2017 Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo

Este 2017 las Naciones Unidas lo han declarado como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, lo que buscan es sensibilizar a los responsables de tomar decisiones y al público en general de la contribución del turismo sostenible al desarrollo.

La resolución, aprobada el 4 de diciembre del 2016, reconoce «la importancia del turismo internacional y, en particular, de la designación de un año internacional del turismo sostenible para el desarrollo, para promover una mejor comprensión entre los pueblos en todas partes, conducir a que se tome una mayor conciencia de la riqueza del patrimonio de las diversas civilizaciones y llevar a una mejor apreciación de los valores inherentes de las diversas culturas, contribuyendo así al fortalecimiento de la paz en el mundo».

Según el Secretario General de la Organización Mundial del Turismo OMT, Taleb Rifai, “esta proclamación es una oportunidad única para ampliar la contribución del sector turístico a los tres pilares de la sostenibilidad (económico, social y del medio ambiente), así como para aumentar la concienciación sobre las verdaderas dimensiones de un sector que se suele infravalorar”.

También esta decisión de declara este año como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo se suma al reconocimiento por parte de los líderes mundiales en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Rio+20) de que “el turismo bien concebido y bien gestionado” puede contribuir a las tres dimensiones del desarrollo sostenible, crear empleo y generar oportunidades comerciales.

Las líneas de acción de este Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo se van ha centrar en cinco ámbitos claves:

  • Crecimiento económico inclusivo y sostenible.
  • Inclusión social, empleo y reducción de la pobreza.
  • Uso eficiente de los recursos, protección ambiental y cambio climático.
  • Valores culturales, diversidad y patrimonio.
  • Comprensión mutua, paz y seguridad.

 Fuente: OMT



Puedes leer y comentar el artículo completo en: Eco Medio Ambiente.

Economía circular de los envases de plástico

economía circular de los envases de plástico

Es el concepto de moda. Cada poco tiempo reinventamos la rueda y sacamos del cajón algún término o expresión que nos permita ilusionarnos con un futuro más sostenible. Ahora toca la economía circular. ¿Qué es? La enésima reformulación de la necesidad de adaptar el modelo de desarrollo humano a la realidad del planeta de recursos limitados en el que vivimos. Una forma gráfica de describir que toca cerrar los ciclos de materiales de nuestra economía, reduciendo la demanda de nuevas materias primas y aprovechando los recursos contenidos en los residuos.

La idea parece haber calado: tanto las instituciones como las corporaciones han acogido favorablemente la expresión y la incorporan en sus planes y discursos. ¡Viva la economía circular! La pregunta es ¿cómo son los círculos de esa economía? ¿permiten avanzar en sostenibilidad o únicamente son la excusa para animarnos a seguir consumiendo compulsivamente pero si cargo de conciencia? O aplicamos con sentido crítico este concepto de la economía circular o será otra oportunidad perdida. El ejemplo lo tenemos en los envases de plástico ¿echamos un vistazo a su círculo?

Una autoridad en materia de economía circular -básicamente por popularizar la idea y trabajar en ella con estudios y publicaciones disponibles en su página web- la Fundación Ellen McArthur, nos ha regalado un interesante análisis del círculo relativo a los envases de plástico. El estudio, incorporado por The World Economic Forum en su análisis de la economía del plástico, se resume en la esquemática imagen que ilustra estas palabras:

  • El 72% de los envases de plástico no se recuperan. Aproximadamente el 32% “se pierde” y acaba abandonado en el medio natural, incluyendo el visible problema de los plásticos en los océanos.
  • Un 14% se elimina en incineración, una parte indeterminada de esta cantidad con recuperación de energía.
  • Otro 14% se recoge para su reciclaje.
  • De este 14%, un 4% se pierde durante los propios procesos de reciclaje (no puede ser aprovechado y acaba eliminado o sale ardiendo), un 8% se recicla en aplicaciones de menor valor a la original y sólo un 2% se recicla en plásticos similares a los originales.

A pesar de que las marcas de refrescos nos ofrecen, gracias al milagro de la economía circular, que cada botella de plástico podría reciclarse en una nueva botella de plástico, la realidad es bien distinta: sólo un 2% de los envases de plástico se reciclan en nuevos envases de plástico.

de botella a botella

El problema es que cada vez producimos más envases de plástico. Y la economía circular no es capaz de proveernos de esos envases. Bueno, sí, del 2% de ellos. Si, como también estima la fundación creada por Ellen MacArthur, el consumo de plástico pasa de 311 millones de toneladas en 2014 a 1.124 en 2050, la necesidad de recursos crecerá, pese a la economía circular, en una proporción nada despreciable.

Alberto, no te pongas melodramático, ese 2%… es una estimación global ¿Cómo es la economía circular de los envases de plástico en España?

Es una buena pregunta. España es un país incluido en la Unión Europea, que está adaptando políticas relacionadas con la economía circular y cuenta con normativa en materia de gestión de residuos de envases. El problema es que no tenemos datos para hacer un diagnóstico adecuado sobre qué está pasando con los residuos de envases.

El análisis de datos parciales, como las estadísticas de gestión de residuos en Asturias, nos da resultados que no distan mucho del  esquema presentado a escala global: en el Principado de Asturias la recogida selectiva basada en el contenedor amarillo sólo recupera algo menos del 13% de los residuos de envases. La mala noticia para el plástico es que, si tomásemos por cierto que en España 9 de cada 10 latas de bebidas se reciclan, la cantidad de envases de plástico recuperados en ese 13% podría ser bastante baja.

Economía circular y residuos en España.

La Fundación COTEC, cuya misión es promover la innovación como motor de desarrollo económico y social -para lo que cuenta con cerca de 70 patronos, entre empresas privadas y administraciones de los ámbitos regional y local y S.M. el Rey Felipe VI como Presidente de Honor- ha publicado (quizá retomando el hueco que dejó el cierre del Observatorio de la Sostenibilidad) su informe “Situación y evolución de la economía circular en España”. Un ilusionante documento sobre las oportunidades y desafíos que presenta este cambio de paradigma económico. Si bien se trata de una iniciativa interesante y necesaria, la forma en la que se presenta despierta el miedo a que estemos alimentando la próxima burbuja.

En concreto, la información sobre gestión de residuos de envases recopilada en el informe resulta muy frustrante: tablas con datos confusos y erróneos (por ejemplo, reflejan la valorización con recuperación de energía 327.611 toneladas de envases metálicos), sin una reflexión sobre el envase reutilizable o modelos de recogida con sistemas de depósito, devolución y retorno…

Si bien es cierto que hemos hecho mucho, asumir sin análisis crítico que “El sistema ha evolucionado significativamente durante los últimos 20 años. En términos de reciclado se ha pasado de una tasa inicial de reciclado de envases del 4.5% a la actual que ronda el 75%” da qué pensar. Un vistazo al patronato de la fundación COTEC -constatada la falta de rigor y la miopía en el análisis- lleva ese pensamiento hacia la manipulación y la censura.

Esperaba encontrar información local sobre qué está pasando en la economía circular de los envases de plástico y me encuentro una caja negra que me impide encontrar información concreta sobre cuantas botellas de plástico se reciclan en nuevas botellas de plástico en España ¿realmente la economía circular está dando respuesta al problema que suponen los envases de usar y tirar? El informe no se plantea ni permite responder a esta pregunta.

Y, ¿con este diagnóstico podemos avanzar en la economía circular de los envases de plástico en España? No creo que consigamos un modelo de desarrollo sostenible si en vez de poner luz y taquígrafos sobre la situación real nos dedicamos a taparla con una visión que favorece un modelo de consumo insostenible.

¿Qué podemos hacer?

Con los datos disponibles, al menos en lo que se refiere a envases de plástico, el reciclaje no está respondiendo adecuadamente a los principios de la economía circular. Esto no es nuevo tal y como ilustra que, en materia de residuos, la Unión Europea ha puesto el foco en otro sitio: una jerarquía de gestión basada en la prevención. Menos residuo menos impacto. No hay envase más ecológico que el que no se fabrica.

Generado el residuo, si el modelo actual de reciclaje no consigue el resultado deseado en lo que se refiere a cerrar ciclos de materiales habrá que hacer otra cosa. Y la legislación estatal contempla una forma de recoger los residuos de envases diferente a la que aplicamos mayoritariamente en España. En particular dice:

En el caso específico de los envases y residuos de envases para la implantación de un sistema de depósito, devolución y retorno, así como para la determinación de su contenido y alcance, se valorará además con carácter previo el grado de cumplimiento de los objetivos mínimos de reutilización y reciclado establecidos por las directivas europeas para envases en general, y el cumplimiento de otras normas de la Unión Europea, así como las expectativas viables de superarlos, y se tendrán en cuenta con especial consideración las circunstancias y posibilidades reales de las pequeñas y medianas empresas.”

A la vista de los resultados conseguidos en el reciclaje de envases con el modelo basado en el contenedor amarillo, creo que es hora de poner en marcha valoraciones independientes del grado de cumplimiento de los objetivos mínimos de reutilización y reciclado establecidos por las directivas europeas.

El análisis no puede responder a los intereses de aquellas organizaciones cuyo modelo de negocio depende de los envases de usar y tirar. Está claro que tienen capacidad para influir en la opinión pública y condicionar la agenda: a pesar de que presentan como una posibilidad real que cada envase de plástico pase a ser un nuevo envase de plástico, sólo lo conseguimos con 2 de cada 100 envases puestos en el mercado.

Si realmente nos tomamos en serio la economía circular en materia de residuos de envases no vale sólo hablar de ecodiseño, biomímesis, internet de las cosas y reciclaje 4.0. Vendría bien pasar del “bigdata” al fair data, de modo que tuviésemos estadísticas transparentes sobre lo que pasa con nuestros residuos de envases.Quizá sea el momento de considerar tanto opciones que nos lleven a reducir la cantidad de envases que necesita nuestro modelo de consumo, como la posibilidad de considerar que el mejor envase para los productos de la economía circular podría ser el vidrio reutilizable, que cerraría ciclos más cortos y con menor impacto que los del envase de plástico de usar y tirar.

De momento no tenemos datos para el diagnóstico y no estamos analizando alternativas como los sistemas de retorno o los envases reutilizables. Al menos en el informe más ambicioso publicado hasta la fecha sobre la situación y evolución de la economía circular en España, que obvia descaradamente la evidencia de que la economía circular en el caso de los envases de plástico, tal y como se plantea actualmente, sólo resuelve un 2% del problema.

Así pues, la cuestión es si estamos utilizando la economía circular como excusa para generar más envases de usar y tirar o como marco de análisis para un nuevo paradigma económico con menor impacto en términos de extración de recursos y generación de residuos. ¿Tenemos que asumir como bueno el modelo del contenedor amarillo o vamos a analizar otros que realmente consigan una economía circular para una parte importante de los envases?



Puedes leer y comentar el artículo completo en: productor de sostenibilidad.

LUCHA DE RAPACES Y MUSARAÑA

Bueno, pues después de varias semanas de mal tiempo y quehaceres varios, hemos podido ir a Santorcaz. Además, la mañana del domingo madrugué y me fui al campo a disfrutar del fin del invierno.
Amaneció nublado y frío, pero pronto vi a uno de los heraldos de la primavera, que cada año espero ansioso porque no quiero perdérmelos. Se trataba de una pareja de aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus) que jugaban juntos. Al final la hembra se cansó y descansó un rato en un ribazo.

Desde muy lejos, este aguilucho lagunero hembra me observaba,
mostrando su color chocolate, y los hombros y cara color crema
El sol, aún bajo, no conseguía atravesar las nubes así que el frío no me abandonaba.

Cerros y nubes no dejaban que la mañana se caldease
De nuevo, otros pájaros ya barruntaban la primavera y un carbonero (Parus major) cantaba en lo alto de un quejigo mostrando sus espléndidos colores.

Carbonero común cantando
Al final las nubes se disiparon un poco y la luz del sol empezó a iluminarlo todo.

Parece la luna, pero el sol buscó y encontró un hueco entre las nubes
Parece que la actividad de las rapaces arrancó de repente y todo empezó a suceder muy rápido: paso de milanos reales (Milvus milvus), aguiluchos laguneros atacando a un ratonero (Buteo buteo), un cernícalo de caza (Falco tinnunculus) y una pareja de ratoneros acosando a un águila real juvenil (Aquila chrysaetos). En fin que estuve bastante entretenido.

Uno de los milanos reales del fin de semana
Un ratonero (izquierda) es acosado por la hembra de aguilucho lagunero
Ambas rapaces se muestran las garras
Detalle del lagunero...
... y detalle del ratonero
Cernícalo cerniéndose, con la cola totalmente desplegada.
Se trata de un macho, ya que tiene la cabeza y la cola gris
En otro lance con un fondo de tierra.
Estuvo un buen rato cerniéndose aquí y allá,
y hasta pude grabar un vídeo, aunque de escasa calidad

Muy lejos, pero se ve cómo dos ratoneros (izquierda) interceptan a un águila real, mucho mayor
A pesar de la lejanía, se puede ver la silueta típica de un águila real,
que probablemente nació el año pasado porque tenía el arranque de la cola completamente blanco

A media mañana volví a casa y salí a dar un paseo con mis chicas. Fue divertido ver cómo la pequeña perseguía a su sombra y no conseguía atraparla, pues ya se sabe, sólo Lucky Luke, es más rápido que su sombra. Siguieron pasando milanos reales, aunque ninguno descubrió a esta pequeña musaraña (Crocidura russula).

Diminuta, no sé qué le pasaría a esta pobre musaraña. Parece un roedor, pero es un insectívoro, y se diferencia fácilmente de ratones y topillos por su hocico alargado




Puedes leer y comentar el artículo completo en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras....

agregador de ambientólogos con blog

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies