a estas alturas ya has oido hablar de esta campaña, pero si no es el caso te voy a resumir en qué consiste y cómo  puedes participar dependiendo de tu situación.

¿En qué consiste Boicot al plástico?

Tal y como cuenta el título, te puedes hacer una idea de por dónde van los tiros, pero concretemos: esta campaña, de Zero Waste España, se centra en evitar cualquier tipo de plástico que envuelva productos. Y lo hace, precisamente, en la semana en la que nos encontramos, es decir, del 3 al 9 de junio. Por lo tanto, al ser tan pocos días, incluso las personas a las que les cuesta más evitar el plástico pueden participar.


Puedes colaborar en el #BoicotAlPlástico sea cual sea tu situación.
Click To Tweet


Si te parece imposible no comprar alimentos en plástico

Si eres de los que crees que comprar alimentos sin plástico es imposible, te diré que imposible no, pero sí que puede ser complicado. Una de las razones es que las grandes superficies, donde suele comprar mucha gente, no tienen alternativas sin plástico. Puede que algo tan simple como vender la fruta o legumbres a granel cambiase las cosas. Sería solo un pequeño paso en todo el mar de plástico que hay en los supermercados, pero sería una forma de acercar un tipo de consumo sostenible a muchos consumidores.

Si estás en esta situación, esta es tu oportunidad para lanzarte al reto. Prueba a ver cómo puedes cambiar tu forma de consumir. Algunas buenas ideas pueden ser:

  • Buscar tiendas a granel cerca de tu casa.
  • Hacerte con bolsas que puedas reutilizar, deja las bolsas de plástico en el supermercado.
  • También puede ser una buena idea buscar bolsas para comprar a granel distintos productos. (También puede que necesites algún bote).
  • Analiza qué productos has dejado de comprar. ¿Puedes prescindir de ellos? ¿Puedes hacerlos en casa? ¿Son sanos? Puede que incluso sea mejor vivir sin ellos.

Y si ya no compro en plástico

Si ya no compras en plástico, lo primero, enhorabuena. Pero también puedes participar, a través de las redes sociales usa la etiqueta #BoicotAlPlástico para compartir tus consejos sobre cómo comprar productos de alimentación sin plástico. De esta manera estarás usando tu experiencia para ayudar a otras personas.

Imagen: Zero Waste España

Qué se puede lograr

Una semana puede dar para mucho. Este tipo de retos o boicots puede hacer que muchas personas reflexionen sobre su consumo.

Por otra parte, puede ser un buen momento para mostrar a los supermercados que los consumidores están cambiando, que sus valores a la hora de elegir productos son diferentes y que el factor de la sostenibilidad es importante a la hora de tomar la decisión sobre qué producto elegir.

¿Te animas a participar? Seguro que de alguna manera puedes ayudar a ir eliminando de manera progresiva los plásticos de un solo uso.

 

La entrada Boicot al plástico aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies