El tabaco perjudica seriamente el medioambiente

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

Si fumas deberías dejarlo ya. Primero porque es malo para tu salud, pero es que además fumar perjudica seriamente el medioambiente. Probablemente en tu entorno ya te habrán comentado todos los beneficios que tendrías si dejases de fumar: mejoraría tu salud, ganarías calidad de vida y también sería un gran ahorro para tu bolsillo. Si esta lista de aspectos positivos te parece corta, ahora puedes añadir también que dejar de fumar supondría dejar de dañar el medioambiente.

El tabaco mata, desde la semilla a la colilla

El tabaco contamina y daña el medioambiente mucho antes de convertirse en residuo. Muchas de las plantaciones se asientan sobre terrenos que antes eran bosques. Pero más allá de eso, la industria del tabaco necesita muchos más árboles.

Uno de los procesos que más madera consume es lo que se llama curar las hojas de tabaco. Este proceso consiste en secar las hoja, normalmente mediante la quema de madera. Además de la madera que se quema, se necesitan árboles para hacer los postes y las cabañas. Se estima que para hacer 300 cigarrillos se necesita talar un árbol adulto.

Después de la fabricación, el transporte y el consumo, el daño del tabaco continúa su curso. Las colillas son tiradas sin ningún miramiento en cualquier sitio y, debido a la variedad de contaminantes que tienen, siguen provocando daños en el medio.

Si va a parar al agua, una colilla puede contaminar hasta 50 litros de agua potable, que es más o menos la cantidad de agua necesaria para ducharse una persona. En el suelo, los lixiviados provocarán también que se expandan sus contaminantes.

Las colillas están en cualquier sitio

Desde las playas, donde es habitual encontrarlas, las calles, o en los depuradoras de agua. Las colillas son fáciles de encontrar en cualquier sitio. La mayoría de las colillas son tiradas al suelo, y aunque lleguen a ser depositadas en el contenedor de resto (normalmente de color gris) no reciben ningún tratamiento.

Y las colillas, tan pequeñas como parecen, duran lo suyo en el medioambiente. Esto se debe a que los filtros no son biodegradables y pueden tardar hasta 3 años en desaparecer.

El tabaco mata el medioambiente

¿Cómo luchar contra este enemigo de la salud y el medioambiente?

Según el informe publicado en 2009 en “International Journal of Environmental Research and Public Health”, luchar contra este tipo de residuo podría hacerse mediante varias vías:

  • Etiquetado. Un etiquetado que permita informar a los consumidores de la biodegradabilidad de los filtros del tabaco.
  • Depósito/devolución. Al comprar el nuevo paquete de tabaco habría que devolver las colillas del anterior. Un sistema parecido a lo de devolver el caso.
  • Impuesto sobre residuos. Al igual que gravar el daño provocado en la salud y el coste que suponen a la seguridad social los tratamientos asociados al tabaquismo, se plantea introducir un impuesto para la contaminación.
  • Mediante litigios. Estableciendo la prohibición de fumar en ciertos lugares. Esto es algo que ya se ha hecho en algunas playas españolas.

La entrada El tabaco perjudica seriamente el medioambiente aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

FOTOTRAMPEO DE AVES

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel. Texto original

No hemos podido ir al campo en la última semana, así que he tenido tiempo para procesar la gran cantidad de imágenes que las cámaras fototrampeo han tomado meses atrás. Una de ellas forma parte del Programa Atalaya de Tagonius, que consiste en colocar cámaras de fototrampeo en lugares que eligen las aves como posaderos. Ramas secas colocadas en majanos o árboles muertos prominentes sirven perfectamente para este fin. 
El caso concreto de la cámara sobre la que versa esta entrada, ha estado funcionando poco más de dos meses y medio, desde finales de agosto. Ha tomado más de 9.000 fotos, en las que en más de 2.200 ha habido algún pájaro fotografiado. Palomas torcaces y gorriones chillones han sido los protagonistas en la mayoría, pero empiezo la serie con la reina de las aves ibéricas. 

Un águila real (Aquila chrysaetos) aterriza en la rama...
... y durante unos instantes otea su territorio.
Al atardecer es el gran duque (Bubo bubo) el que da una vuelta por sus territorios...
... y también en en la noche cerrada usa sus posaderos favoritos.
En todo caso es el azor (Accipiter gentilis) la rapaz que más usa este posadero.
Tanto el de la foto anterior como esta se trata de individuos jóvenes
Los adultos a veces empiezan la ronda incluso antes del amanecer
A pleno sol muestran toda su belleza...
... y en vuelo se aprecian las poderosas garras que poseen
En esta imagen y la siguiente se aprecia con sólo un segundo de diferencia entre fotos,
 la diferencia de tamaño entre este macho...
... que es mucho más pequeño que las corpulentas hembras.
Acabo las rapaces con una de las más pequeñas, 
un cernícalo vulgar (Falco tinnunculusque abre en abanico su cola para aterrizar...
... y observar un rato por si algún ratón se pone a tiro.
Casi con los mismos hábitos que las rapaces, algún alcaudón real meridional (Lanius meridionalis
también ha usado la rama como oteadero
Al final del verano aún había abejarucos (Merops apiaster) usando la rama
A veces se han juntado hasta siete
Un cauteloso arrendajo (Garrulus glandarius) prefiere permanecer por
las partes inferiores pues no son amigos de exponerse demasiado
Algún carbonero común (Parus major) también tomó el sol
Aquí coinciden las dos especies que más aparecieron: 
Paloma torcaz (Columba palumbus) y gorrión chillón (Petronia petronia)
Dos gorriones chillones vuelan para hacer compañía a uno ya posado. 
Las que están en vuelo muestran las características marcas blancas en el extremo de la cola
Este otro más cerca de la cámara muestra otra de las
 características de los chillones: su ceja muy marcada
El más pequeño de los pájaros fotografiados fue un mito (Aegithalus caudatus)
La mayoría de las veces las palomas torcaces se movieron en grupo
Este papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca) se lanzó hacia la cámara 
a por algún insecto volador
Aquí, más tranquilo, espera a que otro insecto pase cerca
En busca de insectos, pero de la madera aparecieron pájaros carpinteros:
Este es un pico picapinos (Dendrocopos major)...
... y este es un pito real (Picus viridis)
Acabo con la primera ave que apareció en la serie de fotos: 
una tórtola europea (Streptopelia turtur)

Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...

Cómo comprar ropa de segunda mano sin volverte loca

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

Comprar ropa online puede dar un poco más de miedo que ir a la tienda. Si a esto le sumamos que hablamos de ropa de segunda mano, la cosa se complica aún más. Por si este tipo de compras te echan para atrás, te dejo una serie de consejos para cuando uses webs de ropa de segunda mano.

1. Utiliza los filtros

Puede que encontrar lo que buscas te parezca imposible. Si estas acostumbrada a buscar en las webs de ropa en la que todo está ordenado, puede que las webs de segunda mano te parezcan la madre de todos los caos. Sin embargo, no te preocupes, casi todas tienen filtros en los que puedes elegir la prenda que quieres, talla y en algunas webs también la marca de ropa.

Una vez que te familiarices con los filtros, verás que es muy fácil encontrar prendas del tipo que te gustan y no perderás el tiempo a la hora de elegir.

2. Busca ropa con etiqueta

Uno de los principales miedos cuando se compra ropa de segunda mano es la calidad de la misma. Parece lógico asociar ropa de segunda mano con ropa vieja, pero no es así. En las webs que recomiendo en el blog se vende única y exclusivamente ropa nueva con etiqueta o casi nueva. Si este también es tu miedo, te recomiendo que utilices el filtro “ropa nueva con etiqueta“. Si más adelante te sientes confiada puedes buscar ropa poco usada.

3. Solicita más fotos o busca la prenda en Internet

¿No estás segura de que el color te vaya a gustar? ¿No te queda claro cómo quedaría la prenda puesta? Sin problemas, algunas webs permiten interacción entre comprador y vendedor, así que si tienes dudas, pide más fotos. En el caso de que no se puedan solicitar más fotos, siempre puedes buscar la prenda en concreto en Internet. San Google seguro que te resuelve las dudas.

4. Compara precios

Vale, puede que te parezca que la ropa de segunda mano va a ser más barata que la de las tiendas siempre, pero puede que no. Yo este verano quería comprarme un monedero de una marca en concreto, y estaba más barata en la tienda que de segunda mano. Ya sé que el objetivo no es ahorrar dinero, aunque también es importante, pero puede que te sientas estafada si luego lo ves en la tienda más barato. Por eso siempre es mejor comparar.

5. Pide medidas de las prendas

Si con una foto y la talla no sabes si te va quedar bien lo que has elegido, pide medidas. Hay que resaltar que no todas las webs ofrecen la posibilidad de poder solicitar más fotos o medidas. En las que se puede, no dudes en plantear tus dudas. Mide tu ropa y compara con las medidas que te ofrecen, será más fácil acertar.

6. Si no quedas satisfecha, dilo

No tiene por qué pasar, pero si alguna vez te sientes engañada, puedes reclamar. En casi todas las webs podrás hacer devoluciones sin problemas y, si tienes algún problema con la persona que ha vendido la prenda, puedes contactar con los gestores de la web para que te ofrezcan solución.

Espero que estos consejos te hayan servido de ayuda. Si tienes algún truco, ¡compártelo!

 

La entrada Cómo comprar ropa de segunda mano sin volverte loca aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

El reciclaje no sirve para contrarrestar las emisiones de los tubos de escape

Publicado en: productor de sostenibilidad por alvizlo. Texto original

Quizá has visto una campaña publicitaria que dice que “por cada 6 latas o botellas de plástico que reciclas contrarrestas 10 minutos de un tubo de escape”. Es sencillamente mentira: un mensaje erróneo dirigido a confundir a la población y utilizar tu conciencia ambiental en favor de un modelo de negocio insostenible. En los siguientes párrafos te explico por qué.

En primer lugar destacar que las emisiones de los tubos de escape son un flujo contaminante diferente de los envases de usar y tirar. No podemos compensar los efectos de un flujo con el otro. Es como si tienes tos y te rascas un pie. Qué duda cabe que rascarse el pie reporta cierta satisfacción, pero no viene a solucionar el problema de la tos. Vamos por partes.

Las emisiones de los tubos de escape provienen, fundamentalmente, de la combustión de combustibles fósiles en el motor de los vehículos. El gesto de conducir un coche diésel o gasolina tiene una serie de impactos sobre el medio ambiente que simplificamos en:

  • Consumo de recursos fósiles: para poder repostar combustible hemos tenido que extraer petróleo de un yacimiento lejano, transportarlo, refinarlo, extraer la fracción que acabará en el surtidor de la gasolinera, llevarla hasta allí…
  • Emisión de contaminantes atmosféricos: el motor del choche quema el combustible en un proceso rápido que emite a la atmósfera los gases y partículas en los que se han convertido el gasóleo o la gasolina (entre otras cosas): dióxido de carbono (CO2), óxidos de nitrógeno, compuestos volátiles y partículas.

Contrarrestar quiere decir paliar o neutralizar el efecto de algo. Y aquí viene el problema. ¿Cómo contrarrestamos los impactos causados por las emisiones de los tubos de escape? Por no complicar mucho las cosas:

  • Devolviendo petróleo a los yacimientos de los que lo extrajimos.
  • Retirando los contaminantes de la atmósfera.

Pasemos a estudiar cómo el reciclaje de los envases adheridos a la empresa que realiza la campaña publicitaria consigue devolver petróleo o retirar contaminantes de la atmósfera. Para ello hay que empezar por entender que los envases generan sus propios impactos:

  • Consumo de materias primas: en algunos casos (como los plásticos) el mismo recurso fósil (petróleo) que los combustibles de los coches. Para los envases metálicos necesitamos recurrir también a materias primas no renovables que, igualmente, hay que extraer en minas, procesar, llevar a centros de producción y, allí, fabricar los envases.
  • Generación de residuos: los envases cumplen su función y se convierten en residuos. El problema es que para poder preservar el producto están fabricados de materiales que no pueden ser descompuestos por los seres vivos y o bien se degradan muy lentamente o bien permanecen en los ecosistemas para siempre rompiéndose en partes cada vez más pequeñas. Esto genera problemas como los microplásticos.
  • Emisión de contaminantes atmosféricos: quizá es obvio, pero tanto la fabricación de envases como su distribución y la gestión de sus residuos implican emisiones a la atmósfera, tanto en las chimeneas de las fábricas que procesan las materias primas como en los vehículos que transportan los envases, productos envasados y residuos de un lado para otro.

¿Conseguimos devolver las materias primas a su origen y retirar contaminantes de la atmósfera depositando envases usados al contenedor amarillo?

La respuesta rápida es no. La larga nos habla de que después de que nosotros tiremos nuestros residuos tiene que venir un camión a por el contenido de ese contenedor, llevarlo a una planta de clasificación, de allí transportarlo a otra de recuperación, y (si ninguna de las dos sale ardiendo), una parte de lo que depositamos en el contenedor amarillo acabará siendo nuevamente materia prima. Para todo ello hace falta transporte y procesos industriales. Con sus correspondientes impactos y emisiones contaminantes.

Dejar las latas vacías en el contenedor amarillo no elimina gases o partículas contaminantes de la atmósfera. Llevarlas en un camión a una planta de clasificación (mezcladas con otras cosas recogidas en el contenedor amarillo) tampoco reduce el CO2 o los óxidos de nitrógeno. Procesar todos esos residuos en procesos industriales no disminuye la contaminación y volver a transportarlos a alguna parte donde, finalmente, puedan ser utilizados como materia prima tampoco.

En el mejor de los casos, como resultado del proceso podemos conseguir que parte de los materiales recogidos selectivamente y reciclados vuelvan a ser materias primas que podemos utilizar para fabricar nuevos productos. Pero esto no compensa el agujero que hicimos para sacarlas originalmente. Sí puede reducir la necesidad de extraer materiales de nuevo. Pero, desgraciadamente, no es un ciclo perfecto. Sólo una parte del residuo volverá a ser materia prima. Si conseguimos evitar que un recurso no renovable acabe en el vertedero el esfuerzo merece la pena. Pero no contrarresta las emisiones de los tubos de escape.

El reciclaje puede reducir la necesidad de materias primas, combustibles y dar salida a los residuos. Pero no compensa los impactos de producir los envases. Comparativamente sí genera menos impacto a la atmósfera fabricar nuevos envases a partir de envases reciclados que desde materias primas extraídas del medio natural. Pero esta reducción de la contaminación no contrarresta totalmente el impacto de los envases de un solo uso, ni tampoco las emisiones de los vehículos con motor de combustión.

Es más como sólo el 2% de los residuos de envases de plástico vuelven a ser envases de plástico, cada vez que compras algo que va envasado en este material sigues forzando la extracción de petróleo para fabricar el 98% de los envases que provienen de materia prima “nueva”.

economía circular de los envases de plástico

El mensaje subliminal

La campaña no sólo miente y confunde, también trata de instalar en el imaginario colectivo algunas ideas clave que favorecen el modelo de negocio de usar y tirar.

Así se afirma “el aire es de todos, la contaminación también”: efectivamente todos los habitantes de la atmósfera respiramos aire en una misma atmósfera compartida. Luego el aire “es” de todos y la contaminación de esa atmósfera también “es” de todos.

Compartimos un bien común y sufrimos los impactos a la atmósfera. Pero la contaminación sí es de alguien. Los gases que salen por un tubo de escape pertenecen a quien está quemando combustibles para desplazarse en ese vehículo. Igualmente, los envases de usar y tirar que llegan a tu casa son de la empresa que comercializa el producto que has comprado dentro de ese envase.

Dicha empresa podría haber elegido formas más sostenibles para vender lo que tú querías comprar. Pero ha optado por envases de usar y tirar que necesitas para llevar la comida o las bebidas hasta el lugar donde las vas a consumir. ¿Cuántas toneladas de envases y emisiones a la atmósfera se evitarían si la Coca Cola se vendiese en polvo para mezclar con el agua que tienes en el grifo de tu casa? ¿Cuánto te ahorrarías como consumidor si pagases el agua del refresco a precio de agua de grifo en vez de a precio de Coca Cola?

Mientras Ecoembes te engaña con la posibilidad de compensar las emisiones del tubo de escape, Coca Cola sigue aumentando a buen ritmo la venta de botellas de plástico de un solo uso de las que menos de la mitad se recuperan y, de esa mitad, apenas un 7% se reciclan en nuevas botellas. La misma empresa podría vender su producto a granel, en botellas de vidrio, en otros envases retornables o en latas y botellas de plástico de un solo uso. ¿Quién tiene que asumir y compensar el coste de la gestión de los residuos?

Burda manipulación

A todo lo anterior podemos sumar la escena final del anuncio. ¿Dónde está rodada esa imagen de ciudad gris y atmósfera irrespirable? En China. Sí. No, por mucho que en el cartel de la calle puedan leer “vía de servicio”, la estampa no es de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Zaragoza… es, fíjense en la arquitectura, de una gran ciudad de China cuya población que duplica la de la suma de todas las anteriores. ¿Pekín?

Tanto si has circulado por ella sufriendo sus atascos, como si la has visto en las noticias sobre contaminación, la estampa de Jianguo Road no se olvida fácilmente. Pero con 600 euros cualquiera compra un vídeo en getty, lo retoca un poco y lo lanza para atacar con su propaganda el cerebro a los indefensos niños que esperan en la sala del cine a que empiece la película.

Si las campañas de publicidad de Ecoembes manipulan así en lo evidente, en lo que salta la vista y se puede contrastar tan fácilmente… ¿qué no hacen cuando nos citan estudios que hay que buscar, leer, entender y comparar con los datos oficiales de reciclaje para darse cuenta de que presentan datos falseados, cálculos erróneos o conclusiones que no se deducen del análisis realizado?

Se nos miente sistemáticamente sobre las bondades de una forma de gestionar los residuos que está obsoleta para hipotecar nuestras posibilidades de mejorar la recogida de las basuras, su tratamiento y, sobre todo, la prevención como herramienta para evitar daños al medio ambiente y la salud de las personas. Todo para favorecer el consumo de envases de usar y tirar, manteniendo el beneficio de las corporaciones de distribución a cambio de un fuerte impacto sobre el planeta y la salud de las personas.

Todo esto sería muy gracioso si no fuese porque la contaminación de los tubos de escape es una importante causa de muertes prematuras. O porque seguimos demasiado lejos de conseguir un nivel seguro de emisiones de efecto invernadero.

Objetivo: desviar la atención

Entonces, si no podemos compensar las emisiones de los tubos de escape reciclando latas ¿por qué una empresa privada cuya actividad tiene que ver con la gestión de residuos de envases utiliza una imagen manipulada de la contaminación atmosférica? ¿Qué tienen que ver los tubos de escape con las latas de bebidas?

Nada. No tienen que ver nada. Pero en la desesperada estrategia de desviar la atención sobre el los tristes datos del reciclaje en España, Ecoembes se va quedando sin recursos. Intentó hacer greenwashing con los plásticos “pescados” en el mar, pero resulta que buena parte de esos plásticos son de empresas adheridas a su sistema de gestión de residuos basado en el contenedor amarillo. ¿Se imaginan que nos damos cuenta de que esos plásticos acaban en el mar porque Ecoembes no hace bien su trabajo y le exigimos a la empresa que los saque de allí?

Así pues, el objetivo es cambiar el foco de atención como sea. Por supuesto que las emisiones de los tubos de escape son un problema. Un problema que tiene relativamente poco que ver con los residuos de envases. Lo importante en esta campaña es que los envases no acaban en la atmósfera, por lo que conseguimos que la conciencia ambiental de los ciudadanos bombardeados con publicidad deje de fijarse en las calles, parques, jardines, espacios naturales, playas… llenos de envases de usar y tirar y… que miren hacia el cielo, donde no suele haber latas ni botellas abandonadas.

6 latas

¿Por qué utiliza el anuncio de Ecoembes la unidad de 6 latas como medida de compensación de las emisiones de los tubos de escape? Podía haber utilizado una lata o 10 latas. Pero seis es el tamaño del paquete estándar de latas sujetas por anillas de plástico. El que aparece en esta imagen de la tortuga Peanut con la que una generación entera se ha concienciado sobre el daño de los envases de usar y tirar:

Ecoembes, empresa privada al servicio de la industria del envase de usar y tirar, busca cambiar el rechazo que te causan esas anillas de plástico. Con esta campaña busca que cuando estés en el lineal del hipermercado no veas que 6 latas es un incordio que no te cabe en la nevera, si no el número perfecto para dejar tranquila tu conciencia ambiental.

¿Por qué voy a separar una, dos o tres latas (si es lo que necesito) cuando llevándome 6 latas juntas estoy compensando la contaminación? Error… comprando bebidas en latas estás llevando a tu casa envases de usar y tirar que requieren materias primas, cuyo transporte emite contaminación a la atmósfera, que alguien tendrá que reciclar para reducir el impacto de esos productos de un solo uso en el planeta…

Seis latas son… 2 litros. Si el objetivo es concienciarnos y ayudarnos a reducir el daño que causamos a nuestro entorno ¿por qué no promocionan las botellas reutilizables de 2 litros?

Entonces, ¿qué puedo hacer para compensar mis impactos?

Por tu parte puedes evitar el consumo de envases de usar y tirar. Con gestos sencillos como dejar de comprar botellas de plástico y beber agua de grifo. O, con un poco más de compromiso, evitando los plásticos de usar y tirar en tu día a día. Y, siempre que tengas elección, parar a pensar qué envase es más fácil de reciclar.

¿Quieres contrarrestar las emisiones de tu tubo de escape?

Esto es más difícil. No puedes devolver petróleo a los yacimientos, pero sí buscar formas alternativas de desplazarte o generar energía para evitar ese consumo de recursos fósiles.

Si no te queda más remedio que utilizar un vehículo con motor de combustión procura conducir de forma eficiente. Comparte el espacio que queda libre en tu coche cuando te sea posible. También es importante repostar en las horas del día con menor temperatura: primera hora de la mañana. No sólo por el pequeño ahorro que supone el aumento de densidad del combustible, también porque con menos calor hay menos vapores escapando a la atmósfera desde la boca de la manguera y el depósito de tu coche.

Retirar los gases de efecto invernadero y las partículas resulta complicado, pero ayuda mucho la vegetación: las plantas retiran CO2 de la atmósfera para crecer. Siempre que tengas ocasión planta: en tu terraza, en un huerto, en un descampado, en los bordes de los caminos… si son semillas autóctonas mejor que mejor. Deberíamos pensar en los árboles como infraestructuras de salud pública.

Da igual si las macetas se te secan en vacaciones. Lo importante es mantener todo el tiempo que te sea posible plantas verdes. Cada día retiran una (muy) pequeña cantidad de CO2 de la atmósfera. Ese CO2 podemos retenerlo en el suelo. Idealmente, compostando las plantas muertas con otros restos vegetales y aportando el resultado como enmienda orgánica. Pero también puedes conseguirlo enterrando los tallos secos en las jardineras antes de plantar semillas nuevas o tirando las plantas que se te olvidó regar al contenedor marrón (o al de restos, si no hay contenedor de materia orgánica en tu barrio o ciudad).

¿Cómo podría Ecoembes compensar el impacto de su actividad?

Siguiendo con las propuestas, cabe recordar que Ecoembes es el sistema integrado de gestión de residuos de envases ligeros. Su responsabilidad es recuperar los envases puestos en el mercado por las empresas adheridas a su modelo de gestión de residuos de envases. Así pues, en vez de confundirnos con la utilidad del reciclaje debería invertir los recursos que obtiene de todos los consumidores en:

  • Ir a rescatar todos esos envases que “se pierden”. No hacer greenwashing para urbanitas, si no dedicando la partida presupuestaria a un trabajo que actualmente está sin hacer.
  • Solucionar el problema creciente de las instalaciones de reciclaje que salen ardiendo cada año en España.
  • Dejar de obstaculizar la aplicación de la normativa europea que España tiene que cumplir para alcanzar sus compromisos en materia de residuos.
  • Impedir que se pongan en el mercado (adheridos a su sistema) envases que no se pueden recuperar o reciclar en los procesos convencionales de gestión de residuos.
  • Mejorar la dotación de recursos para mejorarla recogida separada por tipos de material.
  • Retirar este despropósito de campaña publicitaria y pedir disculpas por un nuevo insulto a la inteligencia colectiva.

En resumen, menos propaganda y más contenedores amarillos.

Puedes leer y comentar el artículo completo en productor de sostenibilidad

Evaluación del Carácter del Paisaje: identificando lo que hace a un paisaje diferente de otro

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

La Evaluación del Carácter del Paisaje (en inglés Landscape Character Assessment) es una herramienta metodológica desarrollada por el Natural England and Scottish Natural Heritage, cuyo objetivo es ayudar a entender y descifrar el carácter de un paisaje. Este se compone de una serie de fases concatenadas que al final permiten identificar aquellas características que le dan a un paisaje un “sentido de lugar ” y entender por qué lo hace diferente respecto a otro paisaje.

PRINCIPIOS Y PROCESOS

Hay cuatro principios que son esenciales de comprender para entender la aproximación de análisis y evaluación del paisaje. Estas son:

1. CARÁCTER DEL PAISAJE

Se define como el patrón distintivo y reconocible de elementos que produce que un paisaje sea una entidad particular. La combinación de factores ambientales, económicos, históricos, sociales y afectivos, y la relación entre todos ellos crean un carácter (o identidad particular); lo cual hace que cada parte del territorio sea distinto o diferente de otro (y no necesariamente más valiosa que otro).

Figura. El paisaje según LCA

Explorar y comprender el carácter de cualquier paisaje, requiere una investigación sistemática de descifrar los factores que han contribuido a crearlo y la influencia de las fuerzas del propio lugar. Esto incluye la geología, la geomorfología, el suelo, la vegetación y la relación entre ellos, como a su vez las influencias históricas y las tendencias actuales de usos del suelo y las actuaciones humanas. Las interacciones entre todos estos factores crea el carácter de un paisaje

2. CARACTERIZACIÓN Y TOMA DE DECISIONES

La evaluación del carácter de un paisaje establece una distinción importante entre dos etapas del proceso:

• Exposición libre en la fase de caracterización
• Exposición razonada del carácter del paisaje, en la fase de toma de decisiones.

3. OBJETIVIDAD Y SUBJETIVIDAD DEL PROCESO

En la evaluación del paisaje se acepta que la subjetividad forme parte del proceso. No obstante, éste debe ser controlado en forma sistemática y transparente. Sobre todo en la fase de toma decisiones debe ser controlado con criterios acordados con anterioridad al inicio del proceso.

El reconocimiento de los elementos que componen un paisaje, la cartografía y la descripción de los tipos de paisajes, que muchos podrían considerar como causas totalmente objetivas, puede implicar juicios subjetivos. Esto puede evitarse si todo el trabajo se resumiera en medir atributos de mapas y hacer análisis de datos cuantitativos. Pero ese enfoque no sería viable para capturar todos los aspectos del carácter y sentido de lugar de un paisaje. Por ejemplo, un consultor podría registrar que en un paisaje hay 20 hectáreas de bosque como un hecho objetivo. Luego decir si este bosque es una característica dominante o una característica clave del paisaje, necesariamente introduce un elemento de subjetividad en su calificación.

Lo importante es que todos los involucrados en el proceso comprendan e identifiquen los elementos que son objetivos, se discuta y llegue a un acuerdo entre todos aquellas partes involucradas.

4. APLICACIÓN A DIFERENTES ESCALAS

Se puede aplicar a un número amplio de escalas, desde un nivel europeo a un nivel local. Lo ideal es que las evaluaciones sean a diferentes escalas, y que encajen entre sí como una serie anidada o una jerarquía de tipos de carácter paisajístico, en donde la evaluación de cada nivel añade más detalle a la anterior. La analogía de muñecas rusas se utiliza a menudo para describir esta relación jerárquica. Los tres niveles principales son:

Escala Nacional o Regional

Trabajar a este nivel es a una escala pequeña (por lo general a escala 1:250.000) y puede abarcar la totalidad de un país o región de gran tamaño. El objeto es identificar patrones generales de variación del carácter del paisaje. Los resultados de patrones geológicos y geomorfológicos se superponen con la influencia de grandes asociaciones ecológicas, y los aspectos clave de la evolución histórica. Esto da como resultado la identificación de distintos tipos de paisajes de dimensiones amplias.

Escala de Autoridad local

Dentro de estos patrones generales es posible identificar un grano más fino, según Natural England estaría relacionado con la escala administrativa de condado o distrito típico de Inglaterra y Escocia. En España podría ser semejante al nivel comarcal.

La escala adecuada de trabajo es normalmente 1:50.000 o 1:25.000. La definición de los tipos de paisaje o unidad de carácter es principalmente por la combinación de formas particulares del terreno y de la cubierta vegetal, incluyendo también otros aspectos como la fisiografía. Una vez más, las áreas de carácter están relacionas con zonas geográficas discretas.

Escala local

Ámbito, principalmente, de evaluación a nivel municipal con una escala de trabajo 1:10.000 a 1:5:000, o de mayor detalle, para evaluar parques regionales o fincas territoriales relativamente grandes (por ejemplo escala a 1:2.500). A esta escala es importante establecer que el área que trabajamos está dentro de un contexto más amplio, por lo cual es preciso visualizar a que tipología de paisaje pertenece.

La escala local es una evaluación detallada del carácter de un paisaje, se suele recabar información por medio de entrevistas, conversaciones formales e informales con gente del lugar, turistas, etc., se utilizan mapas temáticos donde se hacen anotaciones, descripciones de situaciones y se registran todos aquellos elementos que se presume contribuye al carácter del sitio.

Por otra parte, la evaluación del carácter del paisaje se podría llevar a cabo a otros niveles de los mencionados anteriormente. Para, ello se debe aplicar los mismos principios generales, estos son:
• Hacer una clara y significativa diferenciación entre los tipos de paisaje.

• Entre escalas, de orden superior e inferior debe haber una perfecta división y caracterización, al igual que con los paisajes vecinos.
• Considerar que la escala local, es la de mayor nivel detalle.

A continuación se describen los principales pasos de la metodología:

ETAPA 1: CARACTERIZACIÓN
Esta fase requiere identificar, describir y clasificar los paisajes por su carácter, y cartografiar sus propiedades.

Figura: Ejemplo de ficha de campo. Fuente: Landscape Character Assessment Guidance (2002)

Paso 1: Definición del alcance. Primero, y como todo proceso de estudio, se debe definir el propósito de la evaluación. Lo cual, influirá claramente en la escala, nivel de detalle, los recursos involucrados y el personal que debe participar. Como parte del proceso de definición, se recomienda visitar la zona de estudio para familiarizarse con el lugar, esto ayudará a definir mejor el alcance, los materiales y el tiempo del estudio de evaluación.

Paso 2: Estudio de la zona. Implica revisar y analizar informes, artículos, libros, etc., todo aquello publicado sobre la zona a objeto de evaluación. Además, de recopilar y revisar la cartografía disponible. Con la cartografía disponible definir, de forma preliminar, las unidades de paisaje de carácter común, superponiendo mapas temáticos con el apoyo de un Sistema de Información Geográfica.

Paso 3: Trabajo de campo. Se examina y evalúa la bondad de ajuste de las unidades de paisaje predefinidas, y se recoge información sobre ellas de forma rigurosa. En cada una, a través de recorridos y con ayuda de una ficha de campo, se va anotando las características del lugar, las cualidades estéticas y visuales, estado de conservación del paisaje, si hay prácticas agrícolas, información aportada por los vecinos, etc.

Algunos aspectos estéticos, relacionados con el carácter de un paisaje, son la escala (íntima o amplia), diversidad (monótono o complejo), textura (liso o rugoso), forma (vertical o horizontal), línea (recta o sinuosa), color (fríos o cálidos), equilibrio (armonía o caótico), organización (orden o aleatorio), entre otros.

Paso 4: Clasificación y descripción. Con la información recogida en la etapa anterior, se contrasta y valida la clasificación del paisaje efectuada, se cartografía las unidades, las cuales se acompañan con fichas que describen cada tipología paisajística. Estas descripciones, a menudo, documentan “las fuerzas de cambio“, las presiones de desarrollo y tendencias en la gestión del territorio.

Figura: Mapa de tipos de carácter

ETAPA 2: TOMA DE DECISONES

Paso 5: Determinación del enfoque de las decisiones. Después de clasificar el paisaje en unidades de paisaje por su carácter, y con toda la información recogida en las etapas anteriores, corresponde pasar a un proceso de planificación del paisaje, con la participación de partes interesadas. Pero antes, se necesita fijar que enfoque se va adoptar en las decisiones para alcanzar los objetivos de planificación. Esto es definir qué criterios se van a utilizar, y que información es necesaria tener a punto para apoyar o rechazar un objetivo. Como también, es relevante definir el papel que van a desempeñar en las decisiones las partes interesadas (por ejemplo, asociaciones de vecinos, ONGs, grupos de interés, etc.).

Paso 6: Decisiones finales. La naturaleza de las decisiones, que pueden resultar del proceso de planificación sobre el futuro de las unidades de carácter, puede ser muy amplia. No obstante, existen 4 objetivos fundamentales que se debe dar respuesta:

  • Conservación y mantenimiento del carácter existente.
  • Mejora de la situación actual, a través de la introducción de nuevos elementos y características o una gestión diferente de la existente.
  • Restauración del carácter, cuando sea apropiado con las actividades actuales y las preferencias de los interesados, y sea económicamente viable a través de dinero público, privado o una combinación de ambos.
  • Creación de un nuevo carácter.
  • Una combinación de estas opciones.

En el curso ofertado desde el Instituto Superior del Medio Ambiente, sobre Paisaje e Intervención Ambiental, veremos en detalle otras herramientas para valorar la calidad visual del paisaje así como la normativa e instrumentos legales que se le aplican como las herramientas de gestión, ordenación y protección que permitan dar respuesta a la cada vez mayor demanda del mercado de profesionales con formación integral en este campo.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

Asuntos ambientales que dan más miedo que Halloween

Publicado en: La Hipótesis Gaia por isa. Texto original

Todo el mundo tiene miedo a algo, yo por ejemplo tengo miedo a quedar dormida en el bus y a las películas de miedo. Y ahora que se acerca Halloween y a todo el mundo le da por ir dando sustos, me he dado cuenta de que más nos valdría empezar a asustarnos por cosas que están pasando ya.

Me refiero a esos asuntos ambientales que dan miedo. Esos que podrían servir de argumento a una película de miedo pero que son muy reales. Esperemos que los políticos se lo tomen en serio y entre todos reaccionemos para darle un final feliz.

Asuntos ambientales que dan miedo

Más plásticos que peces en 2050

Una de las noticias recientes más impactante es la estimación de la cantidad de plástico que existe y la que habrá. La ONU estima que, siguiendo con la tendencia actual, en 2050 habrá más plástico que peces. Estos datos nos ponen en alerta sobre la necesidad de actuar ya. Este tipo de contaminación marina no solo afecta a los animales que viven en el mar o se alimentan en él. Afecta también a los consumidores y las personas que viven de los recursos que ofrece el mar. Unos ven disminuidos sus ingresos y otros ven incrementarse el precio de estos productos.

En cualquier caso, las estimaciones del plástico presente en el mar se elevan al equivalente a 10.000 camiones llenos de plástico.

Las muertes producidas por la contaminación atmosférica

Es muy probable que tú también estés expuesto a la contaminación atmosférica. Esto lo sé porque según la OMS, más del 80% de la población española ha respirado aire contaminado por ozono durante este último año.


En España las muertes prematuras debidas a la contaminación atmosférica llegarían a 30.000.
Click To Tweet


Desde luego, la contaminación atmosférica lo tiene todo para ser el asesino en serie en cualquier película. Es silenciosa, muchas veces no nos percatamos de su presencia y, sin embargo, es mortal.

Microplásticos hasta en el agua que bebemos

Y en el pescado que comemos. Si tenemos que asustarnos por los problemas ambientales cuando empiezan a afectarnos de manera clara y directa, este momento ha llegado ya. Hasta que se decidan a prohibir los microplásticos, os recuerdo que podemos evitarlos con sencillas alternativas. Algunas de ellas os las conté en este post.

El cambio climático ya está aquí

Bueno, la verdad es que ya lleva tiempo. Pero igual que esas pelis malas en las que nadie parece darse cuenta de que el tipo siniestro es el asesino, no estamos haciendo casi nada para combatirlo. En estos días en los que parece que el otoño se resiste a llegar y que parece que las evidencias científicas no paran de aparecer, no nos queda otra que pensar por qué no se empieza a actuar.

Superficie de terreno consumida por los incendios

Los últimos años han sido devastadores para los bosques y montes españoles y también para los del resto del mundo. Muchos de estos incendios han sido provocados. De momento, la superficie quemada en este año es 11 veces superior a la del año pasado. ¿No te parece preocupante?

Bueno, espero que estos temas te hayan causado un poco de miedo, porque no es para menos. Ahora lo que importa es que estamos a tiempo a que estos asuntos no se conviertan en pesadillas.

La entrada Asuntos ambientales que dan más miedo que Halloween aparece primero en La Hipótesis Gaia.

Puedes leer y comentar el artículo completo en La Hipótesis Gaia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies