SAFARI EN AMBOSELI

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel Moratilla. Texto original

Hace casi ocho años, después de un día inolvidable, iniciamos un viaje que tampoco olvidaremos. Después de un largo viaje con pérdida de maleta incluida, llegamos al amanecer a Nairobi y tras un pequeño tentempié nos dirigimos a uno de esos lugares de África que todo buen aficionado a la naturaleza conococe, el Parque Nacional de Amboseli, en Kenya, a la sombra del Kilimanjaro. Los jardines del Amboseli Sopa Lodge ya resultaron ser fantásticos para ver todo tipo de fauna, incluso antes de nuestro primer safari por África.


Un barbudo rojiamarillo (Trachyphonus erythrocephalus) empieza la serie de fotos, 
justo el ave de la portada de la guía que usé en el safari: (Birds of East Arica, Helm Field Guides)
Un suimanga (Cinnyris mariquensis) sorbiendo néctar de la flor
Un serín piquigordo (Crithagra buchanani)
Por todas las cabañas abundaban los monos verdes (Cercopithecus aethiops pygerythrus
que igual se echaban la siesta en una barandilla como se paseaban por los senderos entre cabañas
Una lavandera africana pía (Motacilla aguimp)
En los estanques del lodge simpre estaba este marabú (Leptoptilos crumeniferus)
Una tórtola senegalesa (Streptopelia senegalensis) dejando que las hormigas la desparasiten. 
Su canto es omnipresente en África
Las  mangostas rayadas (Mungos mungo) se movían a sus anchas por los jardines
Después de comer iniciamos el safari en sí, y en seguida disfrutamos de los enormes elefantes, jirafas, avestruces, etc. En fin empezamos fuerte. Como esta no va a ser la única entrada africana voy a intentar no repetirme demasiado en aquellas especies más frecuentes. 

En Amboseli son famosos los enormes machos de elefante (Loxodonta africana),
su estampa con sus largos colmillos y las nieves del Kilimanjaro al fondo son un icono de África
Un gran búfalo (Syncerus caffer) sale de la marisma
Un par de bonitas grullas coronadas (Balearica regulorum)
Un "pequeño" hipopótamo (Hippopotamus amphibius) 
Una avefría coronada (Vanellus coronatus)
Otra ave esteparia, un sisón senegalés (Eupodotis senegalensis)
De nuevo los elefantes y el Kilimanjaro en foto y en vídeo

Desde el Centro de Documentación y Recursos para la Educación Ambiental de Cantabria (CEDREAC) nos proponen participar en la iniciativa “Educación Ambiental en tiempos de cuarentena” como un punto de encuentro para los profesionales de la EA, para reflexionar sobre el papel y la importancia de los educadores ambientales en una situación como la actual, de lunes a viernes en directo desde las 18:00 h.

Es un buen momento para implicar a los más pequeños en todas las temáticas ambientales, ya que existen multitud de recursos para hacerlo de una manera interactiva. Las orquídeas silvestres tienen unos complejos mecanismos de polinización y adaptaciones muy complejas, pero es muy fácil aprender con estás láminas recortables. Además de encontrar mucha información, se pueden fabricar de una manera realista las especies más comunes que podemos encontrar en estas fechas en el campo.

Recortables de orquídeas silvestres. Fuente: Flora de Almansa.

Una buena manera de aprovechar este tiempo extra es ayudando a la biodiversidad urbana. Podemos elaborar bebederos y comederos, hoteles de insectos, pasos de fauna, cajas nido para aves y murciélagos… todo ello aprovechando materiales reutilizados e implicando también a los más pequeños. Es lo que nos propone el naturalista Víctor J. Hernández desde su web “Naturaleza desde casa”.

biodiversidad urbana

Podemos favorecer enormemente la biodiversidad desde nuestros hogares. Fuente: Víctor J Hernández.

También, durante este tiempo, podemos seguir nuestra formación, con una amplia oferta de cursos online sobre medio ambiente. La educación ambiental es herramienta esencial y lo seguirá siendo en el futuro. Cursos online como el Especialista en Educación Ambiental, Interpretación y Voluntariado en la Naturaleza en el Instituto Superior de Medio Ambiente (ISM) te dará las claves necesarias para mejorar tus conocimientos en este campo.

Como puedes ver no hay excusa para no seguir aprendiendo y disfrutando desde casa con el amplio abanico y las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías.

Y recuerda, ¡Quédate en casa!

Sergio Martín Serrano, ambientólogo especializado en educación ambiental es docente en el Instituto Superior del Medio Ambiente.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

YO SIGO EN CASA

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel Moratilla. Texto original

Seguimos como todos, echando de menos la calle, aunque de vez en cuando nos da por mirar por la ventana. Como la semana pasada, algunos pájaros se acercan a las ventanas, a ver por dónde andan todos los humanos que antes ocupábamos la ciudad. Esta vez he podido fotografiar a uno de los más coloridos y a otros tres que sólo visten de blanco y negro.

Un bonito herrerillo (Cyanistes cyanus) se mueve por un plátano de sombra
Aquí parece que mira al fotógrafo...
... y aquí parece que mira a ver si en otras ventanas hay alguien más arriba
Este mirlo (Turdus merula) ahora anda cantando casi a cualquier hora
Este año las urracas (Pica pica) han tenido que anidar más lejos,
hubo que cortar el álamo enfermo donde lo hacían años anteriores
Esta lavandera blanca (Motacilla alba) tenia mal aspecto, con sólo una pluma en la cola y alicaída,
pero la verdad es que volaba perfectamente. Un gato tendrá la culpa

Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...

LA FORMA MÁS FÁCIL DE EMPEZAR CON TU SISTEMA DE GESTIÓN

Publicado en: Trabajar en Gestión Ambiental por Verónica García Correa. Texto original

Suele pasar que a veces, a pesar de los amplios conocimientos que podamos tener de una tarea, de un trabajo que debamos realizar, cuando queremos empezar a ejecutarlo, nos quedamos bloqueados porque, aun sabiendo todo el camino a recorrer, no sabemos por dónde empezar. Esto también pasa cuando nos toca empezar con la gestión ambiental […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en Trabajar en Gestión Ambiental

La naturaleza en las ciudades: tratamiento para el bienestar de las personas

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

Hay un conjunto de evidencias que muestran que la naturaleza, a través de los paisajes naturales, tiene un profundo efecto en la salud y el bienestar de las personas. Es así que conectarse con la naturaleza puede restablecer la atención cognitiva, mejorar la presión arterial y la autoestima, apoyar los comportamientos proambientales, disminuir los síntomas del trastorno por déficit de atención y mejorar la resiliencia comunitaria.

El contacto con la naturaleza es una herramienta efectiva de “promoción de la salud” humana. Es decir, es útil en la prevención de afecciones de salud mental. Los estudios han demostrado que la exposición a entornos naturales mejora nuestra capacidad de recuperación del estrés, enfermedades y lesiones, y proporciona una amplia gama de beneficios sociales, psicológicos y fisiológicos. En nuestras ciudades, se ha descubierto que una conexión con la naturaleza es una parte vital, aunque a menudo inconsciente, del ser humano.

A mediados del siglo XIX se formó un consenso no solo sobre el poder curativo de la naturaleza, sino también sobre el tipo de paisaje que mejor conseguía tal cometido. Se consideraba que los paisajes de diseño naturalista tenían mayores efectos benéficos que los geométricos, ya que de esa manera ofrecían un respiro al rígido trazado urbanístico confinante, típico de ciudades como Nueva York.

En ese contexto nace el concepto de los paisajes terapéuticos (o jardines terapéuticos) son entornos diseñados paisajísticamente de calidad que generan efectos positivos en la salud de las personas. El término “terapéutico” se basa en su raíz, terapia que significa el tratamiento enfermedades ya sean físicas o psicológicas. Los fundamentos de la curación mediante el diseño se relaciona estrechamente con el tema del estrés, como el alivio del estrés ayuda a reforzar el sistema inmunológico y estimula la tendencia natural de curación del cuerpo.

No olvidando que el poder curativo de los paisajes terapéuticos ha sido reconocido por siglos en Japón. Los jardines son tradicionalmente lugares de armonía, belleza y paz. Simplemente mirando a un jardín japonés está clínicamente probado que puede mejorar el estado de ánimo y la salud cardiovascular.

Por lo tanto, un paisaje terapéutico tiene que proporcionar una experiencia multi-sensorial con flores de colores, diferentes tonos y texturas de verdes, vistas incomparables, sonidos del agua relajante, elementos que atraen a pájaros y mariposas, fragancias y hierbas ornamentales que se mueven con la brisa más leve del aire.

Además, los paisajes naturales o los paisajes terapéuticos no solo tienen una influencia particularmente positiva en la salud y el bienestar de los personas; sino también por los atributos y vivencia que evocan en las personas. Por cuanto, no solo es relevante el atractivo visual, sino también los significados y actividades asociadas quedan forma a una “identidad y carácter del paisaje producto de las experiencias e interacciones personales y colectivas con importantes implicaciones emocionales y en la calidad de vida percibida del entorno en donde el conocimiento tradicional y las costumbres crean un sentimiento de pertenencia.

Junto con las consideraciones de identidad y carácter del paisaje podemos aproximarnos a resaltar las complejas relaciones ecológicas de los paisajes con las personas. Los servicios ecosistémicos proporcionados por la naturaleza contribuyen al mantenimiento del bienestar humano tanto directamente, al proporcionar alimentos nutritivos y agua limpia; al regular las enfermedades y el clima; al apoyar la polinización de los cultivos y la formación de suelo e indirectamente recreativos, culturales y espirituales.

El auge del turismo en todo el mundo no es un hecho caprichoso sino, en parte, tiene sus raíces con fines terapéuticos. El turismo en áreas naturales (interior y costa) atrae mundialmente a millones de turistas que buscan paisajes agradables, de alto valor escénico, bien organizados, contacto con la vida silvestre y experiencias distintas para reconectar con naturaleza.

De igual forma, la mayoría de las actividades recreativas pueden considerarse formas de “terapia” frente a los hábitos hiperactivos actuales; si consideramos las razones por las cuales se crean los espacios verdes urbanos, eventualmente debemos reconocer que más allá de la simple necesidad de belleza escénica, las características de estos espacios brindan un tratamiento psicológico para soportar el estrés de vivir en las ciudades.

En 1982, el Ministerio japonés de Agricultura, Silvicultura y Pesca acuñó el término “shinrin yoku”, literalmente “absorber la atmósfera del bosque”, para describir la práctica de caminar por el bosque para la salud. Un ejercicio suave y regular, a lo menos 15 minutos diarios, tiene beneficios en la salud reales y duraderos. Por ejemplo, mejora la creatividad, potencian las funciones inmunes debilitadas para prevenir enfermedades, ralentiza el pulso, baja la presión arterial, y aumenta la variabilidad de la frecuencia cardíaca en respuesta al estrés de maneras saludables.

paisaje

En resumen, el gran reto es comprender que los paisajes terapéuticos y las áreas naturales involucran complejos conexiones entre elementos físicos, mentales, emocionales, espirituales, sociales y de salud con las personas.

Considerar estas cuestiones y hacer uso de esta información resultan útiles para acotar las distancias entre las personas y la naturaleza que las ciudades han anulado.

Cualquier estrategia de planificación del paisaje a escala urbana debe proveer a los ciudadanos la accesibilidad a una red interconectada de espacios naturales y verdes de calidad que briden oportunidades de conectarse con la naturaleza por medio de una variedad de actividades como caminar, andar en bicicleta, correr, patinar, socializar, etc. con el fin de mantenerse activos física y espiritualmente y permanecer socialmente conectados y así disminuir el riesgo de aburrimiento, soledad y aislamiento.

Gonzalo de la Fuente Val es docente en el curso Paisaje e Intervención Ambiental del Instituto Superior del Medio Ambiente, en el que se facilitan herramientas que ayudan a poner en valor los espacios naturales y urbanos así como normativas e instrumentos legales de gestión, ordenación y protección del paisaje que permitan dar respuesta a la cada vez mayor demanda del mercado de profesionales con formación integral en este campo.

Pero, sobre todo, ofrece un marco de referencia teórico y práctico que ayude a leer el paisaje, interpretando sus cualidades sensibles, reflexionando que opciones son las más idóneas e investigando novedades y aportando vuestras propias soluciones meditadas, razonadas y publicadas…

Referencia: Red de Paisajes Terapéuticos (https://healinglandscapes.org/)

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies