También respiramos microplásticos

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

imagen distópica de chico con una máscara de gas para filtar el aire que resipa

El impacto del plástico nos había dejado noticias como que se podían encontrar fragmentos de este material en las heces de las personas o que hay químicos plastificantes en las muestras de sangre y la orina humanas en las que se analiza este tipo de sustancias.

Ahora un estudio llama la atención sobre la presencia de microplásticos en muestras de nieve en distintos lugares de Europa y el Ártico, indicativa de una contaminación significativa del aire por este material.

En las muestras han encontrado gran variedad de polímeros, hasta 12 tipos diferentes en una sola muestra. Si bien los resultados serían matizables en función del límite de detección de la técnica utilizada para analizar las muestras, entre los materiales más frecuentes estarían los fragmentos de distintos tipos de goma, que podrían proceder -entre otros usos- del desgaste de neumáticos.

Polímeros plásticos presentes en la nieve analizada

A la dificultad de explicar cómo llega esta variedad de micropartículas de plástico a lugares no habitados, se plantean dos propuestas: el arrastre desde masas de agua en procesos de evaporación y el transporte a larga distancia por los sistemas de vientos globales, que tienen capacidad -por ejemplo- de arrastrar polvo del Sáhara a 3.500 kilómetros de distancia, similar a la que separa los lugares del ártico estudiados de distintas ciudades europeas.

El estudio plantea la necesidad urgente de investigar en los efectos sobre la salud humana y los efectos sobre los animales que pueden tener los microplásticos transportados por el aire ya que, según sus conclusiones, las altas concentraciones de microplásticos en la nieve indica una significativa presencia de estos contaminantes en la atmósfera.

Que los humanos comamos, respiremos, bebamos, caguemos y meemos plástico es algo digno de ser estudiado, tanto por los efectos que pueda tener para nuestra salud, como por indicar que algo podemos mejorar en nuestro modelo actual de producción y consumo.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

EL FUEGO VALYRIO DEL RESIDUO – Parte II

Publicado en: La Calidad Ambiental por Fernando Follos Pliego. Texto original

Hace un tiempo que cuatro locos como yo estamos haciendo seguimiento de los incendios ocasionados en las plantas de residuos, denunciándolo a través de las redes. Un problema cada vez más grave, del que además existe un oscurantismo y un silencio a todos los niveles que es más que preocupante. [1.] [2.] [3.] Estudiar estos casos es encontrarte con una absoluta falta de respuesta,

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Calidad Ambiental

Es el turno de la transformación sostenible

Publicado en: envirall – Consultoría Ambiental Estratégica por Paula Baldó de Andrés. Texto original

Llevas mucho tiempo oyendo hablar de la transformación digital y cómo ésta es fundamental para las empresas ya no del futuro, sino del presente más inmediato. Sus ventajas son ampliamente comentadas y discutidas en todo tipo de foros empresariales, puesto que se necesita esta transformación para ser más competitivo y dar más valor en tu […]

Puedes leer y comentar el artículo completo en envirall – Consultoría Ambiental Estratégica

Los blogs más leídos en lo que va de 2019

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por comunidad ism. Texto original

Como cada año, hacemos un ranking veraniego de los post publicados en 2019 que han tenido más visitas hasta el momento. Temas y autores muy variados.

  1. ¿Qué variables tendré en cuenta en la gestión ambiental de mi empresa? Raquel Gómez escribe sobre las principales variables ambientales que determinan una correcta gestión ambiental.
  2. Novedades en la Vigilancia y Seguimiento Ambiental según la Ley 9/2018 Santiago Molina Cruzate nos contaba los cambios que suponía la ley 9/2018 que modificaba la ley de Evaluación Ambiental en el procedimiento de vigilancia y seguimiento ambiental.
  3. La orgánica en selectiva: motor de la economía circular de los residuos En este post Jonatan Viñas Gregorio habla sobre la incorporación de la fracción orgánica a nuestra recogida selectiva y los objetivos que marca la UE.
  4. Plásticos para la Economía Circular, José Luis Canga Cabañes nos ponía un ejemplo e ecoinnovación de una empresa que ha elaborado un tipo de plástico acorde con los principios de Economía Circular.
  5. Emma y As Pontes, restauración ambiental en zonas mineras Estos dos emplazamientos son ejemplos de grandes restauraciones o rehabilitaciones de instalaciones mineras que ahora tienen una nueva vida.  Beatriz Fernández nos contaba su historia
  6. ¿Puedo presentarme al examen de Consejero de Seguridad ADR en otra comunidad autónoma? A la hora de presentarnos al examen de Consejero de Seguridad ADR pueden surgir dudas como ésta, ¿es equiparable a nivel estatal? Alberto Vizcaíno López lo aclaraba.
  7. ¿Qué puedo hacer con mi ropa usada? los residuos textiles a día de hoy son una realidad y debemos aprender a gestionarlos adecuadamente, María Álvarez Ruiz nos explicaba sus canales de gestión.
  8. La gran problemática de los vertederos de RCD ilegales. Tal y como nos contaba Ana Laforga Cocho, la gestión correcta de los “escombros” o residuos de construcción y demolición (RCD) es una de las principales asignaturas pendientes para la mayoría de los municipios españoles
  9. Experiencias Turísticas Transformadoras de Gonzalo de la Fuente de Val. Hoy en día mucho se habla de crear “experiencias turísticas” que enganchen con los turistas, pero ¿qué son realmente y cómo se estructuran los productos de experiencias?
  10. Ser Ambientólogo en Latinoamérica, Ángel Collado Granero, alumno del Máster en Gestión Ambiental en la Empresa, nos contaba sus experiencias previas trabajando como consultor ambiental en Ecuador.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Entonces ¿dónde se tiran las neveras y las lavadoras?

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Estos días hemos aprendido que las neveras no se tiran al monte. Si lo haces, presumes de ello y te pillan la broma te puede salir cara. Más todavía si trabajas en una empresa de gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que lleva 10 años haciendo las cosas mal.

Frigoríficos, lavadoras, lavavajillas, televisores, ordenadores… son aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) que, con su uso, acaban convirtiéndose en residuos (RAEE). Todos ellos sospechosos de obsolescencia programada y, en ocasiones, obsolescencia percibida. Todos ellos con sustancias peligrosas que hay que gestionar adecuadamente y materiales que se pueden recuperar y reciclar para convertirlos en materias primas.

¿Qué tengo que hacer con un electrodoméstico viejo cuando deja de resultarme útil? La legislación establece varias posibilidades. En el caso de que lo estemos sustituyendo por uno nuevo debemos entregar el aparato viejo a quien nos vende el nuevo, tanto en el comercio tradicional -con establecimientos físicos- como en la venta a distancia.

Adicionalmente, «los distribuidores con una zona destinada a la venta de AEE con un mínimo de 400 m², deberán prever la recogida en sus puntos de venta de carácter minorista, o en su proximidad inmediata, de RAEE muy pequeños, de modo gratuito para los usuarios finales, y sin obligación de compra de un AEE de tipo equivalente«. Es decir, en teoría, los establecimientos con una superficie de venta de electrodomésticos de más de 400 metros cuadrados deberían recoger, sin necesidad de que realicemos compra, los aparatos que no tienen ninguna dimensión exterior superior a los veinticinco centímetros.

Si no estás cambiando un aparato por otro nuevo, o tus chatarras electrónicas superan por algún lado los 25 cm, estás en situación de llevar los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos a uno de los puntos de recogida municipal de los previstos en el Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

¿A quién entregamos los electrodomésticos usados?

La normativa establece que los usuarios, cuando sea posible, destinarán los aparatos usados a un segundo uso mediante su entrega a

  • entidades sociales sin ánimo de lucro que puedan dar un segundo uso a los aparatos,
  • los establecimientos dedicados al mercado de segunda mano,
  • a través de otras vías de entrega para su reutilización y alargamiento de la vida útil de los productos.

Si el aparato resulta inutilizable, por falta de componentes esenciales o por daños estructurales difícilmente reparables, entre otras causas, los usuarios de AEE deben entregarlos como RAEE.

¿Hasta dónde eres responsable de tus RAEE?

Según la legislación vigente, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos -como cualquier otro residuo- tienen siempre un responsable del cumplimiento de las obligaciones que derivan de su producción y gestión.

En este caso, el usuario del aparato usado puede destinarlo a su reutilización o desecharlo como residuo, adquiriendo la consideración de productor del RAEE. Su responsabilidad concluye con la entrega del RAEE en las instalaciones o puntos de recogida de las Entidades Locales, de los distribuidores, de los gestores de residuos o con su entrega en las redes de recogida de los productores de AEE. La normativa contempla que el usuario puede exigir acreditación documental de la entrega.

Por su parte, los costes de la recogida separada, el transporte y el tratamiento respetuoso con el medio ambiente de los RAEE es responsabilidad de quienes los ponen en el mercado.

El reciclaje de los residuos ocurre en distintos tipos de instalaciones, a las que tienen que llegar los electrodomésticos en condiciones adecuadas para que se les retiren componentes peligrosos, se separen piezas reutilizables o se recuperen materiales que puedan volver a convertirse en materias primas. Entregarlos correctamente es sólo un primer paso.

En cualquier caso, los RAEE no pueden ser abandonados en la vía pública o entregados a operadores o gestores no registrados. La legislación contempla sanciones para este tipo de conductas que dificultan la correcta gestión de los residuos.

Pero ¿qué son los aparatos eléctricos y electrónicos?

Las cuestiones anteriores se aplican a aparatos eléctricos y electrónicos (AEE), cuya definición es: todos los aparatos que para funcionar debidamente necesitan corriente eléctrica o campos electromagnéticos, y los aparatos necesarios para generar, transmitir y medir tales corrientes y campos, que están destinados a utilizarse con una tensión nominal no superior a 1.000 voltios en corriente alterna y 1.500 voltios en corriente continua. A modo de ejemplo, se dividen en las siguientes categorías:

  • Aparatos de intercambio de temperatura: frigoríficos, congeladores, aparatos que suministran automáticamente productos fríos, aparatos de aire acondicionado, equipos de deshumidificación, bombas de calor, radiadores de aceite y otros aparatos de intercambio de temperatura que utilicen otros fluidos que no sean el agua.
  • Monitores, pantallas, y aparatos con pantallas de superficie superior a los 100 cm2: pantallas, televisores, marcos digitales para fotos con tecnología LCD, monitores, ordenadores portátiles, incluidos los de tipo «notebook».
  • Lámparas: lámparas fluorescentes rectas, lámparas fluorescentes compactas, lámparas fluorescentes, lámparas de descarga de alta intensidad, incluidas las lámparas de sodio de presión y las lámparas de haluros metálicos, lámparas de sodio de baja presión y lámparas LED.
  • Grandes aparatos (con una dimensión exterior superior a 50 cm): lavadoras, secadoras, lavavajillas, cocinas, cocinas y hornos eléctricos, hornillos eléctricos, placas de calor eléctricas, luminarias; aparatos de reproducción de sonido o imagen, equipos de música (excepto los órganos de tubo instalados en iglesias), máquinas de hacer punto y tejer, grandes ordenadores, grandes impresoras, copiadoras, grandes máquinas tragaperras, productos sanitarios de grandes dimensiones, grandes instrumentos de vigilancia y control, grandes aparatos que suministran productos y dinero automáticamente.
  • Pequeños aparatos (sin ninguna dimensión exterior superior a 50 cm): aspiradoras, limpiamoquetas, máquinas de coser, luminarias, hornos microondas, aparatos de ventilación, planchas, tostadoras, cuchillos eléctricos, hervidores eléctricos, relojes, maquinillas de afeitar eléctricas, básculas, aparatos para el cuidado del pelo y el cuerpo, calculadoras, aparatos de radio, videocámaras, aparatos de grabación de vídeo, cadenas de alta fidelidad, instrumentos musicales, aparatos de reproducción de sonido o imagen, juguetes eléctricos y electrónicos, artículos deportivos, ordenadores para practicar ciclismo, submarinismo, carreras, remo, etc., detectores de humo, reguladores de calefacción, termostatos, pequeñas herramientas eléctricas y electrónicas, pequeños productos sanitarios, pequeños instrumentos de vigilancia y control, pequeños aparatos que suministran productos automáticamente, pequeños aparatos con paneles fotovoltaicos integrados.
  • Aparatos de informática y de telecomunicaciones pequeños (sin ninguna dimensión exterior superior a los 50 cm): teléfonos móviles, GPS, calculadoras de bolsillo, ordenadores personales, impresoras, teléfonos.
  • Paneles fotovoltaicos grandes

Espero que esta entrada te aclare algo sobre el destino que deberías dar a los residuos electrónicos que generas en tu día a día. El reto es que la aplicación de la normativa incentive la fabricación de quipos más duraderos y reparables, así como que se reutilicen aparatos y componentes.

Para hacerlo posible es necesaria la participación de todos los agentes involucrados, desde los consumidores responsables y conscientes del marco legal aplicable a la producción y gestión de residuos, a fabricantes y distribuidores que, en este caso, juegan un papel clave para la recogida y adecuado tratamiento de los residuos.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

ALGUNAS AVES DE LOS OSCOS, ASTURIAS

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel Moratilla. Texto original

La semana anterior a la pasada estuvimos en el Norte como casi todos los veranos, esta vez en la zona de los Oscos, Asturias cerca de Galicia. Como siempre, los pequeños pueblos, los bosques, los prados y las playas sin edificaciones que las acorralen son una delicia. A veces es duro hacer un turismo medianamente activo con un bebé y una niña pequeña, pero creo que lo hemos disfrutado mucho y como siempre, he podido sacar algo para contar. Nos hemos alojado una pequeña casa en un pequeño núcleo rural: Santa Eufemia, donde sus dueños nos ha cuidado muy bien: http://www.hoteloscos.es/apartamentos-rurales-oscos.html

Empiezo esta vez por el final, y es que la última tarde de la semana que pasamos no nos movimos mucho y toda la familia se echó la siesta, menos yo. Me acerqué a una antigua mina de hierro cuando el viento empezó a soplar y cubrir el cielo de nubes. En esa ladera tapizada por brezos me encontré con el espectáculo de varias rapaces utilizando el viento para cernirse y detectar con cuidado sus presas.

La primera que vi, fue una lejana águila culebrera (Circaetus gallicus)
Con un fondo oscuro se aprecian algo sus colores claros inferiores
Después se acercó otra águila...
... que me sobrevoló...
... y se puso a cernirse justo a mi lado...
... mostrándome todos los ángulos y su manera de mantener inmóvil la cabeza.

En los siguientes vídeos puede observarse cómo manejan el viento estas grandes aves:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies