Nos han secuestrado el paisaje

Publicado en: Comunidad ISM » Blogs por gdelafte. Texto original

Tan imprevisto como sorpresivo nos han secuestrado el paisaje; tuvimos que dejar nuestras calles, los parques y el monte. Ya nadie disfruta de los bosques, del aroma de las flores, ya nadie aprecia las flores amarillas, blancas, rojas de las rotondas; ya nadie camina por las praderas ni los balones golpean los arbustos de las plazas. La verde y floreada alameda se funde en el horizonte de una playa desolada.

Calles grises se adueñan de los rincones de la ciudad; la melancolía impregna cada centímetro del anochecer con dolorosa amargura de la incertidumbre y de vez en cuando alguna persona cruza la calle medio escondida e insegura.

Miramos el paisaje desde nuestras terrazas y ventanas; nos acercamos cada mañana buscando un rayo de sol, una brisa o unas gotas de lluvia que golpeen nuestros rostros; a lo lejos escuchamos las palpitaciones del paisaje a través del canto de los pájaros que nos dicen que la naturaleza está ahí.

Nunca hemos sentido que tan vital es la naturaleza en nuestras vidas; la dureza del confinamiento nos muestra que la tranquilidad y frescura de la arboleda; del rio febril es un remanso para todos. Para tan complejas, dispares ciudades en que vivimos.

Ah si pudiera elegir mi paisaje
elegiría, robaría esta calle,
esta calle recién atardecida
en la que encarnizadamente revivo
y de la que sé con estricta nostalgia
el número y el nombre de sus setenta árboles
.

(Elegir mi paisaje, Mario Benedetti 1920-2009)

No es menos cierto, que más temprano que tarde recuperaremos la libertad y volveremos a recorrer nuestros paisajes y lugares comunes. Abrazándolos con ímpetu, alegría y, cierto, alivio después de la tormenta.

nos han robado el paisaje

Al retornar al paisaje, es insoslayable re-pensar los modos de relacionarnos con la naturaleza, hemos vivido en un paisaje afiebrado. Al cual con inusitada soberbia le hemos dado la espalda.

El destino de nuestros paisajes merece una amable mirada, reconociendo que no hemos sido en nuestro imaginario víctimas sino carcelarios de una naturaleza enferma. El paisaje maltratado, abandonado a su suerte, ha reclamado con dureza unos minutos de atención.

Nos ha citado a la hora de la verdad, sin sospechas de nuestra fragilidad, sin elección y duda posible; donde todos los pasos son inciertos el paisaje se muestra abierto, en silencio el seno de la naturaleza, hacia un cambio sin matices y, menos aun, sin vacilación de uno mismo.

Si quieres cambiar el mundo, empieza por cambiar tú primero”.

(M. Ghandi, 1869 – 1948)

Después de todo, cerraremos las puertas del pasado aprendiendo que los paisajes tienen alma, las raíces del futuro se tejen en nuestras manos; anhelando no volver a estar encarcelados contemplando atardeceres desde la ventana; en donde todo se va borrando, todo desaparece en el follaje de los arboles.

Gonzalo de la Fuente Val es docente en el curso Paisaje e Intervención Ambiental del Instituto Superior del Medio Ambiente, en el que se facilitan herramientas que ayudan a poner en valor los espacios naturales y urbanos así como normativas e instrumentos legales de gestión, ordenación y protección del paisaje que permitan dar respuesta a la cada vez mayor demanda del mercado de profesionales con formación integral en este campo.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

LAGO MANYARA

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel Moratilla. Texto original

Después de un par de días por Amboseli, tocó pasar por Arusha a recoger nuestra maleta perdida en El Cairo, de camino hacia nuestro nuevo destino: el Parque Nacional del Lago Manyara. Después de dormir en un campamento, hicimos una jornada entera de safari. Esta zona se trata de un lago encajado en el famoso rift africano, rodeado de zonas de vegetación exuberante y un lago salino que suele estar casi seco durante mucho tiempo. Este lugar no es tan conocido como otros parques africanos, pero es interesante ya que es distinto a muchos de ellos. Me ahorraré poner los nombres científicos de aquellas especies que ya hayan salido en la entrada anterior.

Un antílope jeroglífico macho (Tragelaphus scriptus) sobre un termitero,
un animal no demasiado fácil de ver 
Aquí también vimos enormes cálaos terrestres 
Entre los espinos, un alción cabeciblanco (Halcyon leucocephala), con sus coloridas alas y cola 
En las llanuras resecas del lago un grupo de buitres dorsiblancos (Gyps africanus), daban cuenta de una carroña 
También en las praderas, una canastera (Glareola pratincola),
 una especie que también podemos ver en España 
Vimos varios facóqueros o jabalíes verrugosos (Phacochoerus africanus
Esta ave acuática es una jacana (Actophilornis africanus
Estos tímidos monos azules (Cercopithecus sp.) eran difícil de fotografiar 
Aunque lejano, eran muy curiosos estos pájaros ratón (Colius striatus
Parecidos a nuestras perdices son los francolines crestados (Francolinus sephaena
Un par de bonitos abejarucos chicos (Merops pusillus)
Un pequeño dik-dik en medio del camino
Las laderas del rift tenían varios monumentales baobabs 
Este pájaro es un alcaudón culiblanco (Eurocephallus ruepelli
Una vista de la costra de sal del lago, con una fila de ñues y un cráneo de búfalo 
En la zona de picnic se unieron varios barbudos capuchinos (Trachyphonus usambiro
Tambien vinieron a por sobras unos estorninos soberbios 
Casi al alcance de la mano estuvimos de varios elefantes 

Desde el Centro de Documentación y Recursos para la Educación Ambiental de Cantabria (CEDREAC) nos proponen participar en la iniciativa “Educación Ambiental en tiempos de cuarentena” como un punto de encuentro para los profesionales de la EA, para reflexionar sobre el papel y la importancia de los educadores ambientales en una situación como la actual, de lunes a viernes en directo desde las 18:00 h.

Es un buen momento para implicar a los más pequeños en todas las temáticas ambientales, ya que existen multitud de recursos para hacerlo de una manera interactiva. Las orquídeas silvestres tienen unos complejos mecanismos de polinización y adaptaciones muy complejas, pero es muy fácil aprender con estás láminas recortables. Además de encontrar mucha información, se pueden fabricar de una manera realista las especies más comunes que podemos encontrar en estas fechas en el campo.

Recortables de orquídeas silvestres. Fuente: Flora de Almansa.

Una buena manera de aprovechar este tiempo extra es ayudando a la biodiversidad urbana. Podemos elaborar bebederos y comederos, hoteles de insectos, pasos de fauna, cajas nido para aves y murciélagos… todo ello aprovechando materiales reutilizados e implicando también a los más pequeños. Es lo que nos propone el naturalista Víctor J. Hernández desde su web “Naturaleza desde casa”.

biodiversidad urbana

Podemos favorecer enormemente la biodiversidad desde nuestros hogares. Fuente: Víctor J Hernández.

También, durante este tiempo, podemos seguir nuestra formación, con una amplia oferta de cursos online sobre medio ambiente. La educación ambiental es herramienta esencial y lo seguirá siendo en el futuro. Cursos online como el Especialista en Educación Ambiental, Interpretación y Voluntariado en la Naturaleza en el Instituto Superior de Medio Ambiente (ISM) te dará las claves necesarias para mejorar tus conocimientos en este campo.

Como puedes ver no hay excusa para no seguir aprendiendo y disfrutando desde casa con el amplio abanico y las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías.

Y recuerda, ¡Quédate en casa!

Sergio Martín Serrano, ambientólogo especializado en educación ambiental es docente en el Instituto Superior del Medio Ambiente.

Puedes leer y comentar el artículo completo en Comunidad ISM » Blogs

YO SIGO EN CASA

Publicado en: Naturaleza en Santorcaz y otras tierras... por Alfredo Doncel Moratilla. Texto original

Seguimos como todos, echando de menos la calle, aunque de vez en cuando nos da por mirar por la ventana. Como la semana pasada, algunos pájaros se acercan a las ventanas, a ver por dónde andan todos los humanos que antes ocupábamos la ciudad. Esta vez he podido fotografiar a uno de los más coloridos y a otros tres que sólo visten de blanco y negro.

Un bonito herrerillo (Cyanistes cyanus) se mueve por un plátano de sombra
Aquí parece que mira al fotógrafo...
... y aquí parece que mira a ver si en otras ventanas hay alguien más arriba
Este mirlo (Turdus merula) ahora anda cantando casi a cualquier hora
Este año las urracas (Pica pica) han tenido que anidar más lejos,
hubo que cortar el álamo enfermo donde lo hacían años anteriores
Esta lavandera blanca (Motacilla alba) tenia mal aspecto, con sólo una pluma en la cola y alicaída,
pero la verdad es que volaba perfectamente. Un gato tendrá la culpa

Puedes leer y comentar el artículo completo en Naturaleza en Santorcaz y otras tierras...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies